¿Cómo se calcula el consumo eléctrico de una casa?

Eficiencia energética

En Enérgya-VM siempre hemos transmitido dos principios fundamentales: fomentar la energía limpia y un consumo responsable. Para ayudarte con esto último, te enseñamos cómo calcular el consumo eléctrico de tu vivienda.

De esta manera, conseguirás ahorrar en la factura y cuidar el entorno.

Pasos para calcular el consumo eléctrico de una casa

Para que no se nos olvide nada importante, vamos a ir paso a paso por los siguientes puntos.

  1. Saber cómo es el consumo eléctrico de una vivienda.
  2. Tener en cuenta ubicación, tamaño, orientación de la casa y habitantes de la misma.
  3. Hacer un inventario de los electrodomésticos que más consumen y su eficiencia.
  4. Calcular consumo medio y picos de consumo.

La última parte es importante, porque muchos solo tienen en cuenta el consumo medio y luego hay inconvenientes con la potencia contratada en ciertas épocas del año (como los meses más fríos del invierno).

1. ¿Cómo se reparte el consumo eléctrico en una vivienda?

En España, el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía) publica informes estadísticos con los datos sobre consumo en el hogar. Nos vamos a basar en sus conclusiones.

Para los que no se quieren complicar, decir que el consumo medio de los hogares españoles es de 3.487 kWh anuales. Eso sí, esta media varía mucho.

Además, en un hogar español el consumo eléctrico se reparte de la siguiente manera:

  • Calefacción: 47%.
  • Electrodomésticos: 21,7%.
  • Agua caliente sanitaria: 18%.
  • Cocina: 7,4%.
  • Iluminación: 4,1%.
  • Aire acondicionado: 0,8%.

Sabiendo esto, ya tenemos varias claves principales para calcular el consumo eléctrico de nuestra vivienda:

  • Casi la mitad se nos va a ir en calefacción.
  • Lo siguiente más importante son los electrodomésticos, con lo que conviene elegirlos con alta eficiencia energética.
  • El agua caliente es fundamental.

2. Ubicación, tamaño y orientación de la casa

Esos datos son la media para España, pero hay mucha variación entre zonas. No es lo mismo vivir en Sevilla que en Santander, ni que nuestra casa se oriente al norte o al sur.

Por eso, ahora debemos tener en cuenta:

  • En qué zona climática estamos. Si vivimos en climas suaves, como el Mediterráneo o Atlántico costero, según el IDAE se consume un 70% y un 80%, respectivamente, de lo que se gasta en las zonas interiores de clima Continental.
  • Qué tamaño tiene la casa. No es lo mismo climatizar 75 m2 que una casa de campo de 200 metros.
  • Hacia dónde está orientada la vivienda.
  • Cuánta gente vive en la casa.

3. Hacer inventario de los electrodomésticos

Aunque lo hemos separado en los datos, vamos a poner el sistema de calefacción y agua caliente junto al resto de electrodomésticos para hacerlo más fácil.

Nuestra misión es hacer una lista de los principales dispositivos que consumen electricidad y cuál es su consumo típico. Los principales son:

  • Sistema de climatización.
  • Calentador de agua, caldera o similar.
  • Frigorífico (que está las 24 horas), horno y lavadora. Estos son los que más consumen.
  • Resto de electrodomésticos importantes.

No hace falta contabilizar hasta la lámpara de la mesilla de noche. En nuestra lista, podemos hacer un apartado general de «iluminación» y otro que sea «resto de electrodomésticos».

4. Calcular consumo medio y picos de consumo

Una vez tenemos la lista, hemos de mirar en manuales o etiquetas energéticas el consumo habitual en kWh. Si no encontramos el dato, podemos buscar en Internet. Si no encontramos el modelo concreto, no pasa nada, podemos hacer una aproximación buscando, por ejemplo: «consumo medio de una lavadora».

Ahora hacemos lo siguiente:

  • Al lado de cada dispositivo de la lista, ponemos su consumo medio por hora.
  • Luego calculamos cuántas horas al día usamos el dispositivo (el frigorífico siempre pero, ¿y el horno?) y lo ponemos también en nuestra lista. Esto variará mucho según lo que hemos visto: zona climática, orientación, miembros de la casa y hábitos, por lo que hemos de aplicar aquí lo aprendido en puntos anteriores.
  • En la siguiente columna, multiplicamos por 30 o 31 y tenemos las horas mensuales de uso.
  • En otra columna más, multiplicamos horas mensuales de uso por kWh y tendremos el gasto mensual aproximado en kWh de cada aparato.

De esta manera, tendremos el consumo medio de nuestro hogar. Ahora añadimos un pequeño colchón de seguridad si creemos que nos falta algo.

Con nuestro consumo medio podremos aproximar el coste mensual en euros, según las tarifas que comparemos a la hora de elegir comercializadora.

Quedaría un detalle importante. Calcular picos de consumo, como en los meses más fríos, para calcular así la potencia que necesitamos contratar y que no salte el diferencial.

Calculando nuestro consumo podremos:

  • Saber en qué se nos va la factura de la luz.
  • Elegir la tarifa más adecuada según los precios que nos ofrezcan.
  • Cambiar de hábitos según la tarifa. Por ejemplo, si es más barata por la tarde, aprovechamos ese momento para hacer colada, ducharnos y hornear.

Siguiendo estos pasos, sabremos cómo calcular el consumo eléctrico de nuestra vivienda y, lo que es más importante, ahorrar y cuidar a la vez el medio ambiente.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso