¿Cómo calcular la inclinación de los paneles solares?

Compromiso con el planeta

La eficiencia de nuestra instalación solar depende de muchas cosas y una de las más importantes es el ángulo de las placas. Por eso, hoy te enseñamos cómo calcular la inclinación de los paneles solares.

Con el ángulo correcto, conseguirás el rendimiento máximo, mientras que ignorar este factor puede hacer que invirtamos en las mejores placas fotovoltaicas y estas apenas den una pequeña parte de toda la energía que podrían.

Como verás, calcular el ángulo de inclinación ideal de los paneles solares dependerá de varias cosas, pero te daremos una guía sencilla que te lo dejará muy claro.

De qué depende la inclinación óptima de los paneles solares

El ángulo idóneo dependerá de tres factores principales, que deberemos conocer para calcular la inclinación óptima de nuestras placas fotovoltaicas. 

Estos son:

  • La estación del año. Como veremos, influye mucho en el ángulo óptimo que captará la mayor cantidad de energía solar. 
  • La ubicación geográfica de la instalación de autoconsumo. Obviamente, no será lo mismo calcular un ángulo idóneo para placas situadas en Santander que para otras colocadas en Sevilla.
  • El ángulo del tejado. Si este es muy inclinado, debemos tenerlo en cuenta para compensar esa inclinación, mientras que si instalamos en una terraza o techo más plano, no deberemos corregir demasiado el ángulo que calculemos respecto a la horizontal.

Aquí estamos suponiendo que tenemos paneles fijos en un tejado (los más comunes) situados al sur (la dirección óptima para el mayor rendimiento).

Así pues, vamos a ver esos factores en detalle para entenderlos bien, y luego veremos cómo usarlos para un cálculo sencillo.

La estación del año y la inclinación de los paneles solares

La regla básica a tener en cuenta es esta: cuanto más perpendicular esté el sol respecto a nuestro panel solar, mayor energía recibirá y más potencia generará la placa.

En verano, por ejemplo, los rayos de sol inciden de manera más perpendicular sobre el planeta. Es decir, que caen de forma más directa y concentrada, mientras que en invierno inciden en ángulo y no nos dan de lleno. Por eso hace más calor en verano, a pesar de que el sol esté más alejado de la Tierra.

Queremos conseguir ese mismo efecto con nuestros paneles, de modo que, como regla general, en verano querremos tener un ángulo menor de inclinación de nuestros paneles respecto a la horizontal. De esa manera, tendremos el sol en lo alto y nuestros paneles «mirando más al cielo», en una posición más paralela respecto al suelo.

En invierno ocurre lo contrario, el sol no está tan arriba en el cielo. Por eso, para conseguir que sus rayos incidan de forma más directa en nuestros paneles, estos deben tener un mayor ángulo respecto a la horizontal, es decir, deben estar más verticales.

En otoño y primavera, el sol se sitúa en un punto intermedio entre las dos situaciones anteriores. De ese modo, la mejor posición de nuestros paneles solares es una inclinación que también quede más o menos a mitad del camino de las anteriores. 

Sin embargo, esta regla básica no basta para nuestra calculadora de inclinación de un panel solar.

La ubicación de nuestra instalación de autoconsumo

Para conseguir la inclinación idónea respecto al sol, no podemos dar el mismo ángulo para Helsinki que para Madrid, ya que la primera ciudad está mucho más al norte que la segunda y, por tanto, el ángulo de incidencia del sol no es el mismo.

Por eso, debemos tener en cuenta nuestra latitud, es decir la distancia que hay desde donde nos encontramos hasta el ecuador.

En el hemisferio norte, donde está España, esto se mide en grados norte. Si estuviéramos en el hemisferio sur, la latitud la medimos en grados sur . 

Cuantos más grados, más lejanos estaremos del ecuador. 

En el ejemplo de antes, Helsinki se encuentra a unos 60 grados de latitud norte aproximadamente, mientras que Madrid está a unos 40 grados más o menos.

Con la latitud, podremos calcular los grados del panel para que quede enfocado de la manera más directa en cada ocasión.

El ángulo del tejado

Si tenemos paneles en el tejado (lo más común) y estos no tienen un soporte que permita mucho movimiento, hemos de tener en cuenta ese ángulo que tienen para corregir la fórmula que vamos a dar.

Cada caso es diferente. Habrá paneles casi verticales en tejados muy inclinados y paneles casi horizontales si el techo apenas tiene pendiente.

La fórmula básica para calcular la inclinación de un panel solar

La más sencilla es la de coger la latitud de nuestra ubicación, sumarle 15 grados en invierno y restarle 15 grados en verano

Como vemos, en verano los grados de inclinación respecto a la horizontal son menores, para que encare más directamente hacia el cielo. Sin embargo, hay otras fórmulas sencillas que afinan más sin complicar mucho el cálculo.

  • Invierno: Grados de latitud x 0,9 y a eso le sumamos 29 grados para la cifra final.
  • Verano: Grados de latitud x 0,9 y a eso le restamos 23,5 grados para la cifra final.
  • Primavera y Otoño: Grados de latitud menos 2,5 grados.

Así, para Madrid, simplificando a 40 grados de latitud, tendríamos:

  • Invierno: 65 grados de inclinación.
  • Verano: 12,5 grados de inclinación.
  • Primavera y otoño: 37,5 grados de inclinación.

Recordemos el tema de la inclinación del tejado y de compensarla si es nuestro caso, ya que los grados deben ser respecto a la horizontal.

A todo esto, añadir el detalle de la separación de los paneles. Esta debe estar medida para que inclinar dichos paneles no tapen unos a otros haciendo sombra.

Como podemos ver, la inclinación de los paneles es un asunto importante si queremos sacarles todo el rendimiento, pero con esta guía sabrás qué hacer en cada momento.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso