¿Cómo funciona el autoconsumo eólico?

Eficiencia energética

A la hora del autoconsumo siempre nos viene a la mente la energía solar. Sin embargo, el autoconsumo eólico puede ser un buen complemento o alternativa para generar y consumir nuestra propia energía renovable.

Este tipo de generación de electricidad es más desconocido y está menos implantado en España. Sin embargo, en otros países de Europa resulta más común.

Por si te lo has planteado como opción, o quieres conocer más, te contamos todo lo que necesitas saber sobre el autoconsumo eólico.

Cómo funciona exactamente el autoconsumo eólico

En realidad, funciona igual que la energía eólica a mayor escala, que producen las empresas de generación mediante los grandes parques eólicos que solemos ver cuando viajamos. 

Las aspas de los enormes molinos son movidas por el viento y esa energía cinética puede ser convertida en energía eléctrica gracias a un generador. El generador transmite la energía a un armario de acoplamiento a la red eléctrica que hay en la base del molino y esta se lleva por dicha red donde haga falta.

En el caso del autoconsumo eólico, el mecanismo básico es similar, solo que los aerogeneradores son más pequeños y la energía se inyecta en la red eléctrica de nuestra vivienda. Usando un inversor, lo hacemos de manera segura.

Por ese pequeño tamaño de los molinos, a la energía eólica de autoconsumo se le suele llamar minieólica.

¿Cómo son de grandes y potentes los equipos de autoconsumo eólico?

El tamaño de las opciones actuales en el mercado varía mucho y la potencia también. 

Ahora mismo, a nivel de consumidor se pueden encontrar equipos bastante grandes que se instalan normalmente en granjas, casas rurales y lugares más aislados, en los que se dispone de suelo para levantar una torre y una hélice de bastantes metros.

Sin embargo, los kits más habituales para el hogar suelen incluir aerogeneradores para instalar en tejado de nuestra vivienda. 

Estos pequeños molinos suelen ser al menos de unos 2 metros de diámetro y unos 40 kgs de peso, con una potencia nominal que suele rondar entre los 600W y los 1000W. Sin embargo, como te decimos, hay de todo tipo y puedes encontrar molinos más pequeños de unos 250W, por ejemplo.

Los kits completos incluyen todo lo necesario para la instalación, como mecanismos de protección o el controlador de carga.

¿Cómo funciona la potencia nominal en el autoconsumo eólico?

Cuando miramos aerogeneradores para el hogar, hay que tener muy en cuenta la potencia nominal que tienen. Es decir, esos 600W o 1000W que podemos ver en los kits de autoconsumo.

Hemos de tener en cuenta que nuestro equipo será capaz de alcanzar dicha potencia en condiciones óptimas de viento. Si no se dan, y la fuerza de ese viento es menor, no sacaremos todo el rendimiento.

Normalmente, esta clase de equipos se pone en funcionamiento cuando el viento sopla a partir de unos 10 km/h (o unos 3 metros por segundo). 

Por eso, es importante ver las especificaciones de cada aparato e informarnos bien de la potencia del viento en la zona en la que queremos instalar.

Podemos hacernos una idea de esto último consultando, por ejemplo, el Atlas Eólico de España que publica el IDAE. 

Sin embargo, lo ideal es hablar con varias empresas expertas para hacernos una idea de si alcanzaremos a menudo la potencia nominal del aerogenerador donde queremos instalarlo.

¿Cuánta potencia necesito para que el autoconsumo eólico suministre a mi hogar?

Para saberlo, lo primero es analizar bien qué consumo de energía concreto (en kWh) realizamos.

No obstante, podemos hacernos una idea con cifras medias. 

Si en España el consumo anual de electricidad medio es de unos 8000 kWh, eso significa que cada día se consumen de media unos 900 W por hora. 

Eso implica que un equipo con potencia nominal de 1000 W (que también se expresan por hora) podría llegar a suministrar a nuestro hogar. 

Pero esa es la teoría y no podemos guiarnos por cifras tan sencillas

Debemos recordar que:

  • Esa potencia es nominal. Aunque un aerogenerador cubra en teoría nuestro consumo diario, tendremos que ver si donde vamos a instalarlo alcanzará la potencia a menudo. Esos 1000W nos cubrirían si el molino es capaz de funcionar las 24 horas del día, cada día, a esa potencia. Esto es muy complicado y habrá que compensar con más molinos.
  • El viento es una energía intermitente. Con lo que necesitaremos conexión a la red general para cuando no alcance potencia suficiente o no haya viento.
  • Otra forma de compensar el punto anterior sería con un buen sistema de baterías, pero eso encarecerá bastante la inversión en equipos.

Es por eso que, ahora mismo, la mayoría de kits de autoconsumo eólico se utilizan como complemento al autoconsumo solar. Especialmente, en zonas donde el sol no es tan poderoso. 

Dichas zonas suelen tener un peor clima, lo que significa lluvia y viento que hace mover el aerogenerador cuando las placas solares no alcanzan su pleno rendimiento.

Como vemos, el autoconsumo eólico existe y funciona. En España, está mucho menos extendido que en el resto de Europa y lo cierto es que es aún minoritario. 

Ahora mismo también, invertir en autoconsumo eólico sale algo más caro que el autoconsumo solar, que no deja de innovar y ampliar su oferta debido al mayor interés.

Sin embargo, si quieres ahorrar en la factura y cuidar el planeta, puede ser una buena opción si vivimos en una zona con las condiciones climáticas adecuadas.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso