5 consejos prácticos para un consumo responsable en verano

Compromiso con el planeta

En Enérgya-VM siempre hemos creído en el consumo responsable de energía y recursos. Y aunque a primera vista no lo parezca, el verano es una época excelente para ponerlo en práctica.
Así, conseguiremos ahorrar en nuestras facturas y contribuir a la conservación del medio ambiente. Para ayudarte, desde Enérgya-VM te queremos dar cinco consejos fáciles, prácticos y efectivos, para realizar un consumo responsable de energía este verano.

1. El mantenimiento de tus electrodomésticos es vital para un consumo responsable

En verano, hay dos electrodomésticos que van a hacer un mayor consumo que el resto, el aire acondicionado y el frigorífico. Para optimizar un consumo responsable es fundamental realizar un mantenimiento y limpieza de ambos con la llegada del calor.
Eso significa, principalmente, limpiar los filtros en el caso del aire acondicionado. De esa manera, la suciedad acumulada no hará que el aparato tenga que trabajar más para mantener la temperatura que le has marcado.
En el caso del frigorífico, es importante limpiar la parte trasera, de manera que no forcemos el motor. En general, un mantenimiento y limpieza de nuestros electrodomésticos ayudará a mantenerlos más tiempo sin averías y a que no tengan que esforzarse más de lo necesario en su trabajo.

2. Invierte en aislamiento térmico para un consumo responsable

De nada sirve que tengamos el mejor aire acondicionado si el frescor se pierde por un mal aislamiento térmico de la casa. En ese caso, el aparato estará haciendo un esfuerzo constante y, en cuanto lo apaguemos, la temperatura ambiente aumentará enseguida.
Para un consumo responsable a largo plazo, es ideal que la casa esté aislada, de manera que no se escapen el fresco en verano y el calor en invierno. La clave es tener unas buenas ventanas aislantes. A largo plazo, el ahorro en la factura eléctrica puede compensar la inversión en ellas, ya que realizaremos un menor consumo de energía.
Además, el verano es la época idónea para hacer esta reforma, ya que podremos mantener las ventanas quitadas el tiempo que sea necesario, sin que eso implique una incomodidad.
Si ahora mismo no podemos invertir en unas ventanas aislantes, no pasa nada, tenemos una opción más económica: cortinas aislantes.
Mucho más asequibles que las ventanas, están hechas de un material especial que ayudan a mantener la temperatura ambiente. De esa manera, podremos hacer un consumo responsable sin que implique una gran inversión.

imagen salón

3. Pon tus electrodomésticos a las temperaturas adecuadas

El consumo que hará tu aire acondicionado dependerá de la diferencia entre la temperatura exterior y la interior que quieras mantener en casa. Cuanta más diferencia haya, más trabajo tendrá que hacer el climatizador.
Mucha gente pone temperaturas demasiado bajas. Como ya te hemos comentado alguna vez en Enérgya-VM, el Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía recomienda una temperatura para el aire acondicionado de entre 24 y 26ºC en los meses veraniegos. De esa manera, estarás cómodo en casa, a la vez que haces un consumo responsable y ahorras en la factura.
Además de eso, revisa el frigorífico. Muchas veces no hacen falta mantener temperaturas muy bajas para mantener todo fresco.

4. Considera alternativas al aire acondicionado

No todos los días de verano son igual de calurosos, igual que no a todas horas hace el mismo bochorno. Por eso, es interesante considerar alternativas al aire acondicionado, como ventiladores o climatizadores evaporativos, por ejemplo, que gastan mucha menos energía y contribuyen a un consumo responsable.
Para las horas en las que el sol no está tan en lo alto, o los días menos calurosos, esas alternativas al aire acondicionado son ideales.

5. Modera la cantidad de agua que utilizas

La escasez de lluvias en verano convierte al agua en un recurso valioso, del que también tenemos que hacer un consumo responsable. Con el agua, mucho de ese gasto excesivo que realizamos se debe a acciones inconscientes que realizamos sin darnos cuenta. Afortunadamente, son fáciles de corregir.
Para ello, ten en cuenta estos consejos:
Toma duchas más cortas y cierra el grifo cuando te estés enjabonando.
• Si friegas los platos a mano, cierra también el grifo mientras los enjabonas y, si usas lavavajillas, no lo conectes medio vacío.
• Cuando pongas la lavadora, usa programas cortos y agua fría. En verano, lavamos la ropa a menudo por haber transpirado más, pero no porque esté manchada de algo. Con un lavado rápido en frío, desgastaremos menos la prenda y estará perfectamente limpia.
• En verano, también comemos más verduras y frutas. Para lavarlas sumerge en un recipiente lleno de agua, no bajo un grifo en el que esté corriendo el agua todo el tiempo.
Como ves, realizar un consumo responsable de energía y recursos en verano es muy fácil. Muchas veces se trata cambiar pequeñas cosas, o actitudes que no nos damos cuenta que tenemos. Así, ahorraremos energía, agua y dinero, sin renunciar a nuestro bienestar.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso