El azúcar, una sorprendente fuente de energía alternativa

Compromiso con el planeta

En Enérgya-VM siempre apostamos por las fuentes de energía renovables y limpias. Y, aunque te hablamos a menudo de las más extendidas, como la energía solar o la eólica, hay otras mucho más sorprendentes… como el azúcar.
El azúcar no solo proporciona energía a nuestro cuerpo cuando la consumimos, sino que también puede generar electricidad y ser un biocombustible.
Aquí te mostramos todo sobre el azúcar como fuente de energía renovable, limpia y alternativa.

La capacidad del azúcar para convertirse en hidrógeno

Una de las claves por las cuales el azúcar puede ser una buena fuente de energía alternativa es por su capacidad de convertirse en hidrógeno.
El hidrógeno es un excelente combustible limpio. Tres veces más eficiente que el petróleo, propulsa naves espaciales y es capaz de generar electricidad. ¿Y el residuo que deja? Solamente agua, con lo que no tiene un impacto ambiental negativo.
A pesar de esto, el problema está en la producción actual de hidrógeno. La mayoría se realiza partiendo de materias primas como el gas natural. Obviamente, crear hidrógeno a partir de recursos no renovables anula gran parte de las ventajas.
Sin embargo, la biomasa, compuesta de árboles, plantas y otros desechos de materia vegetal, es una fuente rica en almidones y azúcar. Actualmente, se suelen usar para biocombustibles, pero se puede utilizar como materia prima para el hidrógeno.
Según Percival Zhang, profesor de bioingeniería de la Universidad Virginia Tech, actualmente podemos producir hidrógeno de cualquier clase de desecho agrícola, desde astillas a los tallos del maíz. Estos desechos no tienen ningún uso en la industria, ni tampoco pueden ser reciclados, con lo que su uso para la generación de hidrógeno tendría un impacto doblemente positivo.
La tecnología de Zhang permite la extracción de los azúcares de una manera más eficiente y, aunque la tecnología todavía está en sus inicios, ha despertado mucho interés. De hecho, grandes compañías, como la petrolera Shell, están invirtiendo en el proyecto.
teléfono móvil

La batería de azúcar que dura 10 veces más que la de litio

Del mismo laboratorio de la Virginia Tech, ha salido una bio-batería barata, biodegradable y recargable. Y no solo eso, aunque no es la primera batería desarrollada a partir del azúcar, esta tiene una densidad energética mucho mayor que las inventadas hasta ahora.
Como todas las células de este tipo, la batería de azúcar combina combustible, en este caso maltodextrina (un polisacárido) con aire. De esa manera, se consigue generar electricidad. Además, el residuo que deja es agua, con lo que se resuelven todos los problemas de las baterías actuales. Para empezar, no tiene en su interior elementos peligrosos y contaminantes, es perfectamente biodegradable y no deja residuos nocivos.
A las ventajas tenemos que añadir que no es explosiva, ni tampoco inflamable como el resto de baterías. Y cuando se termina, se puede recargar de una manera similar a como rellenas tus cartuchos de tinta de impresora.

El uso de la caña de azúcar como fuente de energía alternativa

Los biocombustibles siguen siendo de interés como sustitución de los combustibles fósiles. Con el objetivo de obtener una fuente de energía renovable, y más limpia en la combustión, se han estado desarrollando fuentes alternativas.
Una de las más interesantes, relacionadas con el azúcar, es el uso del bagazo de la caña de azúcar y la remolacha, que es el desecho vegetal que queda, una vez extraído el alimento. Usando ese bagazo como biomasa, se puede producir energía térmica, la más directa, o también electricidad.
Países como Turquía la utilizan, y están desarrollando diversos medios para obtener una mayor efectividad en la generación de energía, pero no están solos en eso. Otras naciones productoras de azúcar, como Brasil, Colombia, Cuba, India o las Filipinas, usan la biomasa que queda para producir energía térmica.
En estos casos, la energía proporcionada por el azúcar no es 100% limpia, pero sí es renovable (ya que se puede plantar otro cultivo) y también es más beneficiosa para el medio ambiente, al sustituir a combustibles fósiles, con peores emisiones durante la combustión.

La situación actual del azúcar como fuente de energía

Como vemos, el azúcar es una fuente de energía renovable, que puede ser 100% limpia si se convierte en hidrógeno, o más limpia que petróleo y carbón cuando se usa como biocombustible.
El uso de biomasa compuesta de desecho de cultivos para generar energía termal, o la creación de biocombustible que sustituya al petróleo, es generalizado en países productores de azúcar.
Sin embargo, lo más interesante está en los desarrollos que se están haciendo en cuanto a baterías de azúcar, o mecanismos de conversión de azúcar en hidrógeno. Cuando se utiliza así, este elemento se convierte en una fuente de energía 100% limpia y renovable.
Y, aunque esas investigaciones están todavía en sus etapas iniciales, pueden jugar un papel muy importante en el futuro.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso