Comprar un coche eléctrico: Qué debo saber

Compromiso con el planeta

Comprar un coche eléctrico puede ser una excelente inversión para nuestro bolsillo y, sin duda, para el medio ambiente.

Sin emisiones de CO2, sin contaminación acústica y con la posibilidad de repostar mediante energías renovables, además de que la electricidad será más barata cada vez en comparación con el petróleo, comprar un coche eléctrico tiene muchas ventajas. Y con  Enérgya-VM puedes despreocuparte de la recarga del coche eléctrico en tu hogar o empresa.

Sin embargo, seguramente te has preguntado: «¿Qué debo saber a la hora de comprar un coche eléctrico?»

Sigue estos consejos para comprar tu vehículo eléctrico y acertarás.

1. Mira bien el tamaño de la batería, el consumo medio y la autonomía

Cuando estés comparando coches eléctricos, esto es lo primero que querrás considerar. Las dos primeras características: batería y consumo medio, van a determinar su autonomía.

Cada coche tiene una batería distinta. Normalmente verás expresada su capacidad en kWh (kilowatios por hora). Naturalmente, cuanto mayor sea la batería, más autonomía tendrá el coche, al menos en teoría.

Porque la otra gran variable a tener en cuenta son los datos de consumo medio.

Igual que en los coches tradicionales hablamos de consumo de X litros cada 100 km, lo mismo ocurre con los coches eléctricos. En este caso, tenemos que ver los kWh cada 100 km.

Esos dos datos nos permitirán calcular, aproximadamente, la autonomía del coche eléctrico.

Por ejemplo, muchas baterías de los primeros coches tenían capacidades que rondaban los 30 kWh. Si el consumo medio es de 12 kWh cada 100 km, aproximadamente, la autonomía de ese coche será de 250 kilómetros.

Para sacar esa cifra divides los kWh de la batería (30 en este ejemplo) entre los hWh del consumo medio (12). Ahora esa cifra la multiplicas por 100 y ya tienes la autonomía aproximada.

Hoy día, las baterías instaladas tienen bastante más kWh en algunos casos, no obstante, dependiendo del peso del coche, gastan más o menos cada 100 kms. Por eso es importante saber también el consumo medio para la autonomía, y no solo el tamaño de la batería.

Una vez tenemos una idea de la autonomía, hemos de tener en cuenta también otros aspectos.

2. Considera la potencia del coche y el uso principal que le vas a dar

En este caso, y al igual que los vehículos de motor de combustión, se mide en caballos (CV). Cuantos más caballos, mejor a la hora de que el coche responda rápidamente a requerimientos de potencia.

También es cierto que, a más potencia, más consumo y, por tanto, más gasto de batería. Por eso es importante no mirar la potencia de forma aislada, sino en conjunto con el tipo de uso de que le vas a dar al vehículo.

Si vas a utilizarlo por ciudad, principalmente, la potencia será secundaria. Del mismo modo, una vez analices uso y potencia, vuelve sobre el punto anterior y pregúntate: «¿El uso de tu coche eléctrico es adecuado para la autonomía que has calculado?».

Comprar un coche eléctrico es una inversión importante. No temas emplear el tiempo que sea necesario para valorarla bien.

 

3. Ten en cuenta los tiempos y posibilidades de recarga del vehículo eléctrico

Recargar un coche eléctrico no es tan rápido como hacerlo con uno de gasolina o diesel. Por eso, es importante saber de antemano cuánto tiempo tarda en recargarse su batería.

Del mismo modo, al comprar un coche eléctrico es importante conocer qué puntos de recarga hay en tu ciudad. Y también en aquellas a las que sueles desplazarte, por trabajo u otros motivos.

Esos puntos de recarga suelen encontrarse en lugares públicos, centros comerciales, estaciones de servicio, concesionarios, etc.

La ventaja de esos puntos es que el coche se cargará más rápido que en tu hogar. Y es que, sí, puedes recargar tu coche eléctrico en casa, lo que nos lleva al siguiente punto.

4. Ten muy en cuenta tu tarifa eléctrica para calcular el coste de repostar tu coche

Si compras un coche eléctrico, normalmente querrás tener lo que se llama un punto de recarga vinculado.

Normalmente lo tendrás en tu vivienda o en el garaje comunitario. Para esto último, no has de tener problema, basta con comunicarlo por escrito al administrador, pero no necesitas autorización especial.

Si recargas en casa, ten muy en cuenta tu tarifa, y aprovecha los momentos en los que sea más barata para recargar el vehículo.

Por ejemplo, en Enérgya-VM te ofrecemos una tarifa de Fórmula Fija, con un precio fijo por kWh. En esa tarifa te podemos ofrecer discriminación horaria, con lo que el precio sería más barato por la noche, momento ideal para recargar tu vehículo de manera conveniente y económica.

Como verás, llenar el depósito será mucho más asequible que en el caso de un vehículo de gasolina o diesel.

Lo mismo ocurre con nuestra tarifa Fórmula Index. Con ella pagas la electricidad a precio de mercado. Ese precio también es más barato por la noche, pudiendo ahorrar también con esta tarifa.

5. Ten en cuenta la procedencia de la energía

Si quieres comprar un coche eléctrico, además de ahorrar, también estás concienciado de que es la mejor solución para el medio ambiente.

En Enérgya-VM pensamos igual que tú. Por eso apostamos por venderte electricidad de fuentes renovables y limpias. De esa manera, el impacto de tu coche en el medio ambiente es nulo, contribuyendo a la lucha contra el cambio climático y a una mejora de la salud.

Como ves, hay que tener en cuenta cosas importantes, pero si sigues estos consejos antes de comprar un coche eléctrico, acertarás.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso