Cómo funciona la Energía Solar y qué ventajas tiene

Compromiso con el planeta

La energía solar es, probablemente, la que más futuro tiene. No solo entre las energías renovables, sino en general.

 

No en vano es la energía que ha experimentado un crecimiento más rápido en los últimos años.

 

¿Cómo funciona la energía solar? ¿Qué ventajas tiene? ¿Será la principal energía limpia que provea al mundo?

 

Estas son las respuestas a todas esas preguntas.

Cómo funciona la Energía Solar exactamente

Nuestro Sol es un reactor nuclear natural que emite fotones, unas partículas elementales que encierran energía.

 

Esos fotones viajan a la velocidad de la luz desde el sol hasta nuestro planeta.

 

Cuando los fotones entran en contacto con una placa solar fotovoltaica, se liberan electrones de los átomos.

 

Las células fotoeléctricas que forman esos paneles solares tienen incorporado un circuito eléctrico. Este está formado por conductores aplicados a los polos positivo y negativo de la célula fotovoltaica.

 

Pues bien, cuando los electrones liberados circulan por ese circuito, generan electricidad.

 

Puedes conectar muchos paneles solares y conseguir, de esa manera, una gran cantidad de electricidad. De hecho, cuantos más paneles fotovoltaicos, más energía se puede generar.

 

Energia Solar
Nuestro Sol es un reactor nuclear natural que emite fotones, unas partículas elementales que encierran energía

¿Cuáles son las principales ventajas de la energía solar?

Si hablamos de ventajas de la energía solar, estas son las principales.

1. La energía solar es limpia e inagotable

Cómo no, la primera ventaja fundamental es que es una energía 100% limpia. No crea residuos tras la generación de electricidad, ni emisiones de gases que provocan el efecto invernadero.

 

Con la energía solar no se contamina y, además, se contribuye a la lucha contra el cambio climático.

 

Del mismo modo, es inagotable.

 

El Sol ha consumido aproximadamente la mitad de su helio, con lo que los años de vida que le quedan se calculan en 5.000 millones.

2. La energía solar puede aprovechar mejor que otras las innovaciones tecnológicas

Estamos en un momento de innovación tecnológica apasionante. Y la energía solar es la que mejor puede aprovecharse de esos adelantos.

 

Los paneles solares actuales son muy diferentes de los de los primeros tiempos. Mucha mayor eficiencia y durabilidad son el punto de partida.

 

Otros avances, como la nanotecnología y los nuevos materiales, pueden hacer que la energía solar sea la renovable del futuro.

3. La energía solar es cada vez más y más barata

Un efecto añadido de esas mejoras tecnológicas es que, además de producir más y mejor, también se está haciendo con menor coste.

 

La energía solar es, junto con la eólica, una de las más baratas.

 

Los cálculos de la organización británica IREA estiman que, para 2020, producir energía de fuentes renovables será más barato que hacerlo con combustibles fósiles.

 

Estos cálculos concluyen que, en los países del G20, cuesta entre 5 y 14 céntimos de euro producir un Kilowatio / Hora de fuentes fósiles.

 

Para 2020, el abaratamiento de las renovables estará liderado por la energía solar, con un coste estimado de generación que puede ser inferior a 2 céntimos por KwH.

4. El combustible de la energía solar es gratis

Una vez instaladas las placas solares, el combustible es gratis.

 

El sol va a seguir brillando, tanto si lo aprovechamos para generar electricidad como si no.

5. La energía solar no exige demasiados requisitos para su localización

La energía hidráulica es una de las renovables más antiguas y poderosas. Pero para aprovecharla, hace falta construir las presas y plantas en lugares muy específicos. Muchos de ellos ya están ocupados.

 

Eso no ocurre con la energía solar. Hay países como España, o zonas como California, más privilegiadas en cuanto a horas de sol.

 

Sin embargo, incluso países menos soleados, como Gran Bretaña, disponen de zonas óptimas para generar energía solar de manera limpia y económica.

6. La energía solar no tiene una única aplicación

El principal uso de la energía solar es la generación de electricidad. Sin embargo, no es la única que puede producir.

 

La energía solar también puede proveer de energía termal, es decir, de calor.

 

Eso la hace óptima para calefacción y más polivalente que otras fuentes de energía.

7. La energía solar no requiere de demasiado mantenimiento

Una vez instalados los paneles fotovoltaicos, y más con los nuevos materiales, no requieren de demasiado mantenimiento.

 

Es importante tenerlos limpios, eso sí, pero supone un coste muy bajo comparado con el de otras fuentes de energía.

 

Como podemos ver, la energía solar es, probablemente, la que tiene un futuro más brillante. No en vano grandes empresas tecnológicas, como Apple o Google, o países como China, han apostado muy fuerte por ella.

 

Tiene una enorme capacidad de aprovechar mejor que otras los avances tecnológicos. Del mismo modo, se estima que en el futuro cercano será una de las energías más baratas, si no la más barata.

 

Teniendo eso en cuenta, la energía solar está, sin duda, llamada a liderar un futuro que prácticamente ya está aquí.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso