Consumo sostenible: ¿Nos importa a la hora de comprar?

Generación

He aquí una excelente noticia: el consumo sostenible importa cada vez más a la hora de comprar. Según un reciente estudio de la OCU, un 73% de españoles compran guiados por la ética y la sostenibilidad.

En Enérgya-VM lo celebramos y apoyamos. Y por eso, queremos ahondar en este fenómeno del consumo sostenible, explicar cómo cambia el mundo de manera positiva y analizarlo más a fondo.

El consumo sostenible como herramienta para cambiar el mundo

El consumo sostenible es, probablemente, una de las formas más efectivas de cambiar el mundo. ¿Por qué?

Porque cuando se compran productos que tienen un compromiso con la ética y lo sostenible, se está mandando un mensaje de cambio muy poderoso al resto de empresas que no tienen esa actitud. El mensaje es que, o cambian, o tendrán que cerrar.

En Enérgya-VM tuvimos desde el principio ese compromiso por el consumo sostenible de energía. Eso ha hecho que seamos cada vez más clientes y con unos índices de satisfacción del 91%. Hemos visto en primera persona cómo la sostenibilidad pesa cada vez más en las decisiones de los consumidores.

El consumo sostenible es «votar con el bolsillo» por un mundo mejor, en el que la ética y los valores cuentan. De hecho, muchas empresas han recibido el mensaje y están cambiando radicalmente.

Por ejemplo, las grandes productoras de energía están realizando enormes inversiones en plantas de energía renovable, mientras que las principales marcas de automóviles están centradas principalmente en el coche eléctrico para el futuro inmediato.

Ese consumo sostenible no se da solamente en el sector de la energía y el transporte. Por todas partes vemos aparecer tiendas ecológicas, que apuestan por el cultivo local de la manera más natural posible. Eso se ha trasladado también a bares y restaurantes, que ofertan cada vez más productos sostenibles. Por último, incluso las grandes superficies están destinando secciones enteras a productos naturales y éticos.

Así que, la próxima vez que creas que una pequeña decisión sobre consumo sostenible no marca la diferencia, ten en cuenta todos estos cambios que estamos viendo a nuestro alrededor. Han sido producidos por nuestras pequeñas decisiones diarias sobre consumo sostenible.

Tenemos muchísimo más poder del que pensamos.


La próxima vez que creas que una pequeña decisión sobre consumo sostenible no marca la diferencia, ten en cuenta todos estos cambios que estamos viendo a nuestro alrededor.

¿Son reales esos datos sobre el aumento del consumo sostenible?

En ese estudio que hemos citado, más de un 60% de los encuestados que elegían un consumo sostenible empezaban a sentir que tenían esa gran influencia. Del mismo modo, esa actitud se traslada al hogar, en el que aumentan otros comportamientos éticos, como el reciclaje o prácticas para el ahorro de energía, algo que recomendamos a menudo en Enérgya-VM.

Sin embargo, algunos pueden pensar que las encuestas no son la mejor manera de evaluar el consumo sostenible. Hace tiempo, cuando se hacían sobre audiencias de televisión, la 2 era la cadena mejor considerada y los encuestados decían que la veían más de lo que mostraban las audiencias.

¿Cómo podemos saber si esos datos de consumo sostenible son reales?

En este caso, fijándonos en otros datos adicionales que, afortunadamente, dan la razón.

La evolución del consumo sostenible en cifras

Si nos fijamos en la evolución de la agricultura ecológica en España, los datos del Ministerio de Agricultura son irrefutables. Los modos de producción de alimentos, tanto vegetales como animales, son cada vez más éticos y respetuosos con el medio ambiente.

Todas las cifras aumentan de manera muy significativa, desde la superficie dedicada a cultivo menos intensivo y dañino para el medio ambiente, hasta el número de cabezas de ganado criadas con métodos sostenibles, pasando por otros muchos indicadores.

La oferta se adapta a lo que demandan los consumidores y ese incremento de la oferta es un reflejo de que estamos teniendo en cuenta la ética y la sostenibilidad en nuestras compras y no solo en las encuestas.

Del mismo modo, en lo que se refiere a consumo de energía renovable respecto al total del consumo de energía, el INE muestra una clara tendencia a favor de las renovables. España está un poco por encima de la media de la UE, con un 17,3% respecto al 17% de media, y por delante de países como Francia o Reino Unido.

Del mismo modo, la producción de energía con carbón ha bajado nada menos que un 23,8%, mientras que la hidráulica tira con fuerza de las energías limpias con un aumento del 30,6%.

Es de esperar que este consumo sostenible aumente todavía más con la abolición del «impuesto al sol» y el nuevo impulso a las renovables.

En definitiva, debemos recordar que tenemos mucho más poder e influencia del que creemos y vamos por buen camino, aunque podemos hacerlo mucho mejor. Cuando empezamos en Enérgya-VM, íbamos contra corriente, pero hoy nos alegra enormemente ver que eso ya es historia.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso