¿Cuáles son las causas de la desertificación?

Compromiso con el planeta

La desertificación es la degradación de un ecosistema, que se vuelve cada vez más árido. Si no se detiene el proceso, este ecosistema puede acabar convirtiéndose en un desierto.

Este fenómeno es muy grave. Por eso, desde Enérgya-VM queremos concienciar y educar sobre la desertificación, respondiendo a las preguntas más importantes sobre el tema.

¿Cómo se produce la desertificación?

La desertificación es un proceso gradual que afecta primero a los terrenos que son, de por sí, más secos.

Una mayor ausencia de precipitaciones hace que las masas de agua que existen en el lugar (lagos, ríos, etc) vayan reduciéndose, en ocasiones hasta desaparecer. De la misma manera, el agua que se alberga bajo tierra también se va secando.

Eso produce un cambio en la vegetación. Esta se seca y, a su vez, dispara todo un proceso de empobrecimiento, ya que eso hay menos alimentos para los animales herbívoros.

Estos mueren o se desplazan hacia zonas menos afectadas por la desertificación, con lo que afecta al siguiente escalón de la pirámide alimentaria: los depredadores.

Faltos de presas, estos también desaparecen por el hambre, o se mueven a zonas con mayor afluencia de caza. Eso transforma al paraje en un desierto con cada vez menos vida vegetal y animal.

Por último, ese fenómeno en cadena afecta también a los humanos casi desde el principio. La ausencia de agua por la desertificación hace que no podamos abastecernos para el uso diario, ni que podamos cultivar en tierras en las que antes sí se podía.

Eso puede provocar restricciones de agua y, en última instancia, desabastecimiento, hambruna e incluso desplazamiento de poblaciones a zonas menos desérticas. Por último, la desertificación también contribuye a cambiar el clima y hacerlo más adverso.

desierto
Se calcula que las tierras secas ya ocupan, aproximadamente el 40-41% de la superficie terrestre.

¿Por qué se produce la desertificación?

Hay muchos motivos, pero se pueden englobar en dos principales:

  • El cambio climático. Que estamos produciendo mediante un incremento del calentamiento global del planeta. Eso hace que las temperaturas medias del planeta estén subiendo y las precipitaciones en muchas zonas sean menores, provocando ambas cosas la desertización. También la aparición de fenómenos del clima cada vez más extremos.
  • La sobreexplotación de los recursos naturales. Con talas desmesuradas que eliminan bosques y selvas, agotamiento de los ríos y acuíferos por un uso insostenible del agua, así como la realización de cultivos demasiado intensivos. Todo eso agota los nutrientes de la tierra, además de alterar los ecosistemas naturales, la cadena alimentaria y la meteorología.

El resultado son terrenos cada vez menos fértiles y desertizados, así como inundaciones y fenómenos meteorológicos extremos, que se añaden a los producidos también por el cambio climático.

Un bosque, por ejemplo, actúa como regulador del clima. Sin ellos, las temperaturas y precipitaciones se ven alteradas, produciéndose menos y siendo más intensas y destructivas cuando suceden.

Como vemos, la desertificación no tiene solo consecuencias directas en cuanto a menos agua y comida, también altera la climatología.

¿Cómo es de grave la desertificación en el mundo?

Es muy grave y acentuándose. Se calcula que las tierras secas ya ocupan, aproximadamente el 40-41% de la superficie terrestre.

En esa superficie cada vez más desértica viven más de 2.000 millones de personas. El 90% de ellas, en países pobres, lo que agrava las consecuencias de la desertización.

Entre el 1 y el 6% de esas personas ya viven en desiertos.

Actualmente, unos mil millones de personas están bajo la amenaza directa de la desertificación.

¿Cómo afecta la desertificación a España?

Por su posición geográfica, España está especialmente amenazada por la desertificación.

Según datos oficiales, más de dos terceras partes del territorio español está clasificado como áreas áridas, semiáridas o subhúmedas secas.

Como hemos visto, el proceso de desertificación es gradual y ese tipo de tierras son las primeras que se van convirtiendo gradualmente en un desierto sin vida. Eso implica imposibilidad de cultivar, calor y fenómenos meteorológicos extremos, además de ausencia de flora y fauna en general.

Por eso, dentro del plan de sostenibilidad ambiental y economía circular, un objetivo a corto plazo es la reutilización y aprovechamiento máximo del agua en España.

¿Se puede luchar contra la desertificación? Si es así, ¿cómo hacerlo?

Se puede luchar contra la desertificación y, de hecho, hay medidas de todo tipo.

Una de las más importantes es concienciarnos y realizar un consumo sostenible de energía. La producción de energía es el principal motivo de la emisión de CO2 y otros gases de efecto invernadero.

Apostar por energías renovables, como las que comercializa Enérgya-VM, es el primer paso importante en la lucha contra la desertificación. Con eso, se contribuye a aliviar el cambio climático, uno de los dos grandes motivos de la desertización.

Además del uso de energía renovable, hay medidas de todo tipo, como son:

  • Practicar una agricultura sostenible.
  • Protección de la biodiversidad, la flora y la fauna, impidiendo la explotación y contaminación de ciertos parajes.
  • La reforestación como política activa contra la principal causa de desertificación.
  • Enriquecimiento de los suelos de cultivo, mediante procesos como la hiperfertilización.
  • Un consumo más racional del agua y un mejor aprovechamiento de esta.

Como vemos, aunque muchas acciones contra la desertización requieran de políticas y medidas gubernamentales, tenemos un enorme poder en nuestras manos con el consumo sostenible.

Por un lado en cuanto a consumo de energía, y por otro en cuanto consumo de bienes en general, contribuyendo al reciclaje y a elegir productos de fabricación sostenible.

Porque sin esas acciones personales, todo lo demás no servirá de nada.

La desertificación es un problema importante, y desde Enérgya-VM estamos comprometidos a hacer todo lo posible por nuestra parte.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso