En qué consiste la energía de biomasa

Energía Verde

La energía de biomasa consiste en la extracción de energía mediante la quema de materia orgánica.

¿Y cuál es la principal materia orgánica usada para esto? La madera, aunque, como veremos, no es el único combustible biológico que se utiliza.

Así que podemos considerar que la energía de biomasa fue, probablemente, la primera que utilizaron los hombres para darse calor y otros menesteres, como cocinar, producir herramientas, etc.

La biomasa ha ido creciendo en popularidad, porque muchas plantas de quema de carbón pueden aprovechar este combustible biológico de manera prácticamente directa. Eso permite que se puedan seguir utilizando, sin apenas modificaciones e inversión adicional.

Las fuentes principales de las que se obtiene energía de biomasa

La madera no es el único material biológico que se quema para la obtención de energía. También se utiliza basura y desecho que pueda ser aprovechable, y se está investigando en el uso de algas para un futuro.

Hay que tener en cuenta que, parte de la madera aprovechada para generar energía de biomasa, son desechos y restos de la explotación de madera para otros fines. Así, se queman ramas, árboles muertos y tocones (el trozo de árbol que queda enraizado e inservible tras la tala del tronco).

Del mismo modo, las partes de las plantas de las que extraemos alimento, pero que no son comestibles, se usan como biomasa.

También se engloba dentro de la energía de biomasa el biocombustible, ya que se produce con materia orgánica.

Para ello, se utilizan plantas que tienen azúcares, los cuales pueden ser fermentados para producir un alcohol denominado bioetanol, o bien plantas que producen aceite, lo que permite crear un biodiesel.

Estos biocombustibles se pueden utilizar en motores de combustión.

Los usos principales de la energía de biomasa

El uso más directo de la energía de biomasa es la generación de calor, que se suele utilizar en procesos industriales. También se emplea para la calefacción directa en las casas. Por ejemplo, una estufa de pellets es un aparato que utiliza la energía de la biomasa.

Esos pellets formados por desechos de madera son combustible de biomasa.

De forma derivada, se fabrica ese biocombustible para motores de combustión del que ya hemos hablado.

¿Es la biomasa una energía renovable?

Técnicamente sí, y así se considera por las Naciones Unidas y la Unión Europea, ya que el uso de las plantas para su quema puede ser repuesto con nuevos cultivos.

Algunos de esos cultivos, como caña de azúcar, cáñamo, etc, se están usando principalmente para la obtención de biomasa por sus propiedades ideales para la quema o fabricación de biocombustible.

Sin embargo, como hemos dicho, la obtención de la energía de biomasa se realiza mediante quema directa, lo que plantea otra cuestión.

biomasa
La quema de biomasa produce una serie de gases contaminantes, como el CO2 o el Óxido de Nitrógeno, que se vierten a la atmósfera

¿Es la biomasa una energía limpia?

La respuesta es que no, y es que conviene no confundir energía renovable con energía limpia.

La quema de biomasa produce una serie de gases contaminantes, como el CO2 o el Óxido de Nitrógeno, que se vierten a la atmósfera.

Algunos de esos gases son contaminantes directos, produciendo efectos nocivos en quien los respira. Además, el CO2 es un gas de efecto invernadero (el más importante) y, por tanto, contribuye también al cambio climático.

De hecho, se ha calculado que las emisiones de quema de biomasa, en ciertas condiciones, pueden ser superiores a las de la quema de carbón, aunque también es cierto que en otras condiciones pueden ser inferiores.

Aunque muchas veces la energía limpia y la renovable van de la mano, como en el caso de la energía de las mareas, el sol o el viento, hay otras fuentes, como la biomasa, que son renovables, pero no limpias.

¿Cómo de importante es la energía de la biomasa?

En España, más de lo que puede parecer, y es que la biomasa contribuye de manera importante a la generación de energía en nuestro país.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2015 la quema de biomasa y residuos, junto al uso de biocombustibles, representaba un 21,1% de la producción interior de energía primaria.

En otros países, como Estados Unidos, ese porcentaje es mucho menor (en torno al 5%).

¿Es la biomasa una energía eficiente?

Lo cierto es que no demasiado, porque cualquier proceso de combustión hace que mucha de la energía producida se pierda.

Del mismo modo, los procesos químicos por los que se genera biocombustible a partir de biomasa tampoco son demasiado eficientes.

El uso de agua, y otros problemas ecológicos, logísticos y de producción, hacen que, en el futuro de las renovables, la biomasa probablemente vaya perdiendo importancia en favor de otras energías, como la solar.

La capacidad de generar energía a partir del sol o el viento, de manera más barata, más limpia y más eficiente, seguramente eclipsarán la biomasa, excepto en los casos concretos en que resulte muy conveniente.

En definitiva, la biomasa es una de las energías renovables más antiguas que ha usado el hombre. Hoy día sigue siendo importante, pero el hecho de que no sea limpia, ni muy eficiente, pone en duda su futuro como fuente de energía destacada.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso