¿Es posible dejar usar combustibles fósiles?

Compromiso con el planeta

Para revertir el cambio climático es necesario dejar de usar combustibles fósiles. Hemos llegado a un punto en el que, si queremos conseguir las metas de la Unión Europea y los Acuerdos de París, tenemos que actuar drásticamente en este sentido.

Sin embargo, los combustibles fósiles siguen estando por todas partes y parece muy difícil abandonarlos. 

¿Por qué ocurre esto? ¿Es posible dejar de usarlos totalmente? Te contamos la realidad sobre el tema.

¿Por qué resulta tan difícil abandonar el carbón y el petróleo?

Estamos asistiendo al auge de las renovables. Las grandes empresas tecnológicas las están aplicando en masa, las energéticas también están invirtiendo casi exclusivamente en ellas de cara al futuro cercano y empresas pioneras, como Enérgya-VM apostaron desde sus inicios.

Entonces, ¿qué ocurre? ¿Por qué no se detiene el uso de combustibles fósiles? Están en declive, pero es lento. Examinemos por qué ocurre así en cada caso.

El caso del carbón

Aunque sea difícil de creer, el carbón siguen siendo la fuente más usada, a nivel global en el mundo, para generar electricidad. Esto ocurre especialmente en Asia, que acumula tres cuartas partes del consumo global de carbón en el mundo.

¿Por qué se sigue usando si las renovables son cada vez más baratas y, de hecho, sus costes ya son inferiores a las fuentes fósiles?

Los motivos son variados.

  • El carbón es poderoso y conveniente para generar electricidad. 
  • Sigue habiendo millones de toneladas bajo el suelo 
  • Empresas poderosas, apoyadas por algunos gobiernos, están tratando de sacar todo el rendimiento que puedan antes de que desaparezca. 
  • Los bancos también tienen intereses en el carbón y aún resulta rentable
  • La electricidad que se genera es barata y, mucha de ella, se puede generar en el territorio que la utiliza. Esto hace que no se tenga que importar de fuera y depender de otros países.
  • Las renovables aún tienen límites. Son energías intermitentes y no están extendidas por todas partes. Como no se puede dejar a regiones sin electricidad o tampoco se puede comprar demasiado cara sin causar un impacto importante, se sigue usando el carbón.

En palabras del experto de Harvard Rohit Chandra: 

«El principal motivo de por qué el carbón continúa siendo importante, especialmente en Asia, es porque hemos construido todo alrededor de él».

Es muy difícil desmontar esa infraestructura, especialmente cuando algunos aún consiguen rentabilidades y quieren exprimirlas antes de que se acaben. De hecho, mientras Europa o Estados Unidos reducen sus emisiones, también siguen extrayendo carbón

¿Por qué? ¿Qué hacen con él? Aunque lo usan poco, lo exportan.

El caso del petróleo

Algo similar ocurre con el petróleo. Tenemos una enorme infraestructura creada que es muy difícil de desmontar sin crear graves distorsiones a nuestra economía y vida diarias. 

Dos ejemplos son el transporte marítimo y aéreo. Son fundamentales para el funcionamiento de la economía moderna y, sin embargo, la electrificación de esta movilidad es prácticamente nula.

Además, grandes empresas del sector siguen pujando e invirtiendo mucho dinero en influir políticas, enlentecer el cambio y extraer más petróleo de zonas cada vez más valiosas para el medio ambiente, como el Ártico.

Hemos construido los fundamentos de nuestra vida actual sobre combustibles fósiles, esa es la realidad. Por eso, es muy difícil cambiar rápidamente los cimientos de una casa sin causar un enorme perjuicio.

El problema de la tecnología avanzada

A todo esto hay que unir otro desafío. La tecnología ha hecho avanzar las renovables, es cierto, pero también ha hecho mucho más eficiente la extracción de combustibles fósiles.

Técnicas como el famoso fracking han permitido acceder a abundantes reservas de gas natural, por ejemplo. Del mismo modo, podemos extraer petróleo de las llamadas arenas de alquitrán o arenas bituminosas, algo que hace 30 años no resultaba viable.

¿Qué provoca esto? Que los combustibles fósiles puedan seguir compitiendo y su declive se ralentice.

De esta manera, si se dejara que el mercado eliminara de manera natural los combustibles fósiles (porque se vuelven más caros y menos atractivos) se tardaría demasiado. Es más, algunos estudios como los del MIT alegan que, si no se hace nada, todo seguirá más o menos igual.

¿Cómo se pueden abandonar más rápidamente los combustibles fósiles?

Diversos estudios han concluido que es económica y técnicamente viable mantenernos con energía renovable.

Sin embargo, eso no va a ocurrir a no ser que se tomen las siguientes medidas para abandonar los combustibles fósiles y hacerlos menos atractivos:

  • Un impuesto al carbono. Esta es, sin duda, la decisión más importante y la más respaldada por los economistas y los datos. Sin un impuesto al carbono, los combustibles fósiles continuarán siendo atractivos y se seguirán usando. Con este impuesto se encarecen por una parte y, por otra, el dinero recaudado se puede usar para reparar parte del daño ambiental que han producido.
  • Unos límites globales a la producción de combustibles fósiles. De manera que, por ley, se establezcan restricciones.
  • Un apoyo todavía más decidido a las renovables. De manera que se hagan más atractivas más rápidamente y se invierta en ellas en zonas muy dependientes del carbón, por ejemplo.

Todo esto significa una apuesta política decidida. No podemos dejar que las cosas sigan como están porque, según los cálculos, llegamos tarde para salvar el planeta.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso