¿Cómo poner placas solares en casa?

Compromiso con el planeta

Cada vez más gente está interesada en el autoconsumo de energía limpia. Por eso, te explicamos cómo poner placas solares en casa.

Te mostramos las opciones que hay y te decimos, paso a paso, qué tienes que hacer para instalar los paneles en tu hogar.

¿Es mejor poner las placas solares yo mismo o que lo haga un instalador?

Aunque en teoría podemos instalarnos un kit por nuestra cuenta, lo ideal y recomendable siempre es hacerlo a través de un instalador autorizado que nos inspire confianza.

El principal motivo es que, a la hora de poner placas solares en casa, hemos de legalizar siempre la instalación. Incluso cuando está esté aislada de la red eléctrica, debemos registrarla y que cumpla con todos los requisitos.

Contratar un profesional nos asegura:

  • Que la dimensión de la instalación es correcta y los elementos elegidos son los adecuados para el objetivo que queremos.
  • Que la parte de memoria técnica a presentar nos la hace alguien que sabe y no nos costará trabajo.
  • Tener una garantía y saber a quién acudir en caso de problemas con la instalación.
  • Ayuda y asesoramiento en ciertos trámites.

De todos modos, si te has informado muy bien y dominas el tema, también puedes elegir y comprar tú el kit y que lo ponga un instalador autorizado, de esa manera, puedes tener lo mejor de ambas cosas. A veces, los instaladores no tendrán las opciones de producto que deseas exactamente y, por eso, algunos ofrecen también el servicio de instalación únicamente.

Cómo poner placas solares en casa, paso a paso

Teniendo en cuenta lo anterior, para poner placas solares en casa debemos hacer lo siguiente:

1. Dimensionar correctamente la instalación y hacer la memoria técnica

Primero, debemos saber exactamente el tamaño que ha de tener la instalación para que cumpla los objetivos que nos proponemos con ella. Esa dimensión, así como los materiales, la disposición, la instalación en la cubierta, etc, quedan reflejados en una memoria técnica.

2. Conseguir autorizaciones y licencias con las administraciones local y autonómica

Aunque este paso suena engorroso, es muy fácil

Para la mayoría de proyectos, no debería haber problema en consultar con nuestra Comunidad Autónoma y que nos den luz verde, a menos que estemos instalando en algún lugar especial, protegido, etc.

Del mismo modo, hemos de pedir licencia de obra a nuestro ayuntamiento, de manera similar a cuando hacemos una reforma. Cuando se pide, hemos de presentar la memoria del paso anterior y cualquier otro documento que nos pidan.

De nuevo, no suele haber problema y, de hecho, algunos ayuntamientos incentivan las instalaciones (muchas veces, con una compensación en el IBI), así que es buen momento para informarnos por si acaso.

3. Instalación de los paneles solares

Poner placas en casa debe seguir el llamado Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión. No te preocupes, el instalador sabe qué hacer y los kits que se venden cumplen los requisitos de dicho reglamento.

La instalación depende de la obra que haya que realizar, o de si hay que arreglar primero la cubierta (en la mayoría de casos el tejado, o bien una terraza) para garantizar que no habrá grietas, goteras o similares.

Si el lugar de instalación está en buen estado, este paso es muy rápido.

4. Certificados de instalación

Aquí vemos, de nuevo, la importancia de un instalador autorizado. 

Este nos extenderá dicho certificado y la instalación pasará la inspección necesaria si procede hacerla. Esto se realiza con el organismo autonómico que nos corresponda y es importante para el siguiente paso.

5. Modificación del contrato de acceso a la red eléctrica y firma del contrato de compensación de excedentes (si procede)

La distribuidora eléctrica recibirá la información facilitada por la comunidad autónoma cuando realices el paso anterior, de modo que modificará como corresponda tu contrato de acceso a la red. 

En el caso de que sigas conectada a ella (es decir, no has hecho una instalación aislada) y quieras que se te compense en la factura por el exceso que viertes a la red (lo más conveniente en la mayoría de casos), debes enviar un escrito solicitando dicha compensación.

Te ofrecerán un contrato donde se estipula el precio de compensación por kWh.

Con esto, termina el proceso de poner placas solares en casa. En realidad, hay un trámite más, en el que se añade tu instalación al llamado Registro Administrativo de Autoconsumo de Energía Eléctrica, que es a nivel nacional. Sin embargo, tú no tienes que hacer nada, la comunidad autónoma y el ministerio se comunican entre ellos para esto.

Como ves, poner paneles solares en casa a través de un instalador nos facilita mucho las cosas, porque aunque lo hagamos nosotros, hay que certificar y registrar todo, para evitarnos sorpresas y multas.

Lo importante que queremos aclarar es que parecen muchos pasos, pero en realidad son muy sencillos y en pocos días puedes estar funcionando con energía limpia.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso