Claves de la eficiencia energética en Navidad

Eficiencia energética

Ya llega la Navidad, y como todos los años vendrán acompañadas de reuniones familiares, comidas abundantes, celebraciones, y, cómo no, excesos un poco derrochadores. La acumulación de fiestas en pocos días hace que se disparen nuestros presupuestos, y si no tienes contratado un plan de cuota fija, esto puede verse reflejado en tu factura también.

Pero esto no tiene por qué ser siempre así. El periodo navideño también puede ser una época de sostenibilidad y consumo responsable para lograr mejorar tu eficiencia energética. De hecho, al estar tan extendido el gasto desmedido, existen una gran variedad de opciones por las que comenzar a transformar nuestras Navidades hacia unas menos derrochadoras y consumistas.

¿No sabes por dónde empezar? No te preocupes, aquí veremos cómo ligeros cambios en tres aspectos básicos de estas fiestas pueden suponer un significativo ahorro. Un uso responsable de la calefacción, las decoraciones navideñas y la cocina nos aseguran unas celebraciones memorables sin que se resienta nuestra economía.

eficiencia energética en Navidad
La Navidad no nos debe apartar de nuestros hábitos de consumo responsable

 

Siente el calor navideño y mejora tu eficiencia energética

Todos hemos escuchado alguna vez expresiones sobre el calor o espíritu navideño que inunda estas fechas. Con él no podemos calentar nuestras casas, pero otra cosa que también abunda durante estos días son las reuniones con familiares o amigos que inundan nuestras casas. Nos juntamos a comer, cenar, incluso hasta para merendar. Cualquier excusa es buena para reunirse en torno a una mesa a comer y beber.

Estas grandes concentraciones de gente en nuestros hogares son una ocasión perfecta para bajar el termostato un par de grados. El calor que desprenden nuestros cuerpos junto con el trasiego de personas moviéndose serán suficientes para mantener caliente nuestra vivienda, sin necesidad de tener la calefacción tan elevada. Hay que recordar que cada grado de más, supone entre un 7% y un 10% de consumo extra.

Sin embargo, si las celebraciones se desarrollan fuera de nuestra casa, siempre hay que dejar apagada la calefacción. Mantenerla encendida, aunque sea a temperatura baja, no sale rentable debido a la enorme cantidad de energía que se pierde por las ventanas y paredes. En caso de tener un sistema de calefacción central, puedes instalar repartidores de costes y válvulas termostáticas en los radiadores. De esta manera, individualizarás tu consumo pudiendo ahorrar hasta doscientos euros al año.

Tampoco podemos olvidarnos de las medidas de eficiencia energética en nuestros hogares que aplicamos a lo largo del año. Nos estamos refiriendo al aislamiento de ventanas y puertas; bajar las persianas y correr las cortinas para evitar al máximo las pérdidas de calor; mantener los radiadores y demás puntos de radiación de calor en buen estado y despejados, ya que si no su rendimiento descenderá notablemente.

La calefacción puede suponer casi el 46% del gasto energético de una vivienda, por lo que manejarla responsablemente va a suponer un ahorro en nuestras facturas. Mantener una temperatura de 21ºC mientras estamos despiertos por la tarde y 18ºC en la noche durante nuestro descanso es suficiente para mantener nuestro hogar a una temperatura agradable.

reuniones familiares
La Navidad es época de reuniones familiares

 

Eficiencia en la cocina

La Navidad es sinónimo de comidas familiares con menús copiosos, pero esto tiene que traducirse con un dispendio de energía en la cocina. Existen muchos trucos para ahorrar en nuestra cocina que, al igual que con la calefacción, aplicamos a lo largo de todo el año y no debemos de olvidar durante estas semanas. Un uso responsable del horno, pudiendo preparar varios alimentos al mismo tiempo. Evitar al máximo la apertura de puertas para reducir las pérdidas de energía, tanto en el horno como en el frigorífico.

Una forma muy tradicional de ahorrar en Navidad es comprar algunos productos congelados unas semanas antes, evitándonos así la subida de precios que siempre se produce los días antes. Pero, además, estos alimentos congelados nos pueden ayudar a reducir nuestro consumo de energía en la cocina. Por ello, este hábito nos puede suponer un doble ahorro: económico, en la cesta de compra, y energético, en nuestras cocinas.

Si en vez de descongelarlos en la encimera de nuestra cocina a la temperatura ambiente, o incluso con agua caliente que gastaríamos más energía, los metemos en nuestra nevera. De esta manera, desprenderán el frío dentro de nuestro frigorífico, ayudándonos a mantener el resto de alimentos y permitiéndonos, incluso, subir la temperatura uno o dos grados.

Otra manera de ahorrar en nuestra compra es comprobar que tenemos en nuestra despensa antes de ir a comprar nada. En Navidad los precios suelen ser más elevados debido a que aumentan los niveles de compra, por lo tanto, cuanto menos compremos mayor será el ahorro. Y por supuesto, ¡no se tira nada! Las sobras siempre se pueden aprovechar para preparar sándwiches, aperitivos, guisos, sopas, etc. A la hora de cocinar, utilizar la olla exprés nos ahorrará tiempo y consumo de energía.

Los menús copiosos, a los que hacíamos mención antes, suelen ir acompañados de también grandes cantidades de bebida. Por eso, si vivimos en una zona en la que haga frío durante estas fechas y nuestra casa cuenta con terraza o balcón, una opción es guardar las bebidas en el exterior dentro de un cubo con agua y hielos. El frío de la calle las mantendrá fresquitas, y así no saturaremos tanto nuestro frigorífico.

Por último, a la hora de recoger y limpiar todo, la opción que nos permite un mayor ahorro de todas es el lavavajillas, si disponemos de uno. Aunque muchos piensan que el gasto de agua y energía es menor lavando a mano, estos aparatos han demostrado ser ya más eficientes. Más aún para grandes cantidades, como las que se generan en las comidas navideñas. Por lo tanto, el lavavajillas no es solo la opción más cómoda, sino que también la más eficiente.

consumo responsable en la cocina
Las comidas y cenas copiosas no deben derivar en desplflarros energéticos en la cocina 

 

Decoración navideña sostenible

Una de las señales principales de que está llegando el periodo navideño es cuando las casas y ciudades empiezan a instalar sus decoraciones navideñas. Luces, guirnaldas, árboles de navidad, Papás Noeles colgando de las terrazas…Nuestras casas se llenan de potenciales puntos de consumo, pero dependerá de nosotros que todos estos elementos sean más o menos eficientes energéticamente.

En lo que a iluminación se refiere, hay una opción que destaca por encima del resto en lo que a eficiencia energética se refiere, la tecnología LED. Son muchos los ayuntamientos y establecimientos que están cambiando sus antiguas decoraciones con bombillas incandescentes por nuevas luces LED. Y es que el ahorro de energía, un 85% aproximadamente, bien lo merece. Además, no están fabricadas con materiales tan contaminantes para el medio ambiente, lo que las convierte en la opción más ideal.

Por lo tanto, si optamos por instalar nosotros también en nuestras casas, siempre que sean con tecnología LED. Así, el ahorro de luz y la mayor durabilidad estarán asegurados. Otro punto muy importante es cuánto tiempo las mantenemos encendidas. Aquí, lo normal es que estén apagadas, y la excepción debería ser encenderlas cuando vengan las visitas si así lo deseamos. Pero mantenerlas encendidas durante todo el día, o la mayor parte de él, tan solo hará elevar nuestro consumo.

Sin embargo, si prefieres no tener luces de Navidad, existen innumerables opciones alternativas mucho más ecológicas. La primera de todas, decoraciones fabricadas en papel, mucho más fáciles de reciclar que las típicas de plástico. También podemos utilizar alguno de los cientos de tutoriales para fabricar nuestros propios artículos reciclados. Vasos de plástico, latas de refresco, botellas de plástico, corchos de vino, y un largo etcétera de residuos que generamos durante estas fechas pueden convertirse en nuestra nueva decoración.

Los regalos también tienen que seguir esta línea de sostenibilidad la cual queremos mantener en nuestros hogares. Si regalamos algún equipo o dispositivo electrónico, siempre que sea posible que tengan sistemas de ahorro de energía. Y con los electrodomésticos igual, fijarnos en la eficiencia energética a la hora de elegir determinará si estamos regalando un foco de consumo o de ahorro.

iluminación navideña
La decoración navideña no tiene por qué estar reñida con la sostenibilidad

 

Como hemos ido viendo, la Navidad no tiene por qué traducirse en un aumento desenfrenado de nuestro gasto energético en casa. Si mantenemos nuestros comportamientos de consumidores responsables y le añadimos alguno de los consejos que hemos dicho, nos aseguraremos de pasar unas muy felices fiestas sin que nuestra economía se resienta.

En Enérgya-VM  creemos que nuestras acciones en el presente determinarán las condiciones del planeta para las generaciones futuras. Por ello, apostamos por suministrar electricidad 100% renovable a nuestros clientes y les ofrecemos una gran variedad de planes y servicios para garantizar su máxima eficiencia energética y satisfacción.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso