El aceite de palma, el biocombustible más consumido en Europa

Generación

El aceite de palma es un tema muy de actualidad por varios motivos, algunos de ellos polémicos. Con el aceite de palma se elabora biocombustible, que es el más usado en Europa.

Sin embargo, cambios recientes en la legislación de la Unión Europea pueden terminar con esa situación. 

Veamos, con datos en la mano, el tema del aceite de palma, su uso energético, el impacto ecológico y el futuro del biocombustible más usado hoy en Europa.

Los principales usos del aceite de palma

La industria alimentaria y cosmética han usado, y siguen usando, el aceite de palma. Gracias a sus características, se utiliza en cremas y también alimentos. Sin embargo, está decayendo debido al impacto ecológico del cultivo de la planta y la concienciación de los consumidores.

Además de cosmética y alimentación, el otro gran uso del aceite de palma es como biocombustible.

Con el fin de reducir las emisiones contaminantes, y tener mayor independencia de los combustibles fósiles, los biocombustibles parecían una buena alternativa hace unos años. 

Por eso, el uso de biocombustible en el mundo ya se situaba, en 2016, en más de 352.000 millones de litros. Su principal consumidor es Estados Unidos (que fabrica y consume, sobre todo, biocombustible basado en la soja). 

En cuanto al aceite de palma, han surgido datos y consecuencias inesperadas que lo han convertido en una alternativa polémica.

El uso de aceite de palma como biocombustible en Europa

Los conductores europeos usamos más aceite de palma que la industria cosmética y alimentaria juntas.

Casi toda la producción de aceite de palma que se realiza en nuestro continente está, precisamente, en España e Italia. De hecho, el 95% del biocombustible que producimos nosotros es a partir de aceite de palma. Mientras, el 90% de biocombustible producido en Italia también es de palma.

El resto lo importamos, siendo los principales productores Indonesia, Malasia, Colombia o Nigeria. Estos países mantienen inmensos cultivos de palma que crean problemas ambientales, como veremos más adelante.

De hecho, la producción de aceite de palma es cada vez mayor, lo que ha hecho que baje su precio. Aunque eso lo hace más atractivo frente a alternativas como el petróleo, las preocupaciones ecológicas son cada vez mayores.

El cambio de legislación en Europa sobre el uso de aceite de palma como biodiesel

La Unión Europea ha cambiado recientemente su postura sobre el aceite de palma como biocombustible y las reglas serán más estrictas.

Esto se debe a que la Unión quiere poner freno a biocombustibles que producen cambios en el uso de la tierra, los ecosistemas y más emisiones de gases de efecto invernadero que las que ahorran.

De hecho, datos de la Comisión han llevado a concluir que el biocombustible de aceite de palma puede estar incluso triplicando esas emisiones a la atmósfera. Esto se debe, sobre todo, a las llamadas emisiones indirectas. 

Zonas deforestadas para cultivar palma y alteración de ecosistemas para su producción hacen que esos parajes ya no puedan capturar CO2 y empeoren el cambio climático. 

Eso ha llevado a que, en este mismo 2019, la Unión Europea haya calificado al aceite de palma como biocombustible insostenible. Los subsidios han sido eliminados y, de hecho, algunos países como Francia se están adelantando y no usarán aceite de palma como biocombustible ya en 2020. 

Las consecuencias negativas del aceite de palma para el medio ambiente

A pesar de que el aceite de palma es un buen biocombustible desde el punto de vista energético, los efectos perjudiciales sobre el medio ambiente son:

1. La deforestación y su enorme impacto en el cambio climático

Como ya hemos comentado, deforestar para implantar cultivos tiene un efecto negativo en el cambio climático. Eso se acentúa por el hecho de que lo que se deforesta principalmente es selva

La mayor parte de la producción mundial se sitúa en zonas tropicales y selváticas, cuyo poder para capturar CO2 y reducir el cambio climático es inmenso.

2. La destrucción de biodiversidad y la extinción de especies

No solo las zonas de cultivo solían ser selvas frondosas con poder para regular el clima, es que eran también territorios de inmensa biodiversidad animal y vegetal. 

Especies autóctonas protegidas, como el orangután, están en peligro al reducirse su territorio natural. Junto a ellos, otras miles de especies animales y vegetales se ven desplazadas o eliminadas.

3. El empobrecimiento del suelo

Las raíces de los árboles anclan el suelo. Cuando desaparecen, el clima deja de regularse. Esto hace que sequías y lluvias torrenciales sean más frecuentes, en vez de producirse fenómenos más suaves y estables. A la vez, estas lluvias arrastran el suelo que ha perdido esa estructura arbórea. La conclusión es que el terreno se vuelve más pobre.

4. Las consecuencias sociales

La producción masiva de palma ha provocado un impacto positivo en la economía de zonas tradicionalmente pobres. Por eso, es necesario que el restablecimiento del equilibrio ofrezca alternativas a aquellos que más lo necesitan.

En definitiva, el aceite de palma es el biocombustible más usado en Europa, pero eso va a cambiar por las negativas consecuencias ecológicas.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso