¿En qué consiste la contaminación lumínica?

Compromiso con el planeta

La contaminación lumínica (fotopolución o contaminación por luz) es el exceso de luz artificial que ilumina el exterior y el interior de nuestros pueblos y ciudades por la noche. Aunque la luz artificial ha sido fundamental en nuestro desarrollo, cuando es ineficiente, molesta o innecesaria, se dice que hay contaminación lumínica.

Este tipo de polución se suele subestimar con respecto a otros tipos de contaminación, como la del aire, pero es un tema importante que hay que conocer.

Con los avances tecnológicos y el incremento de nivel de vida, la contaminación lumínica no deja de crecer y preocupan los posibles efectos en la salud y el ecosistema.

Por eso, te contamos todo lo que debes saber sobre la contaminación lumínica

Formas de contaminación lumínica

Normalmente, se diferencian cuatro tipos de polución por luz:

  • Resplandor celeste. Ese halo que aparece sobre las áreas urbanas cuando es de noche, producido por la luz que se dispersa en partículas o gotas suspendidas en la atmósfera.
  • Invasión lumínica. Cuando una luz traspasa donde no debe, como la luz de una farola que entra en nuestra casa o el foco que ha puesto el vecino y también ilumina nuestro jardín.
  • Deslumbramiento. Creado por luces que brillan horizontalmente.
  • Exceso de iluminación. El uso de demasiada cantidad de luz, más de la necesaria, para la realización de una tarea por la noche. Puede ser desde que se dejen innecesariamente las luces de un lugar encendidas, hasta el exceso de luz de nuestro móvil en medio de la noche.

De hecho, este exceso de iluminación por móviles y pantallas es una de las formas más invasivas y nuevas de polución lumínica.

La contaminación por luz produce una serie de efectos nocivos sobre la salud humana que conviene conocer.

Efectos de la contaminación lumínica sobre la salud de las personas

El principal efecto es la alteración de los ritmos circadianos y de la generación de melatonina. En la práctica, esto significa que la contaminación lumínica altera nuestros ritmos de sueño y vigilia.

Nuestros cuerpos actúan de acuerdo a un ritmo muy antiguo, llamado circadiano, que tiene que ver con el día y la noche. Nos activamos de día y descansamos en la oscuridad, pero esos ciclos de luz se ven alterados por la contaminación lumínica. Puede que el sol se haya escondido hace rato, pero nuestras calles y casas siguen iluminadas.

De acuerdo a los ritmos circadianos naturales, nuestro cuerpo genera la hormona melatonina. Aunque es conocida principalmente como la hormona del sueño, sus efectos van mucho más allá. Es antioxidante, reduce el colesterol y regula el funcionamiento del páncreas, las glándulas adrenales y sexuales, además de mantener equilibrado el sistema inmunitario y muchas cosas más.

El problema viene cuando la contaminación lumínica altera esa producción de melatonina. Si es de noche, pero estamos sometidos a la luz del móvil o a una exterior, generamos menos hormona. Con esto se altera nuestro ritmo de sueño, el descanso profundo y todos los órganos y sistemas en los que influye la melatonina. Es decir, alteramos el buen funcionamiento de casi todo, ya que los ritmos de sueño y descanso son fundamentales.

Otros efectos de la contaminación lumínica

El exceso de luz durante la noche no solo afecta a la salud humana. También trastorna, seriamente, nuestros ecosistemas y la vida de la flora y fauna que nos rodea.

Los animales usan la luz para cazar y las presas usan la oscuridad para protegerse. Por eso, la contaminación lumínica altera radicalmente el ecosistema que la rodea.

Aunque apenas estamos aprendiendo a conocer los efectos de la contaminación lumínica, estos son algunos de los ya registrados:

  • La variación de ciclos de reproducción en anfibios. La oscuridad es fundamental para su apareamiento y se ha comprobado cómo han variado esos ritmos cerca de núcleos iluminados.
  • Causa la muerte de tortugas bebé. Las cuales eclosionan en las playas y se guían hacia el mar por el resplandor del cielo en el horizonte. Las luces artificiales las despistan, alejándolas en dirección contraria al agua y provocando su muerte.
  • Interfiere con los ritmos migratorios de las aves. Que se guían por la luz del cielo y la luna cuando es de noche. La contaminación lumínica los despista y los hace deambular sin rumbo.
  • Alteración de las poblaciones de insectos, que se ven atraídos por la luz artificial. La disminución de insectos provoca un impacto global, ya que son la base de la alimentación de muchas especies y provocan un efecto en cadena que se transmite por toda la pirámide alimentaria.

En definitiva, los efectos son globales y, de hecho, aún no somos plenamente conscientes de ellos.

Cómo averiguar la contaminación lumínica en tu zona

Podemos ver los índices de contaminación lumínica de todo el mundo en este mapa de polución por luz.

Pero lo más importante es luchar contra ella. Aunque estamos empezando a ver su importancia y tomar medidas, queda mucho por hacer. Sin embargo, podemos dar un primer paso para sacar la contaminación lumínica de nuestros dormitorios, evitando móviles y pantallas en las horas cercanas a las de dormir.

Así, recuperaremos el descanso profundo y la salud que nos roba este tipo de polución que, por desgracia, subestimamos demasiado.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso