¿Cómo funciona el autoconsumo en las pymes?

Eficiencia energética

Cuando hablamos de autoconsumo, solemos pensar en los hogares. Sin embargo, el autoconsumo en las pymes es un tema tan importante o más, aunque se hable menos de él. 

Por eso, te contamos todo lo que necesitas saber sobre el autoconsumo en las pymes, qué tener en cuenta o qué ventajas tiene.

Como veremos, puede resultar muy interesante para muchos negocios.

Cómo funciona el autoconsumo en las pymes

En general, el autoconsumo en una pyme se puede plantear de la misma manera que el autoconsumo de un hogar, si bien la mayoría de negocios necesitará una instalación de mayor potencia.

Por eso, cuando una pequeña y mediana empresa se plantea el autoconsumo, hay tres factores importantes a tener en cuenta.

1. El tipo de instalación de autoconsumo en la pyme

En general, la enorme mayoría de proyectos de autoconsumo son solares. Sin embargo, en el caso de pequeños negocios puede ser rentable considerar un proyecto híbrido con energía solar y minieólica (de la que ya te hemos hablado) o incluso un proyecto de autoconsumo eólico.

Estos son menos habituales, pero pueden ser aptos para cierto tipo de negocios, como granjas o alojamientos rurales, que estén situados en puntos donde la energía eólica sea más eficiente que la solar. 

2. La instalación en sí

Que una pyme consuma más energía que la mayoría de hogares implica una instalación de mayor tamaño que en el caso doméstico

Esto puede plantear un cierto reto a la hora de ubicar la instalación.

Si la pyme está en una oficina y la mayor parte del trabajo es en un edificio de este tipo (que no es propiedad de la empresa) la instalación del autoconsumo puede ser más complicada. 

Sin embargo, existe la posibilidad de que otras oficinas del edificio puedan participar y de que la empresa dueña del mismo pueda estar interesada en un proyecto de este tipo, que cada vez resulta más económico, eficiente y atractivo.

Si la pyme está situada en un polígono y/o se dedica a la fabricación en una instalación propia, es probable que pueda adecuar el grueso de dicha instalación en el techado de la planta o en los terrenos del polígono.

3. El cálculo del proyecto

Aquí muchos negocios tienen una cierta ventaja respecto a los hogares. Un proyecto de autoconsumo es un proyecto de inversión.

Como tal, el primer paso imprescindible es valorarlo muy bien en lo que respecta a:

  • Coste de la instalación.
  • Ahorro energético que tendremos.
  • Tiempo de recuperación de la inversión.

Muchas empresas están acostumbradas a valorar estos proyectos de inversión, desde compras de maquinarias hasta renovación de ordenadores, por ejemplo. Por eso, valorar un proyecto de autoconsumo puede resultar más sencillo y familiar para una pyme que para un particular.

De hecho, algunos negocios pueden llegar a comprobar que un buen proyecto de inversión puede acabar dando una rentabilidad más alta que tener el dinero en el banco.

Sin embargo, el autoconsumo para las pymes tiene también implicaciones diferentes que en el caso del ámbito doméstico. Estas tienen mucho que ver con las ventajas que el autoconsumo puede tener para un negocio.

Ventajas del autoconsumo en las pymes

Las principales son las siguientes:

1. Los precios de las instalaciones han descendido mucho

La evolución tecnológica y la mayor oferta están haciendo que cada vez haya opciones más económicas.

Por eso, suministrar toda la energía que necesita una pyme ya no implica que sean proyectos asumibles solamente por grandes negocios.

2. Hay un ahorro de energía a medio plazo

Obviamente, otra de las ventajas para la pyme es el ahorro en su factura energética, pero no solo eso.

3. Reduce los riesgos ante posibles aumentos del precio de la energía

Todos hemos sufrido los efectos del aumento del precio de la electricidad, en algunos casos, de manera considerable. 

Este efecto es aún más grande en muchas pymes. El aumento del precio de la energía hace subir sus costes, que a veces tienen que trasladar al cliente, el cual puede dejar de comprar a los nuevos precios.

Con una instalación de autoconsumo, una pyme reduce la incertidumbre respecto al precio de la energía y su estructura de costes, lo que le permite hacer sus previsiones de manera más fiable, sin sorpresas desagradables.

Teniendo en cuenta el consumo que necesitan muchos negocios, cualquier pequeña subida o inestabilidad supone importantes aumentos en la factura.

4. Puede ser un elemento de marketing y posicionamiento

Es innegable que ha habido un cambio de mentalidad. Somos conscientes de la urgencia climática y, cada vez más, elegimos negocios respetuosos con el medio ambiente.

Por eso, un proyecto de autoconsumo en una pyme puede ser una muestra del compromiso de la empresa, mostrándose como un negocio con conciencia y ética, que apuesta por un presente limpio.

Eso puede posicionar de manera positiva el negocio a ojos del cliente, e incluso ser aprovechado para destacarlo en su marketing.

Como vemos, aunque no se hable mucho del autoconsumo en las pymes, este puede representar una gran oportunidad para muchas empresas. 

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso