El autoconsumo industrial, ¿cómo es de rentable?

Eficiencia energética

Ahora que se habla tanto de una transición hacia energías renovables, esta será imposible sin un autoconsumo industrial, basado principalmente en energía solar

¿Qué es el autoconsumo industrial? ¿Cómo se puede poner en marcha y qué papel está teniendo? ¿Qué ventajas y rentabilidad tiene para las empresas?

Te contamos todo sobre el tema, como siempre, de manera sencilla. 

Qué es el autoconsumo industrial

El autoconsumo industrial consiste en que una empresa sea capaz de generar ella misma toda la energía que necesita para realizar su actividad de manera eficiente. 

Esto implica la electricidad para fabricar productos, operar en el día a día y mantener un desempeño correcto.

De esta manera, la empresa tiene una planta de generación de su propiedad que, en casi todos los casos, será de energía solar fotovoltaica.  

Cómo se aplica en la práctica

Al igual que cuando hablamos de autoconsumo residencial, el proceso para implantar un autoconsumo industrial es muy similar, siendo la principal diferencia la dimensión mucho mayor que requiere.

Esto implica que las empresas deben disponer de un terreno propio lo bastante amplio e invertir en muchos más paneles solares que una casa particular.

Los pasos para implantar el autoconsumo industrial son:

  1. Realizar un estudio personalizado, para calcular la dimensión necesaria del proyecto y el tipo de instalación. Actualmente, el 90% de proyectos de autoconsumo industrial están conectados a la red eléctrica general, por si hace falta energía cuando no hay sol y para volcar excedentes cuando se produzca de más.
  2. Instalar los equipos necesarios (paneles, inversores, cableados, etc) en los terrenos adecuados propiedad de la empresa.
  3. Realizar los trámites con la distribuidora eléctrica y los organismos autonómicos y locales que correspondan. Habrá que hacer el llamado «boletín» (el certificado de instalación eléctrica), la presentación del proyecto técnico y certificar que se cumpla el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión.
  4. Por último, se pone en marcha la instalación de autoconsumo industrial.

Qué papel tiene en el autoconsumo industrial en el presente y el futuro

En España, el autoconsumo está batiendo récords y, según datos de la UNEF (Unión Española Fotovoltaica) en 2019 se instalaron 459 MW de autoconsumo, doblando las cifras del año anterior.

Según estos mismos datos, entre el 50% y el 60% de esa potencia ha sido en forma de autoconsumo industrial (entre un 30 y un 40% ha sido en el ámbito comercial y el 10% restante en el residencial).

Dicho de otra manera y para que se comprenda la dimensión, esto significa que el crecimiento del autoconsumo industrial en España durante 2019 fue tan grande como todo el crecimiento global del autoconsumo en 2018.

Empresas como el gigante IKEA, por ejemplo, tienen como objetivo que en este año 2020 generen tanta energía renovable como la que consumen a nivel mundial, y para ello tiene instalados en España más de 40.000 paneles solares. 

Así que, como vemos, el autoconsumo industrial tiene el papel líder en la adopción de esta tecnología y en la transición ecológica hacia una economía más sostenible. Además, esta transición ecológica quiere ser la punta de lanza de la recuperación económica y de una necesaria modernización.

Con el aumento de políticas en este sentido a corto plazo, la previsión es que el autoconsumo industrial seguirá siendo el más importante y, no solo contribuirá a la rentabilidad de las empresas, sino también a la creación de empleo.

En cuanto a rentabilidad, obviamente la elección del autoconsumo por cada vez más sectores de la industria es testimonio de que supone una ventaja económica. Muchos proyectos de autoconsumo industrial pueden ser recuperados en menos de 10 años y, a partir de ahí, ahorrar mejorando resultados en la empresa. 

Sin embargo, es importante que, para aumentar esa rentabilidad, el peso del término fijo en la factura eléctrica en España se acerque a la media europea (alrededor del 23%) reduciéndose desde el actual 40%.

De esta manera, conseguiremos que la industria sea más competitiva y el autoconsumo se adopte a mayor velocidad todavía.

Qué ventajas tiene el autoconsumo industrial

Muchas, entre las que cabe destacar:

  • Una reducción de emisiones nocivas a la atmósfera, luchando así contra el cambio climático. No olvidemos que la industria es una parte fundamental del consumo eléctrico global y que el autoconsumo industrial puede provocar un impacto muy importante.
  • Una mejora en la competitividad de esas industrias. Como ya hemos visto, mediante la reducción de costes y el ahorro, una vez recuperada la inversión.
  • Una modernización del tejido económico en general. Gracias a la inversión en nuevas tecnologías y la reconversión de empleos hacia esa autogeneración e instalación de renovables.
  • Una diferenciación respecto a los competidores. Apostando por las soluciones respetuosas, las industrias se vuelven atractivas para clientes cada vez más concienciados con el medio ambiente.

Como vemos, el autoconsumo industrial está creciendo enormemente y lo seguirá haciendo en el futuro cercano. Los materiales y componentes no dejan de innovar y bajar sus precios. Esto los hace cada vez más atractivos para que la industria dé ese salto necesario a una economía más verde y respetuosa, poniéndose en primera fila de la lucha contra el cambio climático.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso