Biometano: La alternativa sostenible para los combustibles

Energía Verde

El biometano es uno de los combustibles alternativos más interesantes que hay ahora mismo. También llamado «Gas natural sostenible» o «Gas natural renovable», te contamos todos los detalles sobre él.

¿Qué es el biometano? ¿Cómo se produce? ¿Qué usos tiene? Como verás, se trata de un tema lleno de detalles muy interesantes.

¿Qué es el biometano?

Es un gas natural renovable que está compuesto, mayoritariamente (un 90% o más del total) de metano

Dicho metano se obtiene a partir de biomasa y se produce de manera que su eficiencia y su capacidad energética son similares a la del gas natural fósil y no renovable.

¿Cómo se produce el biometano?

El biometano se produce a partir de materia orgánica «fresca», también llamada biomasa. Esa biomasa está compuesta de desecho vegetal o animal.

Esta producción se realiza directamente en plantas de biometano. En ocasiones, se puede producir a menor escala en vertederos o granjas.

Sea cual sea el lugar de producción, el método para generar biometano es siempre muy similar. Todo se basa en la digestión que realizan los microbios anaeróbicos que prosperan en los desechos en ausencia de oxígeno.

Estos microbios, sin embargo, no producen metano puro. También generan dióxido de carbono y algunos otros gases, por lo que el biometano precisa de un tratamiento posterior. A este se le conoce como depuración y se hace para que sea útil como combustible equivalente al gas natural de origen fósil.

Una vez completado el proceso, el biometano queda listo para ser volcado y utilizado directamente por las instalaciones de gas tradicionales.

¿Qué ventajas tiene el biometano?

Algunas de las principales ventajas del biometano ya se pueden deducir de lo que hemos visto sobre su producción, y son estas:

1. El biometano es utilizable directamente por las instalaciones de gas natural

De manera que estas no requieren de ninguna adaptación para poder transportarlo, ni nuestras cocinas o calentadores precisan tampoco nada especial. Pueden usarlo directamente.

2. Es equivalente al gas natural fósil en cuanto a producción de energía 

Con una eficiencia y poder casi idénticos.

3. El biometano es mucho más respetuoso con el medio ambiente

En general, el gas natural de cualquier procedencia es más limpio a la hora de quemarse para obtener energía que cuando lo medimos con respecto al carbón o petróleo. Estamos hablando de entre un 50% y un 60% menos de emisiones cuando lo comparamos por ejemplo con el carbón.

Sin embargo, el biometano también tiene ventajas adicionales en comparación con el gas natural fósil, especialmente, cuando se usa para propulsar el transporte.

El biometano genera menos emisiones de gases de efecto invernadero que el gas natural en un vehículo, y realiza emisiones aún más bajas cuando se usa para fabricar electricidad o hidrógeno para vehículos eléctricos de batería o pila de combustible. Esto se debe, en gran parte, a la mayor eficiencia de los vehículos eléctricos.

4. El biometano es un recurso renovable

Por supuesto, al biometano no se le llama gas natural sostenible porque sí, sino porque podemos producirlo de manera renovable. Es decir, que no se acaba, como ocurre con su contrapartida de origen fósil.

5. El biometano es fácilmente almacenable y transportable

Y para esto, también se pueden aprovechar las infraestructuras existentes dedicadas al gas natural tradicional.

6. Es más flexible que cualquier otra fuente de energía renovable

El biometano puede ser usado para:

  • Generar electricidad.
  • Alimentar sistemas de calefacción con una alta eficiencia.
  • Como combustible renovable en vehículos de gas.

De esta manera, cubre el espectro completo de electricidad, calor y movilidad.

No son las únicas ventajas y, de hecho, el biometano es también un recurso económico, produce menor dependencia energética al ser producido localmente e incluso puede contribuir al desarrollo regional cuando es así.

¿Cómo de importante es el biometano ahora mismo en la producción de energía?

La industria del biometano en Europa está creciendo a buen ritmo. Según el Mapa Europeo del Biometano de 2018, hay más de 500 instalaciones de producción en toda Europa, de las cuales 310 nuevas plantas fueron construidas durante 2012 y 2016, un aumento del 165%.

La producción de biometano también ha aumentado rápidamente de 752 Gigavatios hora (GWh) en 2011 a 17.264 GWh en 2016.

Alemania es líder europeo con 195 plantas de producción de biometano, seguida del Reino Unido con 92 instalaciones.

España, por su parte, no tiene tanta tradición en la producción de gas natural sostenible, pero cuenta con una planta de biometanización situada en el Parque Tecnológico de Valdemingómez (Madrid).

Europa, en general, está dando impulso al biometano, aunque también está introduciendo límites para evitar que afecte a la sostenibilidad de las cosechas a partir de las cuales se obtiene.

Como vemos, el biometano es un combustible renovable muy interesante por sus enormes ventajas y que está llamado a representar un papel importante en un futuro más limpio.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso