Causas y posibles soluciones a la contaminación del agua

Compromiso con el planeta

Casi siempre hablamos de la polución atmosférica y las emisiones de efecto invernadero. Sin embargo, es tan o más importante la contaminación del agua. Está alcanzando límites nunca vistos y tiene consecuencias muy negativas, tanto en la flora y fauna marinas, como en nuestra propia salud.

Por eso, te hablamos de las causas de la contaminación del agua, así como algunas posibles soluciones para afrontar este reto importantísimo.

Las causas de la actual contaminación del agua

El agua es un recurso básico para vivir. Primero, porque la necesitamos en nuestro día a día y, además, porque allí vive una parte fundamental de la biodiversidad del planeta. De esos ecosistemas acuáticos dependen nuestra comida, el equilibrio climático e incluso el oxígeno que respiramos. 

Y es que la mayor parte del oxígeno no viene de los bosques, como a veces se dice, sino de los océanos. Concretamente, de la fotosíntesis del fitoplancton (plancton vegetal) que vive en el mar.

La vida en la Tierra depende del agua. Sin embargo, los ríos, mares y océanos están más contaminados que nunca, principalmente por estos motivos:

  • El vertido directo de contaminantes en el agua. Como pueden ser desechos de producción industrial, plásticos y basura. El problema de los microplásticos, de hecho, es cada vez mayor y, al parecer, hemos subestimado la cantidad que hay en nuestros océanos. De hecho, algunos estudios sugieren que hay hasta un millón de veces más de lo que pensábamos.
  • El calentamiento global. Que altera el equilibrio de los océanos. Uno de los efectos principales es la pérdida de oxígeno en ese agua. Esto cambia completamente los ecosistemas, produce desaparición de especies, desplazamiento de otras que acaban con especies autóctonas, etc.
  • Deforestación de los bosques. Esto provoca varios efectos negativos. El principal es la aparición de sedimentos y bacterias en el agua arrastrada por ríos y océanos (debido a que los árboles no realizan su labor equilibradora, al no estar) y que contaminan el agua. 
  • Pesticidas agrícolas. Estos pesticidas se filtran por las tierras de cultivo y pueden llegar al agua subterránea, que acaba alcanzando ríos y mares con ese agua contaminada.
  • Tráfico marítimo. Desde desechos arrojados al agua, hasta vertidos accidentales, como los de petroleros y mercantes, provocan una contaminación directa y muy nociva del agua de los océanos.

Como vemos, y por desgracia, todas las causas de la contaminación del agua actual se pueden resumir en una: el ser humano.

Las consecuencias de la contaminación del agua

Las contaminación acuática tiene consecuencias muy nocivas. Algunas de las más importantes son:

  • La muerte de especies marinas y la destrucción de biodiversidad. Tanto de flora como de fauna, que alteran el equilibrio y producen una reacción en cadena en todo el ecosistema del planeta.
  • La contaminación de la cadena alimentaria marina. Que afecta a las especies que viven en los océanos, pero también a las personas. La ingesta de mercurio o plásticos acumulados en los organismos marinos que comemos son un ejemplo.
  • La escasez de agua potable, o el acceso a agua de mala calidad que sufren muchas personas en el mundo. Se estima que 663 millones de personas viven sin acceso a agua limpia y 2.400 millones no tienen acceso a instalaciones de purificación, según UNICEF.

Las soluciones a la contaminación del agua

Es urgente solucionar esta contaminación del agua y no es sencillo, porque es necesario poner medidas de todo tipo.

Las principales soluciones pasan por:

  • Reducir el efecto invernadero y la temperatura del planeta. Para así restaurar el equilibrio y el nivel de oxígeno de los mares. Esto implica acelerar todas las medidas para combatir el cambio climático: mayor reciclaje, electrificación del transporte, impulso a las renovables, etc.
  • Reducción del uso del plástico y de los microplásticos que ya hay en el agua. Debemos disminuir el plástico (especialmente de un solo uso) para reducir los desechos que acaban en el mar. Del mismo modo, hay que eliminar el que ya está en el agua. Por desgracia, ninguna solución que tenemos ahora es 100% efectiva, pero se están estudiando nuevos métodos de extracción, bioreactores de membrana para filtrar o bacterias que se alimenten de plásticos.
  • Una gestión responsable de la pesca y el uso de recursos marinos. Para no agotar ecosistemas ya de por sí muy dañados.
  • Una agricultura más sostenible. Que reduzca el uso de pesticidas que acaban llegando al agua.
  • Mejorar la gestión de residuos. Eliminando de una vez por todas los vertidos a corrientes acuáticas.
  • Una gestión responsable del agua dulce. Que evite la escasez y las tensiones que produce.
  • Extender mejores servicios de saneamiento y nuevas tecnologías en este campo. Esta máquina, por ejemplo, financiada por la fundación de Bill Gates, permite convertir agua fecal en potable.

En definitiva, la vida nació en el mar y hoy día la sigue sosteniendo. Sin embargo, el agua contaminada es un problema cada vez mayor y más urgente. La principal causa de esta contaminación acuática somos nosotros, por eso, es hora de que también seamos la solución.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso