¿Cómo funciona el alquiler de placas solares?

Energía Verde

El autoconsumo solar es una opción cada vez más interesante, pero requiere una inversión inicial que puede ser elevada. Por eso, ha surgido otra posibilidad, el alquiler de placas solares.

Con esta manera de iniciarte en la autogeneración de energía, podrás disfrutar de las ventajas del autoconsumo, ahorrándote su principal inconveniente.

Por eso, te explicamos todo lo que debes saber sobre el alquiler de instalaciones fotovoltaicas.

¿Qué es el alquiler de placas solares?

Es una opción de autoconsumo solar en la que pagas una mensualidad de alquiler por la instalación, en lugar de tener que comprarla e invertir mucho dinero al inicio.

De esta manera, aunque no tengas ahorrado, puedes disponer de una instalación solar en casa y disfrutar de las ventajas que ofrece.

¿Cuál es la diferencia entre el alquiler de placas solares y la instalación tradicional fotovoltaica?

Las dos principales son la propiedad y el precio.

  • En el alquiler, la propiedad de los equipos pertenece a la empresa instaladora. Cuando finalice el contrato, o si decides que no quieres seguir con el autoconsumo, la empresa se lleva las placas, el inversor y toda la instalación.
  • En cuanto al precio, la diferencia es clara. En el alquiler de placas solares pagas una mensualidad reducida que te permite empezar ya mismo.

¿Cómo funciona el alquiler de placas fotovoltaicas?

Es muy sencillo, solo tienes que contactar con una empresa instaladora que te inspire confianza y ofrezca esta modalidad de iniciación al autoconsumo.

Dicha empresa hará prácticamente lo mismo que cuando instala placas fotovoltaicas que compras en propiedad.

El estudio inicial, la revisión del tejado o lugar de la instalación, el cálculo para el dimensionamiento de dicha instalación… Los pasos a seguir son los mismos, excepto en la parte del contrato con la instaladora. En vez de uno de compraventa, te ofrecerán uno de alquiler, donde se especificará la mensualidad a pagar y otras condiciones.

Es importante que, además del precio mensual del alquiler, te fijes sobre todo en dos cosas:

  • La duración del contrato y su renovación. Que puede especificarse para un mínimo de años de permanencia y, tras ellos, suele haber una renovación automática anual, a menos que una de las dos partes diga algo al respecto. 
  • La forma de extinguir el contrato. Es decir, cómo cancelar dicho contrato en caso de que queramos hacerlo por el motivo que sea.

Habrá otros puntos importantes, pero es fundamental tener claro el precio, la duración y la forma de extinción del contrato. Cada empresa tendrá uno distinto y conviene leerlo atentamente y consultar cualquier duda antes de firmar nada.

¿Cuáles son las ventajas del alquiler de placas solares?

Los principales puntos positivos de optar por un renting en nuestra instalación solar son los siguientes:

  • No hace falta inversión inicial. Comienzas pagando una mensualidad, como con el servicio de Internet, por ejemplo, lo que hace todo mucho más asequible.
  • Empiezas ahorrando desde el primer día. Porque la rebaja en la factura de la luz la tendrás en cuanto la instalación empiece a funcionar.
  • La empresa instaladora es responsable del mantenimiento y reparación de la instalación, en caso de ser necesarias. Ya que el equipo es de su propiedad, también lo es la responsabilidad de que funcione bien.
  • Permite una mayor libertad y no te ves atado por inversiones a largo plazo. Para una instalación tradicional que compras, normalmente hacen falta unos 10 o 12 años para recuperar la inversión inicial (aunque esto depende mucho de la instalación y el consumo que hagamos). Si, por ejemplo, quieres cambiar de casa, puedes hacerlo más cómodamente cancelando el contrato de alquiler o incluso siguiendo con él en el nuevo hogar.
  • Sigues teniendo las ventajas habituales del autoconsumo. Por ejemplo, el descuento en la factura por el excedente vertido a la red. Además de eso, es conveniente consultar con nuestro ayuntamiento o comunidad autónoma, porque puede que haya subvenciones o rebajas en el IBI, a las que quizá podamos acceder aunque estemos en modalidad de autoconsumo de alquiler.

¿Cuáles son las desventajas del alquiler de una instalación fotovoltaica?

Como es normal, no todo son ventajas frente al autoconsumo en el que tú compras la instalación. De hecho, hay un inconveniente básico en el alquiler de placas solares.

  • La rentabilidad en el tiempo es menor. Una instalación solar puede durar fácilmente 20 o 25 años. Tras los 10 o 12 iniciales en los que recuperas la inversión, luego todo es ganancia neta en lo que te ahorras de luz. Esta rentabilidad a lo largo de todo el tiempo de vida del equipo es mayor en instalaciones que compras tú, comparadas con la opción de alquiler.

Esto no significa que el alquiler de placas solares no sea rentable, sino que lo es menos a largo plazo, pero también empiezas a ahorrar antes y no precisas inversión inicial. Para aquellos que quieren iniciarse en el autoconsumo, pero no disponen de mucho presupuesto, el renting de una instalación solar es la solución que estaban esperando.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso