¿Cuál ha sido el crecimiento de las energías renovables en los últimos 20 años?

Compromiso con el planeta

Sin duda, las energías renovables son cada vez más protagonistas y su uso aumenta exponencialmente. Por eso, te mostramos cuál ha sido el crecimiento de las energías renovables en los últimos 20 años.

Como veremos, ha habido una clara tendencia ascendente que además está acelerando. Dicha aceleración se debe, sobre todo, a la mayor concienciación sobre el cambio climático.

Las energías renovables son uno de los elementos más importantes contra el calentamiento global. Por eso, se ha investigado e invertido cada vez más, lo que propicia que se hayan mejorado muchísimo las tecnologías. De hecho, ya es posible obtener electricidad de fuentes renovables más barata que con el uso de combustibles fósiles.

Echemos un vistazo a esas cifras de crecimiento de las energías renovables.

1. El crecimiento general de las distintas energías renovables en las últimas décadas

La mejor manera de ver el enorme crecimiento es mediante un gráfico. A continuación, podemos ver el consumo de renovables a lo largo de la historia moderna, según los datos de la empresa de energía BP, que realiza uno de los mejores cálculos y recogidas de información.

Como podemos ver, la gran área azul corresponde a los combustibles tradicionales renovables. O lo que es lo mismo, la biomasa tradicional que consiste en la quema de madera, material forestal y desechos agrícolas.

Especialmente en países más pobres, esta es la principal fuente renovable de energía, sobre todo porque no pueden acceder a combustibles más limpios.

Como vemos, tradicionalmente la energía hidroeléctrica (en rojo) ha sido la segunda gran fuente de energía renovable. Sin embargo, hacia el año 2000 se produce un cambio de tendencia.

Con la mejora de la inversión y tecnología en los últimos 20 años, esa energía hidroeléctrica se mantiene estable, los combustibles renovables tradicionales bajan y las otras renovables limpias suben. La que más, la energía eólica, más sencilla tecnológicamente que la solar.

Esta última, sin embargo, experimenta un despegue en los últimos años gracias a una mayor eficiencia tecnológica y al hecho de que países como Estados Unidos, y sobre todo China, están invirtiendo muchísimo en en los últimos años.

2. El crecimiento de las renovables en cifras hasta 2018

Ese crecimiento es tal que, según el último informe del IRENA (International Renewable Energy Agency), en 2018 se duplicaron los Megavatios de capacidad producidos por renovables (2.350.755) con respecto a 2009 (1.136.226) a nivel global.

Cabe destacar la enorme progresión de la solar fotovoltaica que, según los mismos datos, pasó de 23.371 Megavatios de capacidad total en 2009 a nada menos que 485.826 Megavatios en 2018.

Comparada con la energía eólica, la solar crece mucho más impulsada por las nuevas tecnologías, aunque ambas lo hagan con fuerza en las últimas décadas. En 2009 se contabilizaron 150.096 Megavatios de energía proveniente del viento y en 2018 la capacidad total es de  563.726.

Como vemos en los números, la energía solar está «cazando» a la eólica y se perfila como la energía del futuro próximo. De hecho, China instaló, ella sola, 44.300 Megavatios nuevos de energía en 2018, para una producción total de 174.630 Megavatios. Eso la equipara ya a su capacidad eólica (184.260 Megavatios).

3. La evolución de las renovables respecto a los combustibles fósiles en los últimos 20 años

Estos crecimientos son esperanzadores, y es de esperar que aceleren aún más en los próximos años. Sin embargo, quizá la pregunta clave sea: ¿Esas cifras de renovables son grandes o pequeñas respecto a la producción global de energía teniendo en cuenta todas las fuentes?

Pues, desgraciadamente, debemos decir que son pequeñas todavía y que queda mucho trabajo por hacer.

Observemos estos datos de la IEA (International Energy Agency) representados por un gráfico clarificador que va desde 1990 hasta la actualidad.

Como podemos apreciar, las renovables limpias modernas (solar, eólica, etc) son aún una pequeña parte. De hecho, son esa delgada línea naranja más clara, que empieza a ensancharse un poco en los últimos años, y que está entre la violeta pálida de la hidroeléctrica y la naranja más oscura de biomasa y otros biocombustibles.

Entre las tres renovables forman un trozo considerable, pero aún palidecen respecto al carbón (azul verdoso en lo alto de la gráfica) y el petróleo (amarillo en la parte inferior).

De hecho, para los amantes de los números, he aquí la tabla que corresponde a esa gráfica.

Como vemos, las cifras de las renovables, resaltadas en color, mandan el mismo mensaje que el gráfico. Estamos en el buen camino, las renovables han crecido muchísimo en estos últimos 20 años y es de esperar que lo hagan mucho más.

Pero aún queda mucho trabajo por hacer, algo de lo que somos conscientes en Enérgya-VM. Por eso, lo que nos planteamos como objetivo desde el primer día sigue igual de vigente hoy y nos inspira a redoblar esfuerzos.


Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso