¿Qué es la energía fotovoltaica?

Compromiso con el planeta

La energía fotovoltaica se suele usar como sinónimo de energía solar. De hecho, la energía fotovoltaica es efectivamente energía solar, y además, la clase de energía solar más extendida.

 

Sin embargo, la fotovoltaica no es el único tipo que existe.

 

Como la solar es una energía renovable más versátil que otras, hay que distinguir entre dos clases:

  • Energía solar térmica, o termosolar.
  • Energía solar fotovoltaica.

Vamos a ver en qué consiste esa energía fotovoltaica y todo lo que hace falta saber sobre el tema.

En qué consiste exactamente la energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica es la primera en la que pensamos cuando hablamos de energía solar. Este modo de aprovechamiento de la luz del sol se hace mediante paneles fotovoltaicos.

 

Es decir, los habituales paneles solares que vemos en los tejados de casas, empresas o granjas de paneles solares, que se instalan en lugares con muchas horas de luz.

 

Como ya hemos explicado en esta misma web, nuestro sol es un reactor nuclear de fusión natural. El hidrógeno se fusiona para generar helio y produce una enorme cantidad de energía.

 

Esa energía viaja hasta nosotros por el espacio, nos ilumina y calienta. Para aprovecharla, construimos paneles fotovoltaicos. Estos se basan en el hecho de que, cuando la luz del sol incide sobre ciertos materiales, se puede producir electricidad.

 

Este principio se descubrió hace mucho tiempo, en 1839, por el científico francés Edmond Becquerel.

 

Cuando la luz solar incide en ciertos materiales semiconductores, se liberan electrones. Esos electrones pueden circular por un circuito y ser conducidos donde deseamos, en forma de energía eléctrica.

 

Así que, la energía fotovoltaica es la que transforma la luz solar en electricidad.

 

Sin embargo, la luz solar no solo puede generar electricidad.

 

El sol calienta nuestro planeta todos los días. Por eso, hemos aprovechado ese otro principio, y también generamos la llamada energía solar térmica o termosolar.

 

Esta es muy distinta de la fotovoltaica, como vamos a ver.

 

Energia Fotovoltaica
La energía fotovoltaica es la que transforma la luz solar en electricidad

Las diferencias entre energía solar fotovoltaica y energía solar térmica

Podemos aprovechar la energía solar para generar electricidad con paneles, semiconductores y circuitos, pero también para producir calor cuando lo necesitamos.

 

La diferencia está en que, para esto último, no tenemos que realizar ningún proceso especial de transformación, como en la fotovoltaica.

 

El sol calienta de manera natural, así que, lo que tenemos que hacer es almacenar ese calor.

 

Eso se hace mediante colectores de energía térmica que pueden ser baja, media o alta temperatura.

 

Esa clasificación viene dada, simplemente, por la temperatura a la que es capaz de almacenar calor cada tipo de colector.

  • Si necesitamos calor de 65º o menos, se trata de un colector de baja temperatura.
  • Si lo precisamos de entre unos 100º y 300º, usamos un colector de media temperatura.
  • Si lo precisamos de más de 500º, es un colector de alta temperatura.

El uso más directo de la energía térmica solar es calentar agua, ya sea de hogares para la ducha, o piscinas. Pero no solo eso.

 

En otras ocasiones, necesitamos calentar otros líquidos para lavar algo en procesos de fabricación, por ejemplo, o en procedimientos como la pasteurización. Del mismo modo, también puede ser usada para refrigerar.

 

Pero he aquí otro uso. Los colectores de alta temperatura se usan para generar, también, energía eléctrica. En ese caso, se denomina energía solar termoeléctrica.

 

Esto se consigue con un procedimiento diferente a cómo lo hace la energía solar fotovoltaica.

 

Una última diferencia entre ambas energías solares está, obviamente, en el almacenaje.

 

La energía solar fotovoltaica se hace en baterías. La termosolar se guarda en los colectores que hemos comentado, llenos de un líquido o gas caliente, preparado para ser usado cuando se le necesite.

El brillante futuro de la energía fotovoltaica

Como vemos, la energía solar es la más versátil de las renovables, y la energía fotovoltaica es la energía solar que se transforma en electricidad de manera instantánea.

 

Así que, cuando pensamos en energía solar, en realidad lo que nos viene a la mente es la energía fotovoltaica.

 

Esta energía fotovoltaica tiene más perspectiva de futuro. Al fin y al cabo, la energía solar térmica no requiere de una tecnología de transformación y es más directa. Eso la hace más sencilla de recoger y utilizar, pero también más limitada.

 

La fotovoltaica, sin embargo, está experimentando mayores avances a fin de optimizarla. Por eso, cada vez es más barata y eficiente.

 

Para aprovechar al máximo las energías renovables, y funcionar de manera sostenible, hará falta una electrificación de casi todos los procesos que requieran de energía. Desde los vehículos que se desplazan, hasta las cocinas o calentadores que usemos en casa.

 

Y para alimentar esa electrificación, la energía solar está destacando sobre el resto. Aunque en realidad, deberíamos decir que es la energía fotovoltaica…

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso