Cómo ahorrar energía sin pasar calor en casa: 5 consejos fáciles y efectivos

Compromiso con el planeta

Con el verano en su apogeo, mucha gente se pregunta cómo ahorrar energía en casa, pero sin pasar calor.

Por eso, te queremos dar unos consejos sencillos y prácticos para que reduzcas la factura de la luz y, a la vez, estés fresco en verano. Como verás, son rápidos y económicos, pues se trata de ahorrar.

1. Saca todo el partido a ventilar por la noche

Si quieres saber cómo ahorrar energía en verano, y mantener la casa fresca, tendrás que aprovechar todo lo posible la ventilación por la noche. Para eso, cuando se esconda el sol, abre todas las ventanas y crea corrientes de aire fresco, que bajen la temperatura.

Si deseas aprovechar al máximo la ventilación, puedes usar este truco casero: Humedece una o más toallas, y cuélgalas de las ventanas abiertas. De esa manera, refrescarás más el aire que entre por ellas.

Y para no desperdiciar el trabajo hecho por la noche, cuando salga el sol por la mañana, deberás hacer lo siguiente…

2. Cierra ventanas, puertas y habitaciones para mantener el frescor de la noche

Especialmente en aquellas estancias que están orientadas al sur, o a las que les está dando el sol directamente. De esa manera, impides que el calor se propague por toda la casa.

Cuando no hagas uso de esas habitaciones, baja las persianas y mantenlas en penumbra. Si necesitas usarlas, entrará mucha más luz de lo normal, con lo que no será necesario que subas del todo la persiana y entre calor.

Lo mismo ocurre con la habitación en la que hemos dormido. Probablemente, no la usaremos a menudo durante el día, con lo que cerrando todo en cuanto el calor empiece, y bajando la persiana, mantendremos una temperatura fresca.

3. Mejora el aislamiento térmico de la casa

Cuando uno se pregunta cómo ahorrar energía sin pasar calor, le vienen a la mente maneras de refrigerarse. Sin embargo, más importante que eso es poder mantener la temperatura de la casa.

Con un buen aislamiento térmico y los dos consejos anteriores, se puede mantener una casa a una buena temperatura en verano. Del mismo modo, si no tenemos ese aislamiento, la efectividad de estos consejos será mucho menor. Además, cuando encendamos el aire, dejará de hacer efecto en cuanto lo apaguemos.

Lo ideal es invertir en unas buenas ventanas o persianas aislantes. Sin embargo, como aquí nos estamos centrando en ahorrar, mira cortinas térmicas, mucho más económicas. Ayudarán a detener el calor que entra y a mantener la temperatura interior si hemos ventilado.

ahorrar
Mejorar el aislamiento térmico mantiene la temperatura de la casa

4. Sácale todo el jugo a los ventiladores

Un ventilador consume mucha menos electricidad que un aparato de aire acondicionado. Por eso, en cuanto no haga tanto calor, o si no da el sol directamente en la estancia, nos mantendrán frescos por muy poco.

Además, ahora hay climatizadores evaporativos, que refrescan más que los ventiladores tradicionales.

Y si quieres que den aire más fresco aún, usa este viejo truco casero: Llena un bol con hielo y ponlo delante del ventilador. La corriente generada será más frío.

Si tienes ventiladores de techo, mira bien en qué dirección giran. En verano, deben hacerlo hacia la izquierda (según los miras desde abajo) para proporcionar una corriente descendente, que refresque mejor.

Muchos ventiladores de este tipo tienen la llamada «función inversa», que sirve para que gire en el sentido contrario (es decir, hacia la derecha, o en la dirección de las agujas del reloj). Eso ayuda a redistribuir mejor el calor. Así que, fíjate bien y tenlos configurados para el verano.

5. Mantente fresco e hidratado

¿Cómo ahorrar energía en verano y estar frescos? Gran parte del secreto está en que nosotros nos mantengamos con una sensación térmica agradable.

Para eso, haz lo siguiente:

  • Apuesta por prendas finas de algodón. Tanto para tu ropa (incluida la interior), como para la de la cama. Elige también colores claros y un corte suelto. El algodón permite una buena transpiración.
  • Mantente hidratado. Tu cuerpo sudará para mantener tu temperatura, recupera esa agua a menudo y bébela fresca para mantener el termómetro interno algo más bajo.
  • Refresca tu cuerpo, empezando por los pies. La nuca y otras partes del cuerpo, cuando se humedecen con agua fría, te refrescan más que mojarte en otros lugares. Una de esas partes que más refrigeran son los pies. Si pasas mucho calor, llena un recipiente de agua fría y sumérgelos en él, verás como toda tu temperatura empieza a bajar.
  • Quita alfombras y tejidos gruesos: prescinde de enmoquetado y tapices en verano, que atrapan el calor. Si tus sofás o sillones son de escay o tela gruesa, prueba a poner una sábana fina de algodón encima, para evitar esa sensación de mayor calor.

Y, por supuesto, si lo tienes, usa el aire acondicionado eventualmente para bajar la temperatura de la casa. Si combinas un uso esporádico del aire con estos consejos, le sacarás el máximo partido y no tendrás que tenerlo encendido más de lo necesario.

Como ves, son trucos que dan una respuesta fácil a cómo ahorrar energía este verano y, sin embargo, mantenerte fresco y a gusto en casa.13

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso