Cómo afecta la contaminación acústica al medio ambiente

Energía Verde

La contaminación acústica, propia de la vida moderna y las ciudades, tiene efectos muy nocivos en la salud de las personas. Desde insomnio a irritabilidad, pasando por dificultades en el desarrollo cognitivo, supone un problema grave a tener en cuenta. De hecho, ya en la antigua Roma, existían leyes que prohibían la circulación de carros por la noche.

Sin embargo, hay otro problema fundamental al que, por desgracia, se le da menos importancia: sus efectos dañinos en el medio ambiente y los ecosistemas.

Por eso, desde Enérgya-VM, siempre queremos concienciar y sacar a la superficie esos problemas. Al fin y al cabo, solo podemos solucionar aquello que podemos ver, por eso es importante  conocer cómo afecta la contaminación acústica al medio ambiente.

Cómo cambian los ecosistemas por la contaminación acústica

La actual contaminación acústica afecta sobre todo a las ciudades, pero no son las únicas. Según el Servicio de Parque Nacionales de Estados Unidos, el impacto ambiental de la contaminación acústica se produce también por sus efectos en la vida salvaje.

La elección de un hábitat por parte de los animales depende, y mucho, de los ruidos que se producen en él. Si un animal no puede tolerar el ruido del entorno, no tolerará ninguna de sus condiciones. Eso hace que la contaminación acústica de vehículos, fábricas, talado de árboles o turismo altere el delicado equilibrio de los ecosistemas salvajes.

Si los animales en los escalones más bajos de la pirámide alimentaria huyen, tras ellos se marchan sus depredadores. Si son los depredadores los que se ven afectados por la contaminación acústica, sus presas empiezan a crecer fuera de control. Eso empieza a afectar también a la flora, cambiando por completo paisajes y zonas.

Es por eso que las iniciativas de ecoturismo, de las que te hemos hablado en Enérgya-VM, están en auge, a fin de conservar el equilibrio de la biodiversidad.

Los efectos nocivos en la contaminación acústica no se limitan solo a la tierra. El mar también se ve afectado y se ha demostrado cómo el ruido de barcos y naves afecta gravemente a orcas, ballenas y delfines.

Estas dependen mucho de la emisión de ondas, y la alta frecuencia de las embarcaciones distorsiona su capacidad de comunicarse, reproducirse o encontrar alimento. De hecho, se ha descubierto que los sonares militares pueden ser responsables de la muerte de un gran número animales de estas especies.

A su vez, la contaminación acústica perturba patrones de reproducción, amamantamiento y se ha identificado como un contribuyente a la extinción de las especies.

No solo eso, las plantas también pueden verse afectadas por la contaminación acústica, que interfiere en los ciclos de polinización y expansión de semillas.

Los efectos de la contaminación acústica en los animales de granja

No solo el medio ambiente salvaje se ve afectado por el exceso de ruido. Se ha demostrado que la contaminación acústica, y el estrés que produce, reduce el consumo de alimento del ganado y la capacidad de producir leche, tanto en la cantidad obtenida con cada ordeñado, como en la frecuencia de ordeño.

Del mismo modo, también afecta al crecimiento de los pollos y gallinas, así como a la producción de huevos.

¿Qué efecto colateral negativo tiene eso en el medio ambiente? Es necesario aumentar la crianza y la producción, ocupando cada vez más recursos y produciendo mayores desechos y emisiones.

contaminacion en la cuidad
La contaminación acústica de la cuidad provocan efectos nocivos en la salud.

Los efectos de la contaminación acústica en el ecosistema de las ciudades

Si hay un lugar en el que la contaminación acústica produce efectos nocivos es en el ecosistema de las ciudades. Siendo los lugares con mayor índice de contaminación de este tipo, no es raro ver cómo cambia el medioambiente de los grandes núcleos de población.

Los pájaros en una ciudad necesitan cantar y llamar de manera más prolongada (y a mayor volumen), que su misma especie cuando vive en el campo.

De hecho, debido a la contaminación acústica, algunas especies como el petirrojo europeo que vive en ciudades ha comenzado a cantar de noche, para que se le oiga y pueda sobrevivir reproduciéndose.

Del mismo modo, todos aquellos animales que dependen del sonido para cazar, o no ser cazados, también abandonan el entorno de las ciudades. Por su parte, los canarios, animales que solemos poseer en nuestras casas, se ven muy afectados por el ruido de la ciudad, provocando efectos nocivos en su salud.

No son las únicas especies que se ven afectadas. Se ha estudiado cómo el ruido del tráfico afecta también al proceso reproductivo de las ranas en zonas metropolitanas. Ese ruido ahoga las llamadas de apareamiento de los machos, de manera que no pueden perpetuarse.

Como vemos, la contaminación acústica no solo tiene efectos nocivos en la salud de las personas. También afecta gravemente a los animales y, a través de ellos, se altera negativamente el equilibrio de los ecosistemas, tanto terrestres, como marinos.

Por desgracia, la contaminación acústica es uno de esos problemas ambientales a los que no damos toda la importancia que realmente tienen. Por eso, cualquier acción para concienciar sobre esa contaminación, o reducirla, es fundamental para un futuro sostenible.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso