El Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

Compromiso con el planeta

Cada 16 de septiembre, desde el año 1995, se celebra el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono. Es una iniciativa promovida por la ONU y, como es habitual, en Enérgya-VM nos sumamos a ella.

Dentro de nuestro compromiso por difundir y educar en temas ambientales, te contamos en qué consiste el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, su importancia y qué podemos hacer para proteger este recurso tan importante.

¿Qué es la capa de ozono?

La capa de ozono es una parte de nuestra atmósfera situada en la zona baja de la estratosfera

Se extiende desde los 15 kilómetros de altura desde la superficie del planeta hasta llegar a los 35 kilómetros, mientras que su grosor varía según la zona geográfica y las estaciones del año. Hay lugares donde la capa de ozono es más fina, mientras que en otros es más gruesa.

La capa de ozono se llama así porque la concentración de este gas allí es mayor que en otros lugares. Mientras que en el aire que respiramos la concentración es de unas 0,3 partes por millón, en la capa de ozono está alrededor de las 10 partes por millón.

¿Por qué es tan importante preservar la capa de ozono?

Muy sencillo, porque es la parte de la atmósfera que absorbe más radiación ultravioleta.

De hecho, se calcula que esta capa filtra entre el 97% y el 99% de la luz ultravioleta de frecuencia media que nos llega del sol.

Como seguramente sabrás, la radiación ultravioleta es nociva para la mayoría de la vida. Por eso, sin la capa de ozono nos veríamos inundados de demasiada radiación solar y dejaríamos de existir.

Al igual que con el cambio climático, la acción del hombre puede debilitar la capa de ozono.  De hecho, durante los años ochenta, esta capa empezó a debilitarse mucho y, en algunas regiones, como la Antártida, se llegó a formar un agujero que permitía el paso de demasiada radiación y amenazaba con extenderse por el planeta.

¿Qué provoca el debilitamiento de la capa de ozono?

La capa de ozono se ve afectada principalmente por lo que se llaman catalizadores de radicales libres. Los más famosos y dañinos fueron los Clorofluorocarbonos (CFC’s), que eran usados en sprays, como desodorantes y similares, además de en refrigerantes.

Por eso, se estableció una prohibición de la producción y uso de CFC’s mediante el Convenio de Viena y el Protocolo de Montreal que, con el tiempo, ha sido firmado por los 197 países del planeta.

¿Cuál es la situación actual de la capa de ozono?

Está mejorando. Por suerte, la prohibición de los CFC’s, la coordinación de los distintos países del mundo y la concienciación de la sociedad hicieron que, en 2003, se viera que la degradación de la capa de ozono se hacía más lenta y, en años recientes, se ha producido incluso una recuperación.

La capa de ozono es un ejemplo de que, con un compromiso firme y una acción decidida por parte de todos, podemos revertir la situación, dando esperanza para otros temas importantes, como el cambio climático.

Sin embargo, la recuperación no está aún al 100%, así que seguimos celebrando el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, porque no podemos bajar la guardia. 

¿Qué podemos hacer para proteger la capa de ozono de nuestro planeta?

Estas son algunas cosas que podemos hacer para que este escudo de ozono alrededor del planeta siga siendo efectivo.

  • No usar CFC’s y reciclar adecuadamente los aparatos que los utilizan. Porque, aunque se hayan prohibido los sprays, por ejemplo, si tenemos aires acondicionados o frigoríficos anteriores a 2010, es probable que aún usen refrigerantes basados en HCFC’s. Desde Enérgya-VM abogamos por invertir en electrodomésticos eficientes, con menos emisiones, que ahorren más energía y estén libres de CFC’s.
  • Que estos electrodomésticos se reciclen adecuadamente, recuperando el CFC para que no se filtre a la atmósfera y suba hasta la capa de ozono, ya que es más ligero que el aire.
  • Asegurarnos de que otros productos, como sprays, extintores o incluso productos de limpieza o disolventes, no contienen CFC’s. Si tenemos alguno antiguo por casa, es importante reciclarlo bien y no tirarlo simplemente.
  • Apoyar la agricultura no intensiva que no usa Óxido de Nitrógeno en cantidades excesivas, ya que es otro de los gases que afecta a la capa de ozono.

Y por supuesto, apostar por la reducción de emisiones de gases de invernadero, uno de nuestros objetivos principales cuando creamos Enérgya-VM. Se ha demostrado que estas emisiones también pueden crear un desequilibrio de la capa de ozono.

Para ello lo principal es:

  • Emplear energías renovables, como las que proporciona Enérgya-VM. 
  • Pasarse al vehículo eléctrico, sobre el que te asesoramos y con el que te ayudamos con la instalación de puntos de recarga. 
  • Utilizar el transporte público todo lo posible y reducir el uso del coche en favor de otros medios más respetuosos con el medio ambiente (como la bicicleta, el patinete, caminar, etc). 

Esto contribuirá a que celebremos el Día de la Preservación de la Capa de Ozono de la mejor manera, con hechos y no solo palabras.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso