¿Autoconsumo con excedentes o sin excedentes?

Eficiencia energética

Cuando nos planteamos una instalación de autoconsumo, enseguida surge una pregunta importante: ¿Elijo la modalidad de autoconsumo con excedentes o sin excedentes?

La respuesta depende de nuestra situación particular y de las ventajas e inconvenientes de cada modalidad. Por eso, vamos a verlas de manera muy sencilla para decidir si nos conviene más un autoconsumo con excedentes o sin excedentes.

Veamos primero en qué consiste cada uno.

Qué es el autoconsumo con excedentes

Es la modalidad en la cual generamos energía y nuestra instalación está conectada a la red de manera de que, cuando generamos más electricidad de la que gastamos (es decir, tenemos excedentes) estos se vuelcan a la red general.

Como veremos, estos excedentes pueden ser compensados en la factura.

Qué es el autoconsumo sin excedentes

Es la modalidad por la cual generamos energía pero cuando se producen excedentes, estos no se vuelcan a la red eléctrica. Nuestra instalación tendrá, en este caso, un sistema antivertido que impedirá eso.

Las instalaciones sin excedentes, pero con baterías, permiten que ese exceso de energía que generamos se desvíe a dichas baterías. De esta manera, podemos gestionar mejor nuestra producción, guardando cuando tengamos picos y gastando de las baterías cuando no estemos generando. Esto puede suceder, por ejemplo, durante la noche en el caso de autoconsumo solar fotovoltaico, o bien en días muy nublados o lluviosos donde no alcanzamos toda la potencia óptima.

Para saber qué nos conviene en nuestro caso particular, veamos las ventajas de cada modalidad.

Ventajas del autoconsumo con excedentes

Las principales ventajas son claras:

  • Al estar conectados a la red y poder usarla, no precisamos de baterías y la gestión de la producción es más sencilla. Volcamos a la red cuando no necesitemos energía y consumimos de ella cuando no generemos suficiente.
  • La instalación también es más barata, ya que no precisamos de baterías para funcionar bien.
  • Los excedentes que volcamos a la red se nos pueden compensar. No es obligatorio ni automático, pero esta es probablemente la característica más atractiva de esta modalidad. Por eso, merece la pena detallar un poco más este aspecto.

Cómo funciona la compensación de excedentes en el autoconsumo

Desde 2019, con la aprobación del Real Decreto 244/2019 que regula el autoconsumo, se especifica claramente que los excedentes que se vuelquen a la red eléctrica se pueden compensar.

Hay dos formas de hacerlo:

  • Mediante la compensación simplificada en la factura. Que significa que te descuentan, del término de energía de tu factura mensual de electricidad, los excedentes que hayas volcado a la red. La compensación tiene un precio que pactas con quien firmas el contrato de compensación y solo se te compensa hasta un límite (el término de potencia, por ejemplo, lo seguirás pagando íntegro).
  • Puedes vender la energía volcada a cambio de dinero. Sin embargo, este procedimiento es mucho más complejo y tiene muchos más requisitos, ya que se te aplicarán las mismas normas que a cualquier planta de producción de energía.

Esto significa trámites como la inscripción en el Registro de Instalaciones Productoras (RAIRPRE), tener un contrato de representación en el mercado eléctrico, etc. Es decir, que realmente es para aquellos que quieran empezar un negocio como productores de energía, pero no para particulares.

Si quieres verter los excedentes, pero que no se te compensen, también es posible. Te ahorras el trámite de firmar el contrato de compensación de excedentes, pero como este es apenas un paso más a realizar durante la instalación, esta opción no suele tener mucho sentido ahora mismo.

Ventajas del autoconsumo sin excedentes

El autoconsumo sin excedentes también tiene ventajas.

  • Si quieres no saber más de las compañías eléctricas y ser completamente autosuficiente, puedes optar por esta modalidad de consumo, aislar tu instalación de la red y planificar un buen sistema de baterías.
  • Obviamente, requiere menos trámites. Te olvidas de contratos de compensación y de estar hablando con empresas de comercialización o distribución.

¿Cuál elegir, autoconsumo con excedentes o sin excedentes?

Como te decimos, depende de tu situación y habrás de analizarla bien, pero te damos estas pistas útiles:

  • Si eres un particular que quiere iniciarse en el autoconsumo, estás en un lugar no muy aislado y con acceso a la red, el autoconsumo con excedentes es lo más sencillo y conveniente. Por un poco más de trámite te puedes olvidar de baterías, coger energía de la red cuando la necesites y que se te compense la que vuelques.
  • Si estás en un lugar más aislado, como una finca en el campo, tienes suficiente presupuesto o, simplemente, quieres ser totalmente independiente y olvidar la factura para siempre, opta por un consumo sin excedentes y un buen sistema de baterías. Será más caro, pero también es posible que recuperes tu inversión completamente en unos años y ya te olvides de pagar por la electricidad.

Como ves, hay más opciones que nunca y decidir entre un autoconsumo con excedentes o sin excedentes es fácil sabiendo lo que te hemos explicado.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso