Alternativas al plástico: Ventajas y desventajas

Compromiso con el planeta

Cada vez más, se habla de sustituir el plástico por otras opciones. Lo cierto es que este material se ha convertido en un problema por su uso masivo y la dificultad a la hora de reciclar. Por eso, te hablamos de las posibles alternativas al plástico, tanto las tradicionales como las más innovadoras.

Además, también vamos a ver algunas ventajas y desventajas de cada opción, para comprender lo más importante sobre el plástico y sus sustitutos.

Por qué es difícil encontrar alternativas al plástico

Antes de nada, es interesante comprender cómo es posible que el plástico haya ocupado tanto espacio en nuestra vida diaria. El principal motivo es que supuso un enorme avance porque el plástico:

  • Es muy económico.
  • Es adaptable a prácticamente cualquier uso.
  • Es higiénico e impermeable a la hora de envasar y usar como contenedor de cosas.
  • Puede ser resistente o flexible, según convenga. 

De hecho, el plástico suele tener pocas alternativas en muchos casos, porque es complejo encontrar algo con las mismas características. Por ejemplo, cambiar envoltorios de plástico por otros de papel implicaría muchas más roturas y desperfectos, que alimentos envasados se expongan a suciedad, etc.

Las alternativas al plástico más tradicionales

Desde siempre, el plástico ha competido con otras alternativas, a las que ha comido terreno, al menos hasta estos tiempos en los que empezamos a volver a muchas de ellas.

Las principales son estas.

El cristal

Usado desde siempre en envases, especialmente para líquidos, pero no solo eso. Desde semillas a legumbres y cereales, el cristal ha sido siempre una alternativa al plástico a la que estamos volviendo cada vez más.

Principales ventajas: Inerte y con capacidad para ser limpiado cuanto se quiera, infinitamente reciclable y reutilizable es, además, bastante barato.

Principales desventajas: incluso siendo barato, es más caro que el plástico, también más pesado y, sobre todo, más frágil e inconveniente en el uso diario.

El acero inoxidable

Otro material clásico como alternativa al plástico, que está viviendo un interés renovado.

Principales ventajas: duradero, resistente y reutilizable. Muy versátil para envases tanto de uso diario como de almacenamiento. También para sustituir otros objetos, como pajitas de bebida.

Principales desventajas: más caro que el plástico, menos maleable y más pesado, lo hacen más inconveniente en muchos casos.

Tela de fibra natural

Otra de las alternativas tradicionales al plástico, especialmente en lo que se refiere a bolsas y también a otros envoltorios.

Principales ventajas: una gran reutilización, capacidad de reparación y flexibilidad. También son fáciles de lavar.

Principales desventajas: no es impermeable en su forma más básica y no es una buena alternativa en muchos usos.

Madera

Otra alternativa de siempre, especialmente en lo que se refiere a utensilios de casa y cubiertos, como tenedores, cucharas, etc. 

Principales ventajas: puede ser un recurso renovable y, por tanto, sostenible. Algunas maderas, como las del bambú, pueden ser aún más versátiles por su ligereza y usarse en más cosas.

Principales desventajas: no puede sustituir al plástico en muchos de sus usos.

Cerámica

Otra alternativa al plástico, especialmente en envases contenedores.

Principales ventajas: se hace a partir de recursos que no se van agotar, es muy maleable y puede adoptar casi cualquier forma necesaria para contener algo.

Principales desventajas: es frágil y se quiebra con facilidad. Más pesado y más caro de fabricar que el plástico.

Alternativas al plástico más modernas

No solo estamos tratando de sustituir el plástico por materiales más tradicionales, también se está trabajando e innovando en alternativas más modernas, que tengan muchas de las mismas ventajas.

Te nombramos algunas.

La silicona

Hecha principalmente de arena y apta para alimentos, es flexible y duradera. También es tolerante al calor y por eso muchos recipientes de horneado están hechos de ella.

Fibra cubierta de cera de abeja

Esto permite que la tela adquiera una característica muy útil del plástico, la impermeabilidad. También la hace fácil de usar y fácil de limpiar.

Los «bioplásticos»

El nombre hace referencia a plásticos realizados con materiales biológicos y con capacidad biodegradable. Actualmente, se está invirtiendo e investigando en ellos. 

De esta manera, se quieren conseguir todas las ventajas del plástico, no tener que cambiar un modo de uso desechable y evitar la principal desventaja: que el plástico tradicional puede contaminar durante cientos de años.

Sin embargo, no todos los plásticos biodegradables son iguales. Los hay con muy poca capacidad, los hay que necesitan entre 3 y 6 meses y los hay que precisan de instalaciones especiales para ese procedimiento.

Sea como sea, es de esperar un avance importante en ese tipo de plásticos hacia una versión que no necesite nada especial y acorte su período biodegradable.

Algunos de los materiales usados para realizarlos son: maíz, azúcar, setas o desechos agrícolas.

Otras alternativas al plástico francamente curiosas

Proteína de leche, desecho de uvas (el material de las mismas que queda tras la fabricación del vino), lignina, distintos tipos de poliester… La investigación en alternativas no contaminantes para el plástico no hace más que avanzar. 

Esperemos que muy pronto se hagan un hueco más grande en nuestra vida cotidiana. Mientras tanto, usemos lo que podamos entre lo que hemos visto y acostumbrémonos a reutilizar. El problema del plástico es cada vez mayor, pero entre todos podemos hacerle frente.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso