El aluminio reciclado, sus beneficios y su ciclo de vida

Compromiso con el planeta

El aluminio es uno de los materiales más reciclables y reciclados que hay. También es uno de los que más ha crecido a la hora de recuperarse para reutilizar. Por eso, te contamos todo lo que debes saber sobre el aluminio reciclado.

¿Cuánto se recoge en España y otras partes del mundo? ¿Cómo se reutiliza el aluminio? ¿Para qué se usa ese aluminio reciclado? 

Te contestamos a todo esto de una manera amena y sencilla.

El aluminio, uno de los elementos más reciclados en España y en el mundo

El aluminio es uno de los materiales con mayor potencial de reciclaje. De hecho, es el elemento más valioso que puedes encontrar en tu cubo de basura.

Tan solo en España, se recogieron en 2018 más de 48.000 toneladas de envases de aluminio para su reciclaje. Eso supone que fuimos capaces de reaprovechar algo más de la mitad de los envases de este tipo que se pusieron en circulación.

Esas 48.000 toneladas siguen una tendencia ascendente de años anteriores. De hecho, según datos de Ecoembes, se recicla el 78,8% de los envases de plástico, aluminio, papel y cartón que utilizamos.

Estas cifras son similares en muchos países del mundo, donde el potencial del aluminio reciclado también se aprovecha. Un dato muy curioso es que se estima que el 75% del total de aluminio que se ha producido históricamente en Estados Unidos todavía está en circulación.

¿Cómo se hace el aluminio reciclado?

El aluminio sigue todo un viaje desde nuestro cubo de basura hasta su reutilización, listo para ser usado de nuevo.

Los pasos para hacer aluminio reciclado son:

  • Depositamos el aluminio en nuestro cubo de basura y luego en su contenedor de reciclaje.
  • De allí se lleva a las plantas de procesamiento, donde se separa del resto de envases.
  • En esas plantas, también se separan distintos tipos de aluminio y se limpian para procesarlos de nuevo.
  • En el paso siguiente, el aluminio se funde a alta temperatura. Esto permite también separarlo de otros elementos, como la pintura de una lata de refresco, pegatinas y otros materiales adheridos.
  • El aluminio fundido se suele almacenar en forma de lingotes. Algunos de esos lingotes pueden contener el equivalente de más de millón y medio de latas de refresco. De esta forma, el aluminio es más compacto y cómodo de transportar.
  • Esos lingotes son enviados después a un molino, donde se aplastan formando placas de aluminio de gran flexibilidad y resistencia. En ocasiones, las propias plantas de procesamiento iniciales pueden generar esas planchas de aluminio directamente.
  • El aluminio reciclado se transforma entonces en elementos útiles para el día a día. Puede ser otra lata de pintura o refresco, el envoltorio que recubre el chocolate y otros alimentos, etc.

Como ves, es un proceso cuidadoso que permite usar y una otra vez el aluminio. La cuestión es, ¿hasta cuándo se puede seguir reutilizando?

¿Cuántas veces se puede reutilizar el aluminio reciclado?

El vidrio y los metales, como el aluminio, tienen un potencial de reutilización prácticamente infinito. Es decir, bien tratados, se pueden reutilizar todas las veces que haga falta.

Esto se debe a que durante el proceso de reciclado no pierden propiedades. Una vez fundidos y reducidos a materia prima pura, vuelve a ser aluminio prácticamente indistinguible del que se fabrica por primera vez.

En el caso del papel, por ejemplo, estamos ante un material con un alto potencial de reciclado, pero el proceso de reutilización altera sus propiedades. Eso hace que no todo el papel reciclado sea igual, se pueda usar para lo mismo o se pueda reutilizar infinitas veces.

Algunas ventajas y curiosidades fascinantes del aluminio reciclado

Además de su potencial de reutilización y su facilidad de reciclaje, el aluminio tiene otras curiosidades y ventajas, como estas:

  • El aluminio reciclado es más barato de producir que el nuevo. Esto se debe a que ese reciclaje obtiene aluminio a partir de la fundición del metal. Este proceso es más sencillo y barato que la creación de aluminio nuevo mediante, por ejemplo, la electrolisis y la bauxita.
  • El aluminio reciclado también requiere menos energía que el nuevo para su fabricación. Esto lo hace todavía más interesante desde un punto de vista ecológico.
  • El aluminio reciclado produce un desecho, coloquialmente llamado escoria blanca. Ese desecho contiene todavía aluminio que se puede extraer en un segundo reciclaje, e incluso usar el desecho en la fabricación de cemento o asfalto.
  • Aunque se suele extraer de la bauxita, el aluminio está presente hasta en 270 minerales
  • A pesar de lo anterior, el aluminio casi nunca se le puede encontrar de forma pura en la naturaleza.

Como vemos, el aluminio reciclado es pieza fundamental en nuestra vida diaria. Siendo uno de los materiales más reciclados y reciclables, nunca nos debemos olvidar de ponerlo en el contenedor adecuado.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso