Cómo ahorrar luz en primavera. 10 consejos que sí funcionan

Eficiencia energética

La primavera es la época ideal para ahorrar luz y electricidad.

Con el cambio de temperaturas y horario, es más fácil poner en marcha unos consejos muy fáciles que nos permitirán ahorrar luz y, además, prepararnos para el verano.

Son estos:

1. Aprovecha la ventilación natural para mantener la temperatura de la casa

La primavera, especialmente en sus primeras semanas, puede ser una época muy variable. Para ahorrar luz, lo primero es aprovechar la ventilación natural, es decir, abrir las ventanas y apagar el termostato.

Habrá días en los que parecerá que el verano ya está aquí, y otros más nublados. La mejor forma de ahorrar luz es que nuestras ventanas hagan de termostato. Manténlas abiertas en los días más calurosos y cerradas para conservar el calor en los días más fríos.

Del mismo modo, puedes jugar con el número de ventanas abiertas o cerradas para regular. No es necesario hacer lo mismo con todas a la vez.

2. Aprovecha la luz natural

Especialmente tras el cambio de hora que se produce en primavera, dispondremos de más luz solar durante la tarde.

Eso nos permitirá ahorrar si apagamos las bombillas.

Igual que es hora de abrir las ventanas, también es hora de subir las persianas y aprovechar hasta el último minuto de luz natural.

No solo ahorraremos en la factura de la electricidad, sino que mejoraremos en salud. Y es que la luz solar proporciona numerosos beneficios.

Para aprovecharla al máximo, limpia bien los cristales cuando llegue la primavera, algo que conecta, como veremos, con el siguiente consejo.

Del mismo modo, si tienes jardín, terraza o balcón, aprovéchalos para leer o para tus actividades de ocio y descanso. Tendrás más luz para ellas en el exterior, ahorrando en casa.

3. Haz limpieza y mantenimiento de los aparatos eléctricos

La limpieza de primavera es una tradición ideal con el cambio de estación.

Por eso, es importante ampliar esa limpieza a nuestros aparatos eléctricos.

Algunos habrán estado funcionando a mayor rendimiento, como la bomba de calor, o se preparan para hacerlo, como el frigorífico y el aire acondicionado.

Es conveniente limpiar la parte de atrás de ese frigorífico con un cepillo de mango largo. Limpia también los filtros del aire acondicionado y, en general, realiza un mantenimiento de todos los aparatos eléctricos. Esto aumentará su rendimiento y nos permitirá ahorrar luz.

En ese mantenimiento, no olvides limpiar las bombillas, para aprovechar toda la luz que son capaces de dar.

4. Haz mantenimiento de la casa en general

Especialmente en lo que se refiere a tapar grietas o mantener ventanas, que a lo mejor con el tiempo no cierran del todo bien.

Esta clase de pequeños trabajos nos permitirán ahorrar luz, y la primavera es la época ideal para hacerlos.

El frío del invierno, o el extremo calor del verano, los pueden convertir en algo muy incómodo de hacer. Por eso hemos de aprovechar la época.

ahorro luz
La primavera es la época ideal para ahorrar luz y electricidad

5. Enciende los ventiladores

Un ventilador consume muchísimo menos que un aparato de aire acondicionado. Por eso, la primavera es la época ideal para conectarlos.

Nos permitirán estar frescos y ahorrar luz.

He aquí una curiosidad interesante. La dirección en la que giran los ventiladores de techo influye en mantenerse fresco en verano y caliente en invierno.

Que giren en el sentido de las agujas del reloj es ideal para los meses de invierno. Subirán el aire frío y expandirán el más cálido hacia las paredes de la estancia. Eso también permite que se acumule menos humedad.

Además, distribuirán mejor la calefacción que pongas si tienes cerradas las ventanas. Eso también nos hará ahorrar luz.

Que un ventilador de techo gire en el sentido contrario a las agujas del reloj es ideal para los días más calurosos. El aire frío circulará hacia abajo, refrescando mejor.

6. Revisa la temperatura del termostato

Y adáptala a la nueva temperatura exterior que trae la primavera.

Cuanto menor sea la diferencia entre la temperatura exterior e interior, menos trabajo ha de realizar el aparato, ahorrando electricidad.

7. Viste para el día que haga

Como la primavera es variable, la mejor manera (y la más económica) de adecuar nuestra temperatura y bienestar es con la ropa adecuada.

Ten chaquetas de entretiempo cómodas a mano y lleva manga corta debajo, para adaptarte rápidamente a cómo evolucione el día, sin necesidad de tener que estar encendiendo calefacción o aire acondicionado.

8. Ajusta la temperatura del calentador

A la hora de la ducha, en primavera, ya no será necesaria un agua tan caliente como en los meses de invierno.

Por eso, revisa y ajusta la temperatura del calentador a la baja. Empleará menos energía y podrás ahorrar luz.

9. Invierte en cortinas aislantes

Pronto llegará el verano y, especialmente si no podemos invertir en ventanas aislantes, unas buenas cortinas térmicas nos aislarán del calor.

Correrlas y descorrerlas, según la temperatura y luz exteriores, será un excelente «termostato» y nos permitirá ahorrar luz.

10. Si has de invertir en refrigeración, hazlo ahora

Si tienes que invertir en aire acondicionado, la primavera es la mejor época para hacerlo y ahorrar. En los meses de verano, la demanda será mayor y subirán los precios.

En Enérgya-VM siempre hemos creído en el consumo responsable. La primavera es una excelente época para ponerlo en práctica y ahorrar luz siguiendo estos consejos.

Además, nos prepararán para un verano en el que también ahorraremos en la factura eléctrica.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso