Día Mundial del reciclaje: 7 consejos para celebrarlo

Compromiso con el planeta

La UNESCO declaró el 17 de mayo como Día mundial del reciclaje. Y para celebrarlo, te vamos a dar unos consejos, sencillos y prácticos, para hacerte más fácil esa tarea de reciclar.

Como siempre decimos en Enérgya-VM, son los pequeños gestos los que cambian las cosas. Puede parecer que no es así, pero el impacto del reciclaje es fundamental. Gracias a él ahorramos energía, combatimos el cambio climático y hacemos de este un mundo más limpio y saludable.

Por eso, para celebrar el Día Mundial del Reciclaje, aplica estos consejos y reciclarás más y mejor.


Son los pequeños gestos los que cambian las cosas.

1. Haz la tarea de reciclaje lo más fácil posible

Cuanto más sencillo sea reciclar, más lo haremos. Por eso, es muy importante que sea muy fácil reciclar adecuadamente. Para ello, compra unos sencillos cubos del color adecuado (amarillo para envases, verde para cristal y azul para papel) y ponlos juntos, al lado del cubo del desecho orgánico.

Si tenemos los cubos de reciclaje alejados de la bolsa de basura general, más de una vez no echaremos lo que toca a su sitio adecuado. Además, eso hará más sencillas las tareas de reciclaje para aquellos que vivan con nosotros, como personas mayores menos acostumbradas o niños.

Del mismo modo, y por si no queda claro, puedes rotular los cubos, o decorarlos con un dibujo indicativo.

Normalmente esos contenedores están en la cocina pero, si hay habitaciones donde se genera desperdicio (como despachos, donde se usa papel y se generan basuras de otro tipo) puedes ir poniendo allí contenedores separados también. Así lo harás más conveniente y fácil.

2. Aplasta siempre envases y cajas

El Día Mundial del Reciclaje celebra también el del consumo responsable que no desperdicia nada. Por eso, también es necesario que no haya espacio sin usar en nuestros cubos y bolsas de reciclaje.

Para eso, dos cosas importantes.

  1. Aplasta las cajas de cartón hasta aplanarlas. No solo cabrá más papel en tu cubo y en el contenedor, sino que te será mucho más fácil transportarlo.
  2. Muchas botellas de agua y otros líquidos están hechas para ser aplastadas fácilmente y que ocupen menos espacio. Para eso, quita el tapón, aplasta la botella y pone de nuevo el tapón para impedir que entre el aire de nuevo.

Con las latas de refresco puedes hacer lo mismo, aplastadas cabrán mejor.

3. Pequeños pasos para empezar a reciclar

Si, por lo que sea, en tu casa no hay costumbre de reciclar, lo mejor es empezar por pequeños pasos. Disponer toda una estructura complicada y querer hacerlo todo bien a la primera puede jugar en contra.

Recordemos que cuanto más fácil sea, más reciclaremos. De hecho, puedes incluso convertirlo en un juego para los más pequeños, dando premios, explicando por qué es importante e inculcando desde niños los principios del Día Mundial del Reciclaje.

4. Si tienes dudas, siempre puedes consultar online

Gran parte de las actividades del Día Mundial del Reciclaje se centran en educar e informar. Y es que, a veces, podemos tener dudas de dónde va una cosa u otra.

No hay problema. Si te surgen esas preguntas, puedes consultar online con el Asistente Inteligente de Reciclaje (A.I.R.E.). También puedes descargarte esta guía completa para saber dónde se recicla cada cosa.

Y, por supuesto, no dudes en enseñar a otros cómo resolver esas dudas, así formarás parte activa de lo que propone el Día Mundial del Reciclaje.

5. Lleva tu reciclaje un poco más allá

Otro de los principios del Día Mundial del Reciclaje es inculcar la filosofía de Reducir residuos, Reutilizar cosas y Reciclar las que no tenemos más remedio que usar y tirar.

Por eso, nuestra mentalidad de reciclaje debe ir más allá. Por ejemplo, podemos reciclar el agua, un recurso muy valioso que, de paso, nos ayudará a ahorrar. Si has cocido pasta, por ejemplo, puedes usar ese agua para regar las plantas (eso sí, recuerda no echar sal).

Del mismo modo, si te estás planteando reformas en fontanería, puedes instalar un sistema de reciclaje de aguas grises. Es decir, que no son potables (como la que has usado para ducharte) pero pueden usarse, por ejemplo, para la cisterna del baño.

Del mismo modo, puedes reciclar la comida que te ha sobrado, e incluso hacer compost casero (abono para plantas), si es que tienes un huerto o macetas.

6. Compra reciclado

La reutilización es una pieza clave dentro de la Economía Circular y la lucha contra el cambio climático. Por eso, elige siempre reciclado cuando tengas la opción.

En muchos casos, podrá seguir siendo reciclado otra vez cuando termines con él.

7. Procura limpiar envases antes de reciclar

Cuando vayas a reciclar cajas y envases, asegúrate de enjuagar un poco lo que tengan dentro y vaciarlos. Eso facilita la labor de reciclaje, e impide la contaminación del sistema por elementos orgánicos.

Como ves, son 7 consejos increíblemente sencillos. Y a pesar de suponer un esfuerzo muy pequeño, provocan un cambio muy grande. Un cambio a mejor, un cambio para que el Día Mundial del Reciclaje sea todos los días.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso