Cómo ahorrar energía en primavera

Eficiencia energética

Llega la primavera y con ella los días más largos y las temperaturas más suaves. Por eso, es la época ideal para rebajar algo la factura de la luz. Para que lo consigas, te enseñamos cómo ahorrar energía en primavera.

Así, no solo reducirás lo que pagas en electricidad, sino que también contribuyes a un consumo responsable y a mejorar el medio ambiente.

1. Aprovecha los días más largos

En primavera, las tardes comienzan a alargarse y tenemos más horas de luz natural. Por eso, uno de los primeros consejos sobre cómo ahorrar energía en primavera es que abras las cortinas y subas las persianas. Deja que entre la luz del sol y aprovecha sin encender bombillas.

Además de ahorrar energía, mejorarás tu bienestar. Y es que se ha comprobado que la luz solar tiene muchos beneficios, tanto psicológicos como físicos.

Así que no lo dudes y aprovecha hasta el último minuto del día.

2. Fíjate bien en las ventanas

Si te has preguntado cómo ahorrar energía sin renunciar al confort, es hora de fijarse en las ventanas. Ellas son el lugar por el que se escapan el calor y la energía. Por eso, es importante que, de cara a la primavera que empieza a hacer buen tiempo, las preparemos y optimicemos para el ahorro energético.

Para ello, ten en cuenta lo siguiente:

  • Unas buenas ventanas aislantes son la inversión que más impacto tendrá en nuestro ahorro energético. Unos cristales de climalit que aíslen reducirán la factura de electricidad.
  • De nada sirven unas buenas ventanas sin un buen mantenimiento. Esta primavera es ideal para revisar grietas, taparlas, comprobar que todo cierra bien sin dejar hueco y limpiar a fondo los cristales para aprovechar al máximo la mayor luz del sol.
  • Si no podemos invertir ahora mismo en unas buenas ventanas, podemos mejorar su capacidad aislante con cortinas térmicas.
  • Usa las ventanas para regular la temperatura. Si sale uno de esos días casi de verano y la ventana está orientada al sol, abre para que entre el calor. O bien si hace demasiado, úsalas para crear corrientes y refrescar.

3. Controla bien las temperaturas del termostato y el calentador

En primavera empiezan a subir las temperaturas, pero también son muy variables. Hay días que parecen de verano y, en otros, pensamos que el invierno quiere volver.

Por eso, en primavera es importante estar atentos a la temperatura y regular el termostato y el calentador según el día. Ten en cuenta que si la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior es muy grande, nuestra calefacción o aire acondicionado tendrán que trabajar más. Unos grados menos en el panel de mandos pueden no afectar a nuestro bienestar, pero ahorrarán.


En primavera es importante estar atentos a la temperatura y regular el termostato y el calentador según el día.

4. Usa la ropa para regular las variaciones de temperatura en primavera

Si te has preguntado cómo ahorrar energía sin necesidad de tocar tus aparatos eléctricos, la respuesta está en la ropa. Para regular esa temperatura más variable y suave de primavera es más eficaz ponernos y quitarnos ese suéter o chaqueta en casa, que estar subiendo y bajando el termostato.

Además de corregir la sensación térmica al instante, gastamos electricidad cero.

5. Cómo ahorrar energía en primavera pensando en el verano

La primavera es ideal para preparar una de las épocas en las que se gasta más electricidad, el verano.

Para ello:

  • Es la temporada perfecta para hacer mantenimiento de los aparatos que más vamos a usar, como el aire acondicionado o la nevera. Mantenerlos hace que no gasten energía de más en sobreesfuerzos.
  • Es el momento de invertir en aire acondicionado y refrigeración si lo vamos a necesitar en verano. Si esperamos a que llegue el calor, podemos encontrarnos con precios más elevados.
  • Es el momento de hacer cualquier reforma en casa. Tapar grietas, cambiar una ventana… El clima más suave es ideal para esos trabajos.

6. Invierte en electrodomésticos eficientes energéticamente

Por supuesto, para todas esas inversiones que estés pensando hacer, no solo en climatización, sino también en iluminación y otros aparatos, fíjate bien en la etiqueta energética y elige los más eficientes.

Esa eficiencia también significa que tendrá una mayor calidad, así que seguramente te durarán más y ahorrarás por partida doble.

7. Usa ventiladores en los días más calurosos

Un ventilador consume muchísimo menos que el aire acondicionado. Así que, si estás en uno de esos días de primavera que parecen de verano, saca el ventilador en vez de tocar el termostato.

8. Aprovecha y pasa más tiempo fuera

Ahora que apetece, sal de casa y disfruta la luz de la primavera, los parques que florecen y los días más largos. Además de no consumir energía al no estar en casa, disfrutarás la estación más bonita del año.

Lo mismo sucede si tienes que cocinar. En caso de tener jardín o terraza bien orientada, cocina y come ahí. Por un lado evitarás calentar la casa innecesariamente los días más calurosos y el sol y la luz te calentarán a ti sin necesidad de darle a ningún interruptor.

Si te has preguntado cómo ahorrar energía esta primavera, estos 8 consejos prácticos son muy sencillos y funcionan. Y es que esta estación no solo es la que más se puede disfrutar, también es la ideal para reducir nuestro gasto de electricidad y cuidar un poco mejor el planeta.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso