Cómo afecta el cambio climático al precio de la luz

Generación

En Enérgya-VM siempre estamos a favor de la lucha contra el cambio climático. Y es que no solo pone en peligro los ecosistemas y la vida en el planeta, también afecta al precio de la luz, aumentándolo.
Aunque parezca sorprendente, es cierto y lo hace de varias formas, algunas muy sutiles.
Te explicamos cómo afecta el cambio climático al precio de la luz, para concienciarnos de que es un tema que nos perjudica más de lo que creemos y de muchas maneras.

Por qué el cambio climático sube el precio de la luz

Hay un conjunto de motivos que hacen que el calentamiento global que se está produciendo afecte a tu factura de electricidad.
Los tres principales son:

  • El cambio de clima que se está produciendo.
  • El cambio de demanda de electricidad que está produciendo el nuevo clima.
  • Los derechos de emisión del CO2, que es un efecto a corto plazo que, actualmente, encarece el precio de la electricidad.

Vamos a verlos en detalle.

banner montañas

1. Por qué el cambio de clima sube el precio de la luz

Con el calentamiento global, se produce un cambio en el clima que lleva a una mayor temperatura general, unida a menores precipitaciones. Además, esas precipitaciones, cuando se producen, suelen ser breves e intensas en muchas zonas, con fuertes tormentas y aumento de huracanes en las zonas proclives a ellos.
Esto provoca varios efectos y el primero es que la falta de lluvias encarece el precio de la luz. Eso se debe a que con la lluvia suele venir otro fenómeno meteorológico, el viento.
Ambos provocan que la energía hidráulica y la eólica puedan generar a plena capacidad, de manera que, con ese clima lluvioso, la electricidad se obtiene a un coste menor.
Por el contrario, en los días cálidos más habituales con el cambio climático, no hay lluvia ni viento. Durante esos días, la energía solar no puede compensar, al menos todavía, que las otras grandes renovables no puedan generar energía, o lo hagan a un mayor coste que repercute en el precio de la luz.
Como vemos, las principales energías renovables son el camino, pero no son perfectas. Al tener un carácter intermitente, no pueden generar energía bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, la solar tampoco puede hacerlo de noche, lo que limita aún más su capacidad de abaratar el precio de la luz con el buen tiempo.
Es decir, que el nuevo clima generado por el cambio climático encarece la factura eléctrica, pero no es lo único.

2. El cambio de demanda de electricidad que está provocando el nuevo clima

Los días más calurosos y el mayor número de días sin precipitaciones están haciendo que necesitemos más refrigeración y menos calefacción.
Según datos de la EPA (Environmental Protection Agency) en los Estados Unidos, si la temperatura media aumenta apenas 1,8 grados Farenheit, la demanda de energía aumentaría entre un 5% y un 20%. Eso no quedaría compensado por la bajada de la demanda de energía para calefacción, que estaría entre un 3% y un 15%.
De ese modo, que los hogares necesiten más refrigeración que calefacción aumentaría la factura de la luz y también afectaría a los precios. Hemos de tener en cuenta que esos precios de la electricidad funcionan por oferta y demanda. Cuando se demanda mucha, el precio de la luz sube.
Eso no ocurre solo en Estados Unidos, sino en general. Si observamos las cifras de demanda de la electricidad en España, podemos ver cómo es mayor en las épocas de calor que en las de frío.
Un cambio climático, que alarga los periodos en los que se demanda más, sube el precio de la luz.

3. Los derechos de emisión del CO2

Un efecto más desconocido del cambio climático, que sube el precio de la luz, es el hecho de que existen unos derechos de emisión del CO2. Esos derechos de emisión son cuotas que se han de pagar cuando se genera energía a partir de combustibles fósiles.
La Unión Europea impone esas cuotas, como compensación al daño que esas energías no renovables producen. Son una medida de lucha contra el cambio climático, pero las generadoras de energía no renovable lo repercuten en su coste de producción.
¿Qué significa eso en la práctica? Que suben el precio de la energía que producen y, por tanto, suben el precio de la luz.
Esta es una forma indirecta por la cual el cambio climático sube el precio de la factura energética, pero en Enérgya-VM esperamos que sea algo temporal. ¿Por qué? Porque la solución es pasar una producción del 100% de energía a partir de fuentes renovables.
Esa es nuestra apuesta y terminaría con esos derechos de emisión que encarecen el precio de la luz. Pero no solo eso, también combatiría mejor el cambio climático, y terminaría con los otros dos grandes motivos que afectan a nuestro bolsillo.
Como vemos, el cambio climático es algo que nos afecta de formas inesperadas.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso