¿En qué consiste la economía circular?

Generación

La economía circular es una manera de enfocar la producción de bienes y servicios, y su consumo posterior, de una manera sostenible.

Es decir, que se puedan obtener los beneficios de esos bienes y servicios, pero sin poner en peligro el medio ambiente o el futuro de las siguientes generaciones.

¿Cómo consigue la economía circular una producción y consumo sostenibles?

Enfocándose en un modo de producir y consumir que siga la regla de cuatro grandes R’s:

  • Reducir: tanto los recursos que se necesitan para producir algo, haciéndolo más eficiente, como el desperdicio de materiales y residuos. Esto último, se aplica a la producción y a los residuos.
  • Reutilizar: tanto materias primas como productos, en contraposición a la filosofía de «usar y tirar».
  • Reciclar: para aprovechar los residuos de manera que se conviertan en materia prima y entren de nuevo en la rueda productiva de la economía circular. Eso reduce desperdicios, contaminación y consumo de materiales, no agotándolos.
  • Reparar: para dar nueva vida a antiguos productos que, por muy poco, pueden funcionar de nuevo, en vez de acabar como basura.

Todo eso está «metido» dentro de otra gran erre: la de Repensar, o rediseñar todo para que se adapte a esos principios.

La economía circular supone una filosofía y una manera de hacer las cosas global, abarcando todas las fases de la producción y el consumo.

Por eso, la economía circular supone rediseñar los productos para hacerlos más eficientes, reciclables y fáciles de reparar. También supone repensar las maneras de producir y sus procesos, para generar menos desperdicio y residuo…

En definitiva, la economía circular en un concepto tan importante, que la actual política de sostenibilidad ambiental española se basa en ella.

De hecho, el plan actual de sostenibilidad en España se llama: Estrategia Española de Economía Circular.

economia
España quiere implantar una economía circular para que la producción y el consumo en el país sea sostenible

La economía circular y la sostenibilidad ambiental en España

España quiere implantar una economía circular para que la producción y el consumo en el país sea sostenible.

Para eso, quiere poner en marcha esos principios, empezando por:

  • Reducir el uso de recursos no renovables.
  • Reutilizar esos recursos en lo posible, especialmente el agua a corto plazo, tan importante en España.
  • Innovar en producción, investigación y diseño, para que sigan los principios de esas erres que hemos visto.
  • Informar y concienciar sobre consumo sostenible y economía circular.
  • Promover el empleo en los nuevos yacimientos de la economía circular: reciclaje, reparación, recursos renovables…

La nueva economía circular y la antigua economía «lineal»

La economía circular supone un cambio respecto a la manera tradicional de enfocar la producción y el consumo.

Esta antigua manera se basaba en producir, usar y tirar. Todo eso en una «línea recta» que no buscaba aprovechar nada para reintegrarlo o usarlo de nuevo.

Tampoco se buscaba especialmente la sostenibilidad ambiental y, en muchas ocasiones, primaba el puro beneficio y la reducción de costes. Que sea insostenible o dañe el medio ambiente y a las generaciones futuras, no importaba. Solo importaba el beneficio presente, algo que no nos podemos permitir.

Lo mismo ocurre con un consumo lineal de «usar y tirar». Es el que busca lo más barato y lo que cumpla el objetivo, sin tener en cuenta la sostenibilidad o el desperdicio.

En esta parte, todos nos debemos concienciar. Desde Enérgya-VM, no solo apostamos por energía 100% renovable y limpia. También lo hacemos por poner nuestro grano de arena, informando y educando sobre el derroche de energía y residuos.

Tenemos que pensar en «círculos» y en ver qué podemos reintegrar en la rueda de la economía, a través del reciclaje, la reparación o la reutilización.

Ejemplos reales de economía circular

La economía circular no significa que las empresas deban renunciar a los beneficios, o que las personas tengamos que renunciar a los avances.

La economía circular reduce costes, aumenta la rentabilidad de las empresas y también su reputación.

Las personas obtienen, a su vez, productos y servicios más innovadores y cómodos. Además, tienen otros beneficios, como ciudades más limpias y mejor salud, debido a un ambiente menos contaminado.

Algunos ejemplos de economía circular son:

1. Los vehículos eléctricos como servicio

En muchas ciudades se puede disponer de vehículos eléctricos (automóviles o bicicletas), que puedes alquilar para desplazarte, y luego dejarlos al llegar.

El vehículo pasa de ser un producto que mantienes (con sus costes e inconvenientes) a un servicio que utilizas cuando conviene.

Eso permite menos derroche y gastos para todos, más aprovechamiento del tiempo, menos contaminación y más conveniencia.

2. Enérgya-VM y las energías renovables

En Enérgya-VM apostamos por la economía circular y por eso somos parte de ella. Comercializamos energía 100% limpia y renovable, además de informar y concienciar, como en este caso, sobre sostenibilidad.

Los clientes que apuestan por nosotros reciben la misma calidad de servicio, consumen de manera sostenible y, además, transforman el mercado y el futuro.

Porque cuantas más personas apuesten por energía limpia como la nuestra, más poderoso es el mensaje de cambio que recibe el mercado. Esa es la manera de pasar a una economía circular.

3. Multitud de pequeños proyectos y productos con la filosofía de economía circular

La economía circular lo abarca todo, no solo grandes iniciativas de movilidad o energía, como hemos visto.

Desde cepillos de dientes 100% reciclables y biodegradables, hasta empresas que reutilizan materiales como plásticos e hilos para hacer bolsos y ropa.

Como vemos, desde lo pequeño a lo grande, el proceso de repensar y rediseñar que promueve la economía circular lo está cambiando todo.

Y es que el camino al futuro es así, circular en vez de lineal.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso