Cómo reducir los gastos de energía en esta cuarentena, 5 consejos que funcionan

Eficiencia energética

Es tiempo de quedarse en casa y, ya que tenemos que hacerlo, podemos pensar en cómo reducir gastos de energía.

Estar más en el hogar puede hacer que la factura de electricidad suba algo. Para que eso no ocurra, podemos seguir unos consejos sencillos que nos ayuden a ahorrar. 

Como veremos, esta época puede ser una pequeña oportunidad para adoptar prácticas de consumo responsable, que también ayuden a conservar el planeta y luchar contra el cambio climático.

1. Aprovecha los horarios ventajosos de tu tarifa

¿Cómo reducir gastos de energía? Lo primero que tenemos que hacer es ver qué tarifa eléctrica tenemos contratada. Es muy posible que tenga alguna clase de discriminación horaria y que la energía sea más barata a ciertas horas.

Ahora que tenemos que estar en casa, aprovechemos para organizar las actividades que más energía consumen (como la lavadora o la secadora) durante los horarios más ventajosos para nosotros.

2. Adopta hábitos de consumo responsable

La mejor manera de crear hábitos de consumo responsable (o de cualquier otro tipo) es repetir a menudo las mismas acciones. Pero ya se sabe cómo son los días de trabajo. Unas veces llegas más tarde, otras más temprano pero cansado… Es difícil formar esos hábitos porque la vida cotidiana se suele interponer en el camino.

Sin embargo, ahora que estamos en casa todo el tiempo posible, es mucho más fácil ponernos una rutina y seguirla. 

La creación de hábitos tiene una ventaja. Una vez los hemos formado, los hacemos de forma casi automática, como en el caso de lavarnos los dientes. Así, cuando todo esto pase, esos hábitos se nos habrán quedado instalados.

¿Y cuáles son algunos que nos permiten ahorrar?

  • No tener nunca encendidas las luces de una habitación en la que no estamos.
  • No tener encendidos dispositivos que no vamos a usar en el momento, como el calentador eléctrico, por ejemplo, o la televisión y el ordenador si nadie los está utilizando.
  • Apagar todo lo que no usemos por la noche y encenderlo por la mañana, como el WiFi o todos esos cables y aparatos que dejamos en los enchufes sin que carguen o se utilicen.
  • Vestirnos adecuadamente según el tiempo que haga, en vez de darle enseguida a la calefacción o el aire acondicionado, etc.

En Enérgya-VM creemos que muchas pequeñas acciones tienen efectos globales muy poderosos. Crear estos hábitos e inculcarlos a la familia, ahora que estamos todos bajo el mismo techo, nos servirá para hacer un consumo más responsable en todas partes cuando vuelva la normalidad.

3. Aprovecha para realizar pequeños proyectos de domótica y actualización de aparatos eléctricos

Podemos aprovechar que solemos tener más tiempo para planificar todo eso que siempre dejamos para luego.

Entre esas cosas puede estar un pequeño proyecto de domótica inteligente, o de renovación de nuestra iluminación, si no la tenemos de bajo consumo.

Podemos dedicar tiempo a planificar una casa smart y, para eso, no hace falta demasiada inversión, ya que podemos ir poco a poco.

Por ejemplo, podemos ver si aún tenemos bombillas que no son de bajo consumo y cambiarlas por otras que lo sean. Luego podemos investigar sencillos aparatos inteligentes, como enchufes o regletas, que nos permiten encender o apagar remotamente aparatos eléctricos, como un calentador. La venta online no se detiene y podemos encontrar muchas cosas.

Así, ahorraremos energía y ganaremos en comodidad, además de gestionar mejor nuestra casa inteligente de forma remota cuando volvamos a no estar tanto tiempo en ella.

4. Realiza el mantenimiento de tus electrodomésticos

Esta es otra de esas cosas que siempre dejamos para otro momento, y ese momento ha llegado al estar ahora tanto tiempo en casa. 

Los aparatos eléctricos mejoran su consumo y rendimiento con un buen mantenimiento. Así que es hora de limpiar los filtros del aire acondicionado, echar un vistazo y adecentar la parte trasera del frigorífico, cambiar o arreglar eso que lleva meses esperando, etc.

5. Mantente activo y aprovecha que los días son más largos para no usar tanta energía

Estar en casa no significa estar parados. Y menos ahora, que ha llegado el horario de verano y tenemos más luz natural.

Debemos movernos y hacer un poco de ejercicio, eso no solo tendrá enormes beneficios psicológicos y físicos, sino que regulará mejor nuestra temperatura, no tendremos que echar mano de tanta calefacción los días fríos y no nos dejará parados en el sofá bajo una manta.

Del mismo modo, es hora de aprovechar las horas adicionales de luz subiendo las persianas y apagando las luces, abriendo las ventanas durante el buen tiempo y poniéndonos al sol siempre que podamos. Nos recargaremos de vitamina D y bajaremos la factura de la luz y la climatización.

Es hora de estar en casa para protegernos y proteger a los más vulnerables. Pero eso no significa estar parados ni tener que consumir más energía. Con estos sencillos consejos, ahorraremos, estaremos ocupados y tendremos toda clase de efectos positivos que seguirán durando cuando esto pase.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso