El impacto medioambiental de los incendios. Una huella difícil de borrar

Compromiso con el planeta

Con la llegada del verano, también aflora un peligro: los incendios. El fuego descontrolado tiene un impacto medioambiental muy importante para la fauna y flora del lugar en el que se produce.

Sin embargo, no es el único efecto dañino. También tiene consecuencias para nosotros. Por eso, cada vez empleamos métodos más novedosos y especializados a fin de disminuir el problema de los incendios.

Te contamos todo sobre el impacto medioambiental del fuego, como siempre, de manera sencilla.

El impacto medioambiental directo de los incendios

No cabe duda de que los incendios producen un efecto negativo directo en las zonas que son víctima de este fenómeno. Entre esos efectos negativos cabe destacar:

  • La pérdida de la flora quemada y de la biodiversidad de plantas y árboles. Algunos de esos árboles pueden precisar de muchos años desde que se replanten hasta que alcancen la misma situación que tenían antes del incendio.
  • La pérdida de fauna que no ha podido huir del incendio a tiempo, lo que también provoca una pérdida de diversidad animal.
  • El desplazamiento de la fauna que sí ha podido escapar. Eso puede llevar a que ciertos animales habiten nuevas zonas, provocando una disrupción de los ecosistemas cercanos.
  • Las posibles pérdidas de vidas humanas. Tanto por el alcance del incendio como en las labores de extinción del mismo.
  • Las pérdidas económicas producidas por el fuego.
  • La erosión que se produce en la tierra quemada, que altera el equilibrio ecológico y climático de manera directa.
  • La apertura del terreno a malas hierbas, en zonas que antes estaban pobladas por flora diversa y compleja, que precisaba de muchos años para crecer.

Como vemos, los efectos directos de los incendios son graves y muy amplios, pero no es el único impacto medioambiental que producen. Dichos incendios también provocan consecuencias más indirectas e inesperadas. Puede que no pensemos en ellas en un primer momento, pero son reales y bastante nocivas.

El impacto medioambiental indirecto de los incendios

Se ha estudiado a menudo que los incendios provocan otros posibles efectos que, aunque no se sientan en el momento, pueden causar problemas.

1. La contaminación del aire debido al humo

El primer efecto es la contaminación aérea que el humo y la ceniza provocan. Estos efectos pueden extenderse, si el viento los favorece, incluso a bastantes kilómetros más allá de la zona del incendio.

Especialmente para ancianos y niños, el humo y la ceniza pueden provocar problemas respiratorios. Esto se agrava si, durante el incendio, han quedado afectadas plantas químicas, residuos, etc. Sus partículas nocivas pueden estar en suspensión en el humo. 

2. La contaminación del agua y el suelo por los incendios

Cuando el humo y las partículas se aposentan, lo pueden hacer en caudales de agua, contaminándolos. Del mismo modo, también se puede producir una contaminación del suelo si hay materiales tóxicos en suspensión en el humo, o bien empeorar la calidad de dicho suelo.

3. El impacto ambiental a medio plazo

Los incendios arrasan con la vegetación, que regula las temperaturas y las lluvias de la zona. La pérdida de biodiversidad, si no se repone adecuadamente, puede provocar una alteración del microclima a medio plazo.

4. Las emisiones a la atmósfera

Ni qué decir tiene que, durante los incendios, grandes cantidades de CO2, un gas de efecto invernadero, son liberadas a la atmósfera. Eso contribuye al calentamiento global, acentuado por el hecho de que se pierden gran cantidad de árboles, que contribuían a capturar ese CO2.

Los nuevos medios para combatir los incendios

Como vemos, el fuego provoca consecuencias preocupantes y, por eso, cada vez se pone más esfuerzo en intentar detectarlos de manera temprana y atajarlos de forma más eficaz.

Además, el cambio climático aumenta las temperaturas y disminuye las lluvias, lo que aumenta el peligro de conatos de fuego. Aunque las estadísticas de incendios de 2018 en España presentaron una disminución de los incidentes, aún son demasiados.

Para favorecer esa tendencia en prevención y extinción, se están empleando medios modernos tales como:

  • Drones contra incendios. Que ayudan a detectar el conato de fuego de manera temprana y extinguirlo antes de que suponga un problema.
  • Tecnología de satélite. Como la Pyrosat, desarrollada en Valencia y que permite predecir zonas de peligro, ayudando tanto en la prevención como en la optimización de recursos.
  • Robots de extinción. Aunque no es una tecnología muy usada en España, algunos robots contra incendios son muy prometedores. Esto se debe a su enorme capacidad de extinción y la posibilidad de acceder sin peligro a lugares arriesgados para los bomberos.

Como vemos, los incendios representan un problema ambiental, tanto directo como indirecto. Y aunque la tecnología nos ayuda en la prevención y extinción, el cambio climático supone un aumento del riesgo, especialmente para zonas y países menos preparados.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso