Energía renovable: ¿Cuál es el plan de inversión de Europa para 2050?

Generación

Anteriormente, ya hemos comentado acerca del Plan de Inversión de Europa para 2050 en cuanto a energías renovables y cambio climático. También nos hemos hecho eco de la noticia de cómo la Unión destinará nada menos que un billón de euros para financiar esa transición ecológica.

Ese plan para 2050 es tan ambicioso, y tan importante para nuestro futuro y el del planeta, que merece la pena que lo veamos más a fondo.

Qué es el el objetivo 2050

Es la estrategia a largo plazo de la Unión Europea para ser climáticamente neutra en el año 2050

Climáticamente neutra significa que no emita más dióxido de carbono ni gases de efecto invernadero de los que puede retirar, compensar o absorber. De esta manera, la economía y la producción de la Unión Europea no contribuirían al cambio climático.

¿Cómo se pretende conseguir eso? Con un ambicioso plan de inversiones.

El plan de inversión económico para el objetivo 2050

El 14 de enero de 2020 se aprobó, por parte de la comisión, un plan de financiación que busca emplear ese billón de euros que provendrá tanto de fondos públicos como privados y que se aplicará durante los próximos 10 años.

Dependiendo de cómo vaya y los resultados, se irán aprobando los presupuestos posteriores necesarios llegado el momento.

Un billón de euros es una cantidad enorme, pero necesaria. Los distintos países han expresado la necesidad de que esa financiación, y el coste de la transición ecológica sea equitativo respecto a las necesidades y situación de cada país. De esta manera, los costes se deberían repartir de una manera justa.

¿De dónde salen esos fondos del plan de inversión 2050?

Dentro del plan, el dinero necesario tendría esta procedencia:

  • Aproximadamente el 50% de la financiación procedería del presupuesto de la Unión Europea. Este se aplicaría a través de los programas que contribuyen a proyectos ambientales y ecológicos. Es decir, se emplearían a través del Fondo de Desarrollo Regional, los fondos agrícolas, el Fondo de Cohesión, el de Horizonte Europa, y el programa LIFE (que financia proyectos de conservación medioambiental, así como el desarrollo de la política y leyes comunitarias sobre esta materia).
  • 114.000 millones de euros adicionales vendrían en forma de cofinanciación por parte de los Estados miembros (fondos públicos).
  • 300.000 millones de euros más procederían de atraer inversión pública y privada a través de los fondos InvestEU y ETS.
  • Los últimos 100.000 millones de euros, aproximadamente, se deberían atraer mediante el llamado mecanismo de transición justa. Un nuevo instrumento para apoyar a las zonas más afectadas por la transición ecológica. 

El desafío de una transición desigual entre regiones de Europa

Este último mecanismo de transición justa y sus 100.000 millones de euros están destinados a que el cambio a una economía y sociedad limpias no golpee con dureza a ciertos países o regiones.

Así, estaría destinado a zonas muy dependientes del carbón, por ejemplo. De esta manera, se usarían esos fondos para formar trabajadores en la nueva economía, apoyar a empresas que traigan empleo con las nuevas tecnologías y energías renovables, ayudar a la inversión en energía limpia y aislamiento de hogares, etc.

El objetivo es que las zonas más afectadas por el cambio reciban más apoyo, de manera que todas puedan avanzar a la vez de un modo más o menos igualitario. Ese siempre ha sido un objetivo de la Unión Europea, que ha destinado fondos para las regiones menos desarrolladas por un motivo u otro. 

En el caso del plan de inversión 2050, este objetivo se mantiene. De la misma manera, se quiere evitar la creación de tensiones sociales, o focos de inestabilidad y pobreza con esa transición. 

Polonia, por ejemplo, genera actualmente un 80% de su energía mediante el carbón. Es por eso que es reticente a este acuerdo verde. Algunas regiones dentro de algunos países, como podría ser Asturias en España, dependiente del carbón, serían también objetivo de esta transición justa.

En qué se va a emplear ese plan de inversión

Además de en asegurar que el procedimiento sea equitativo, hay 4 ejes principales dentro de ese plan de inversión:

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero: con una estrategia a largo plazo, incluyendo tecnologías de captura del carbono que ya hay.
  • Una transición económica: basada en financiación sostenible, también destinada a proyectos enfocados en una economía verde que recicla, reutiliza y es circular.
  • Una transición industrial: incluyendo cultivos y crianza animal sostenible, con una industria y un transporte movidos por energía limpia. 
  • Una transición social: incluyendo una transición en empleos, compensando los perdidos por el abandono de viejas energías e industrias, con los creados por las nuevas y limpias.

Como vemos, el plan de financiación para el objetivo 2050 es ambicioso. No puede ser de otra manera si queremos alcanzar un objetivo urgente.

Con la misión de que el cambio sea global y justo para todas las regiones de Europa, la Unión se pone a la cabeza de la imprescindible transición hacia un mundo más limpio.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso