¿Cuánto consumen los electrodomésticos de mi hogar?

Eficiencia energética

En España encontramos más de 17 millones de viviendas habitadas, de ahí que el 20% del consumo energético se realice en los hogares. En función del tipo que sean -piso, adosado o chalé- presentarán un consumo de electrodomésticos en casa más elevado o más reducido. Además, su localización influirá notablemente también. En aquellas zonas más frías, el centro de la península, el gasto será mayor que en la costa mediterránea.

Dentro de este gran consumo energético de los hogares, gran parte corresponde a los electrodomésticos. Ellos consumen más de la mitad de la electricidad de tu casa. Por ello, elegir acertadamente tu tarifa de electricidad influirá de manera apreciable en el importe de tu factura. También lo hará conocer bien los electrodomésticos que tienes en casa. Y, por si desconoces cuánto consume cada uno y cómo puedes reducir su gasto, aquí te lo vamos a contar.

En este artículo veremos cuáles son aquellos electrodomésticos que más gastan y que pequeños trucos existen para que el consumo de estos aparatos sea lo menor posible. Porque siempre viene bien cualquier ayuda para ahorrar en casa.

consumo energético hogares
Una quinta parte del consumo de energía en España se produce en las viviendas

Los electrodomésticos de la cocina

Si bien puede ser que la cocina no sea la estancia que tenga más electrodomésticos de todo el hogar, sí que es en la que se concentra el mayor consumo de electricidad. ¿A qué se debe esto? Existen dos factores que hay que tener en cuenta para conocer cuánto consume un electrodoméstico: la potencia eléctrica del propio aparato y el tiempo que este está encendido. Y en la cocina encontramos tanto aparatos encendidos mucho tiempo, como el frigorífico, o con una elevada potencia, como el horno.

Empecemos por el primero, el frigorífico. Por norma general, no suelen presentar una potencia muy alta. La gran mayoría están entre 250W y 350W, pero el hecho de estar casi todo el año enchufado le convierte en el electrodoméstico que más electricidad consume al año. Porque si lo pensamos bien, ¿cuándo apagamos nuestras neveras? Tan solo cuando lo vamos a limpiar, o en algunos casos que nos vamos de casa por largos períodos de tiempo.

Se calcula que los frigoríficos son responsables del 30% del consumo de todos los electrodomésticos de la casa. Dos sencillos trucos para ahorrar el gasto de nuestras neveras son: no abrir la puerta más de lo necesario ni introducir alimentos calientes. Siguiendo esto, ahorraríamos sobreesfuerzos al motor, reduciendo el consumo de nuestras neveras. Otra manera de ayudar a nuestra nevera fácilmente es descongelando los alimentos en su interior. Aunque hay que tener en cuenta que lleva más tiempo que a temperatura ambiente.

Otro de los grandes focos de consumo eléctrico en nuestra cocina es el horno. En este caso, al contrario que en el del frigorífico, sí que es uno de los aparatos más potentes de la casa, con 1,2 kW de media. Además, como lo usamos frecuentemente para cocinar, a lo largo del año es uno de los electrodomésticos que más consume.

Para ahorrar mientras utilizamos el horno existen una serie de claves básicas. La primera de todas ellas, no debemos abrirlo mientras está funcionando. Cada vez que lo hacemos se escapa el 20% del calor, prolongando así el tiempo de cocción y el consumo. También, siempre que sea posible, intentaremos programarnos las comidas para cocinar varias cosas a la vez en el horno. Por último, podemos apagarlo un momentos antes de que esté terminado, ya que con el calor del interior terminará de hacer.

En el tercer escalón, cerrando el pódium de los electrodomésticos que más consumen en la cocina, encontramos al lavavajillas. Este aparato, tan socorrido a la hora de recoger después de una comida, es el responsable del 6% del gasto eléctrico de los electrodomésticos. Sin embargo, si lo utilizamos con programas a baja temperatura y cargado al máximo, reduciremos en gran medida su consumo.

consumo energético de electrodomésticos en cocina.
La cocina es uno de los principales focos de consumo eléctrico

Los electrodomésticos del resto de la casa

Pero no solo tenemos electrodomésticos en la cocina, nuestras casas están repletas de aparatos eléctricos de los que tenemos que estar muy atentos. Si no, el gasto eléctrico de nuestro hogar puede elevarse muy fácilmente sin que nos demos cuenta.

Fuera de la cocina, el electrodoméstico que más consume es la televisión, con un gasto de 263 kWh al año. De todo ello, gran parte es debido al modo stand by, cuyo consumo es de aproximadamente 3 Wh. Además, el tipo de pantalla que tenga nuestro televisor definirá también cuánto gastará: una pantalla LED consumirá menos que una LCD y que una Plasma.

En segundo lugar, encontramos a la lavadora, la cual produce casi el 12% del consumo de los electrodomésticos. Ella, al igual que el lavavajillas, utiliza gran parte de la energía para calentar el agua. Por lo que el mejor consejo para ahorrar es utilizar programas en frío o como máximo a 30º C. Además, aprovecharemos al máximo la capacidad de carga, evitando poner lavadoras medio llenas.

El siguiente gran consumidor que todos podemos encontrar en nuestras viviendas es el ordenador. Aquí vuelve a jugar un papel importante de nuevo el modo stand by, tanto de la pantalla como del resto de periféricos. Por ello, asegurarnos de apagar correctamente los altavoces, impresora, pantalla, etc. nos garantizará un ahorro importante. A su vez, quitar el salvapantallas, así como reducir el brillo de la pantalla, disminuirá el consumo que nos ocasiona el ordenador.

Por último, otro electrodoméstico que debemos vigilar es la secadora, aunque no suele ser muy habitual en los hogares españoles. Aun así, en caso de que decidas comprar una, un detalle importante es que sea de la misma capacidad que tu lavadora. Ya que, si adquieres una más pequeña, tendrás que ponerla dos veces para secar la colada; y si es más grande, no aprovecharás al máximo la capacidad de tu secadora.

consumo de aparatos electrónicos
La televisión y el ordenador son dos grandes consumidores de electricidad, debido en gran parte al stand by.

Otros factores que afectan al consumo

Aunque hemos estado hablando continuamente de frigoríficos, lavadoras, televisores y el resto de electrodomésticos en general, es cierto que cada aparato presenta un consumo específico. Todos los valores de consumo y potencia que hemos visto eran promedios. Aun así, igual que el uso que hagamos de nuestros electrodomésticos condicionarán su consumo, existen una serie de factores que también influirán notablemente.

Uno de los más importantes es la eficiencia energética de los aparatos eléctricos que tenemos. Cuando vamos a una tienda de electrodomésticos, podemos ver que todos tienen pegados unas pegatinas de colores con letras. Estas pegatinas indican la eficiencia energética del electrodoméstico, y varían desde la A+++, para los modelos más eficientes, hasta la D.

Este aspecto, que normalmente pasa desapercibido a la hora de elegir un modelo u otro, condicionará el consumo futuro de nuestro electrodoméstico. En el caso de los frigoríficos, la diferencia entre cada nivel de eficiencia energética es más del 12% de consumo. Para las lavadoras y lavavajillas, un modelo A+++ consume un tercio menos de electricidad que una etiquetada como A.

A pesar de que un electrodoméstico más eficiente tiene un precio más elevado, la inversión se amortiza a largo plazo. Al final de la vida útil de un frigorífico, un modelo A+++ nos supondrá un ahorro de 1.000 euros frente a un modelo D. Hay que tener en cuenta que no solo obtenemos beneficios económicos con el ahorro energético, sino que también se produce un beneficio ambiental al reducir la demanda de electricidad.

Otro factor de suma importancia es el mantenimiento que realicemos a nuestros electrodomésticos para que se conserve en un estado ideal. Ello incluye tanto limpiarlos asiduamente, como situarlos en espacios lo más propicios a sus condiciones y lo más apropiados para su uso.

Por ejemplo, una capa de escarcha de 3 milímetros en nuestro frigorífico tiene la suficiente capacidad aislante para aumentar el consumo de energía un 30%. Además, manteniéndolo alejado de focos de calor de la cocina, como el horno o la vitrocerámica, nos aseguraremos sacarle el máximo partido. También tenemos que conservar la parte trasera lo suficientemente alejada de la pared para que circule el aire, y limpiarla todos los años.

Con el horno ocurre lo mismo, manteniéndolo limpio y libre de grasa nos aseguramos una mayor eficiencia energética. Hoy en día existen hornos que incluyen funciones de autolimpieza, principalmente a través de pirolisis. Si no es nuestro caso, podemos formar una pasta mezclando dos cucharadas de bicarbonato sódico con agua. Extendemos dicha pasta por las paredes del horno, y cuando se seque la retiramos con un paño húmedo en vinagre.

eficiencia energética de los electrodomésticos
La eficiencia y mantenimiento de nuestros electrodomésticos determinarán también su consumo

En Enérgya-VM siempre estamos disponibles para ayudar a nuestros clientes. Ya sea mediante nuestro asesor de planes, para que puedas elegir la tarifa que mejor se adapta a ti. O a través de nuestro servicio de atención 24×7, donde siempre hay un técnico para solucionar tus consultas. Por ello, el 94% de nuestros clientes están satisfechos con nuestro servicio global.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso