¿Es posible producir energía gracias a las señales WiFi?

Generación

A principios de 2019, saltaba la noticia de que un grupo de investigadores, españoles y norteamericanos, habían descubierto cómo producir energía a partir de las ondas del WiFi.

¿Es esto realmente posible? ¿Cómo funciona este sistema y que implicaría? ¿Es la primera vez que se ha intentado generar electricidad a partir del WiFi?

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta forma de producir energía, que podría revolucionar nuestra vida cotidiana.

¿Cómo se puede generar electricidad a partir de las señales WiFi?

Un equipo de investigadores del MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) y de la UPM (Universidad Politécnica de Madrid), han diseñado un dispositivo que permitiría convertir la señal WiFi en electricidad.

Esto es posible por 2 motivos:

  1. Toda radiación electromagnética (como es el caso del WiFi) contiene energía.
  2. El nanomaterial de la antena flexible diseñada por estos científicos (denominada rectena o antena rectificadora) permite que esa energía de corriente alterna (AC) pueda convertirse en corriente directa (DC). De esta manera, podría ser usada para alimentar el aparato eléctrico que lleve instalado este dispositivo.

Este semiconductor, de apenas 3 átomos de espesor, es uno de los más delgados del mundo y utiliza disulfuro de molibdeno (MoS2) para conseguir el efecto.

¿Cuánta electricidad puede producir este dispositivo?

De momento, la potencia conseguida alcanza apenas unos pocos microvatios, alrededor de 40. La señal WiFi posee unos 150 microvatios en total, lo que implica que el dispositivo tiene una eficiencia aproximada del 30% a la hora de generar energía.

En la práctica, la verdad es que es poco todavía, pero abre una puerta muy interesante. Con estos nuevos materiales, se podría aprovechar una energía que, ahora mismo, está muy presente en casi todas partes.

De hecho, esos mismos 40 microvatios podrían ser suficientes para iluminar una pantalla de móvil.

Móviles sin batería y otros usos y ventajas de la electricidad generada por WiFi

Si con 40 microvatios se puede iluminar la pantalla de un teléfono, con algo más de eficiencia en la conversión de energía podrían ser factibles los móviles sin batería. O al menos móviles con batería que se pudieran recargar donde hubiera señales WiFi, lo que aumentaría mucho la autonomía actual.

Sin embargo, el potencial de la electricidad generada por WiFi podría ir mucho más allá, al menos en teoría.

Tomás Palacios, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica del MIT/UPM tiene claras algunas de las posibilidades más fascinantes:

«¿Y si pudiéramos desarrollar dispositivos electrónicos que cubrieran un puente o una autopista al completo? ¿Cómo damos energía a esos dispositivos? […] Hemos descubierto una nueva forma de alimentar los aparatos del futuro, cosechando energía WiFI de una manera que puede ser integrada fácilmente en grandes áreas, para convertir en inteligente cada objeto que nos rodea».

De esta manera, el Internet de las Cosas (el hecho de que muchos aparatos cotidianos estén conectados a la red, aumentando sus prestaciones y aportando datos útiles), daría un enorme salto hacia adelante.

Esa sería la aplicación definitiva de una electricidad generada a partir de WiFi. Otros usos fascinantes estarían en la medicina. Según Jesús Grajal, otro de los investigadores implicados, esta tecnología podría alimentar dispositivos médicos implantados, e incluso pastillas y medicamentos. Estos podrían, al ingerirse, transmitir datos útiles sobre la salud y la dolencia que tratan.

Según Grajal: «Idealmente, no quieres usar baterías para alimentar estos sistemas, porque si filtran litio, el paciente podría morir».

Como la generación de electricidad mediante señales WiFi es pasiva y recoge las ondas del entorno, las baterías en estos dispositivos no serían un problema, porque no harían falta.

Además de estas aplicaciones, que rozan la ciencia ficción, hay otros usos más cercanos. La electricidad por WiFi permitiría que los routers, y la multitud de aparatos y gadgets electrónicos que usamos cada día, funcionaran también sin baterías.

Sin duda, no estar buscando un enchufe, o salir de casa tener que acordarnos del cargador, cambiaría completamente nuestro modo de vida actual.

¿Es la primera vez que se consigue generar electricidad mediante WiFi?

Lo cierto es que no, ha habido otros descubrimientos previos en generación de electricidad mediante WiFi. Sin embargo, son de hace varios años y no parecen haber cuajado demasiado en el tiempo. La mejora de los nuevos materiales hace que este nuevo descubrimiento hispano-norteamericano sea prometedor.

Sin embargo, ya en 2013, dos investigadores de la Universidad de Duke diseñaron un dispositivo capaz de convertir microondas (como las del WiFi) en electricidad. La técnica funcionaba, aunque las posibilidades reales pasaban por miniaturizar más el dispositivo.

También en 2015, la Universidad de Washington acuñó el término PoWiFi (Power over WiFI). Lo hizo en sus trabajos para modificar chips de redes inalámbricas de manera que, además de recibir la señal de comunicación, pudieran convertirla en electricidad. Y todo eso, sin perder potencia de conexión a la red.

Los experimentos pudieron alimentar con éxito una cámara con sensor, una pila de litio e incluso transmitir un pago electrónico a 10 kilómetros.

Sin embargo, de momento parece que la esperanza de generar electricidad a partir del WiFi pasa por el nuevo descubrimiento que te hemos contado en detalle. Veremos si cumple las expectativas.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso