¿Qué es la energía geotérmica?

Compromiso con el planeta

La energía geotérmica es una energía renovable que aprovecha el fenómeno de que la Tierra irradia calor desde su centro.

Lo ha estado haciendo desde hace 4.500 millones de años y, cuanto más profundas las capas, más calor hace. De hecho, el centro de la Tierra alcanza temperaturas similares a las de la superficie del sol (unos 5.500 grados centígrados).

Esa energía en forma de calor es inagotable y siempre está disponible. En su forma más básica, ya era utilizada desde muy antiguo para aprovechar su calor. Sin embargo, ese no es su único uso.

Además de calentar directamente, con la energía geotérmica se puede generar electricidad o aprovecharse en otros procesos, como la desalinización de agua.

Cómo funciona la energía geotérmica

El calor que se irradia desde el centro de la Tierra asciende hacia arriba. Lo hace, principalmente, por el fenómeno de conducción, debido a la diferencia de temperatura entre ese centro y la superficie.

La conducción es un fenómeno muy sencillo que vemos todos los días. Si yo tengo un objeto o líquido más caliente, como café, y lo pongo en una taza más fría, el café transmite por conducción su calor a la taza. Luego, ambos lo pierden transmitiéndolo al ambiente.

Se ha estimado en nada menos que unos 42 millones de megawatios (MW) el poder de ese flujo que viene desde el centro de la tierra.

Aunque la mayoría de ese calor que asciende lo hace por el fenómeno de conducción, también puede darse por convección.

Cuando ese calor llega hasta las capas freáticas, que son las que están llenas de agua subterránea, esta se calienta. De ese modo, se pueden formar geysers o fuentes y yacimientos de agua termal.

En otras ocasiones, ese calor del centro de la Tierra se transmite sin presencia de líquido, calentando directamente piedras y otros materiales.

La energía geotérmica se aprovecha mediante el uso de plantas geotérmicas situadas en yacimientos (lugares propicios para aprovechar ese calor, debido a que allí se produce con mayor intensidad).

energia limpia
La energía geotérmica en forma de calor es inagotable y siempre está disponible

Cómo funcionan los yacimientos geotérmicos

Las plantas de aprovechamiento de energía geotérmica pueden ser de dos tipos principales:

  • De agua caliente.
  • Secos.

En los primeros, se aprovecha que bajo tierra circulen capas de agua caliente. Los segundos aprovechan lugares en los que se produzca más calor, transmitido directamente a través de la piedra.

En ambos, el aprovechamiento de la energía geotérmica es similar.

Para empezar, se realizan excavaciones creando pozos. En muchos casos, sobre todo en yacimientos de muy alta temperatura, el procedimiento es muy similar al de excavar un pozo de petróleo.

La cuestión para generar electricidad es que el agua calentada se convierta en vapor. Este vapor puede mover una turbina y, con ella, se genera la energía eléctrica.

Ya sea un yacimiento de agua o seco, se suele usar un proceso de inyección y reinyección de agua para generar ese vapor.

Con esa inyección y reinyección del líquido también se mantiene la cantidad total de agua y no se agota el yacimiento, en caso de que sea líquido.

En algunos lugares, la temperatura es tan grande que el agua ya sale en forma de vapor. En esos casos, el aprovechamiento para generar electricidad es directo.

En otros, especialmente donde lo que se quiere es solamente aprovechar el calor, no se usa el proceso de reinyección.

Por último, para aprovechar bien dicho calor, en muchas ocasiones se utilizan sistemas binarios. Eso significa que usan agua, pero también otro líquido que se transforme en vapor a menor temperatura que el agua.

Como vemos, los yacimientos geotérmicos pueden ser muy diferentes y versátiles.

Ventajas de la energía geotérmica

Como el resto de energías limpias, la energía geotérmica presenta una serie de ventajas respecto a los combustibles fósiles.

1. La energía geotérmica es inagotable

La ventaja principal es que es una fuente renovable.

Por mucha extracción de calor que realicemos, esta es muy pequeña comparada con la emisión de calor que la Tierra realiza constantemente.

De hecho, se ha calculado que esa emisión podría cubrir, hasta cien mil millones de veces, nuestra necesidad energética total.

Además, no hay previsión de que el centro de la Tierra se enfríe (algo que pasó en Marte, por ejemplo).

Esto se debe a que elementos como el uranio quedaron atrapados en ese centro, y se degradan muy lentamente. En ese proceso de fisión que se produce, generan una enorme cantidad de calor, que se prevé que se siga produciendo muchísimo tiempo.

2. La energía geotérmica no contamina o lo hace muy poco

La segunda ventaja es que la energía geotérmica apenas contamina.

Las emisiones a la atmósfera de CO2 y otros gases nocivos durante la producción, son mucho menores que las de las plantas de combustible fósil.

De hecho, cuando se utiliza un circuito cerrado de reinyección, estas emisiones se pueden reducir a cero.

Del mismo modo, la contaminación mediante residuos es también mínima, al no generarse prácticamente.

3. La energía geotérmica reduce la dependencia energética

Por tanto, se pueden mantener los precios y, al ser de producción local, no se está a merced de lo que pueda pasar en otros países productores.

En muchas ocasiones, las subidas de precio de la energía se han debido a inestabilidad en países petrolíferos o a cambios en las políticas.

Eso no ocurre cuando se depende de energía geotérmica.

Como vemos, esta energía geotérmica es una fuente natural, local, limpia e inagotable. Dentro del panorama global de renovables, su dimensión no es muy grande. Sin embargo, en algunos países más privilegiados por su situación, como Islandia, es la principal fuente de calor y electricidad.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso