Cómo puedo calcular mi huella ecológica

Compromiso con el planeta

La huella ecológica es un indicador de sostenibilidad que sirve para medir el impacto que nuestra demanda de recursos tiene en el medio ambiente.

Si esa demanda es mayor que la capacidad de renovación de lo que consumimos, el modo de vida no sería sostenible. Se acabarían agotando los ecosistemas y pondríamos en peligro a las generaciones futuras.

La huella ecológica se puede valorar a muchos niveles. Por ejemplo, se puede hacer globalmente, calculando la demanda de recursos de todos los países en comparación con el ritmo de renovación del planeta. También se puede evaluar la huella ecológica de cada país, de cada región o incluso de cada persona.

Eso es lo que vamos a ver aquí. Muchas veces no somos conscientes del impacto ambiental que producimos y en Enérgya-VM creemos que, para reducir esa huella ecológica, primero es necesario conocer dónde estamos. Solo así podremos mejorar.

Cómo se calcula la huella ecológica

La huella ecológica se mide en hectáreas de terreno que necesitamos para mantener nuestro modo de vida actual. Así, mediremos:

  • El terreno que sería necesario para absorber nuestras emisiones de CO2: Estas se producen cuando consumimos energía no renovable, cogemos el coche o transporte, compramos productos, se fabrican esos productos… En los países industrializados, esta es la parte de la huella ecológica que más hectáreas necesita. Por eso en Enérgya-VM apostamos por las renovables, ya que se reduce la parte más importante del impacto negativo.
  • El terreno necesario para cubrir nuestras necesidades alimenticias: Tanto las hectáreas de mar para el pescado, como las de cultivo para lo vegetal y los pastos para la carne.
  • El terreno de bosque necesario para productos forestales y consumo de madera.
  • El terreno que ocupamos para vivir, urbanizándolo.

Para calcular todo eso, examinamos nuestros hábitos de:

  • Consumo de energía y uso de vehículos y transporte para el CO2. Si hacemos un uso racional del coche, es eléctrico o híbrido, lo compartimos y hacemos un consumo responsable electricidad renovable (como la que proporciona Enérgya-VM) estamos reduciendo muchísimo esta parte.
  • Consumo de comida. No solo importa la cantidad que comamos o el tipo de dieta, importa sobre todo que lo consumamos de cultivos sostenibles. Si es así, reducimos esa huella.
  • Tipo de vivienda o terrenos que tenemos. Cuanto más pequeña, menos huella.
  • Generación y reciclaje de residuos. Cuanto más reciclemos, menos huella ecológica estaremos dejando.
  • Consumo de productos. Cuanto menor consumo realicemos, y más porcentaje de ese consumo sea de productos hechos a partir de reciclado, menor huella ecológica.

Así pues, conviene hacerse estas preguntas: ¿Derrochamos energía y agua? ¿Cuánta energía proviene de fuentes renovables? ¿Cuánto reciclamos? ¿Qué coche tenemos? ¿Lo usamos a menudo, lo compartimos o usamos el transporte público? ¿Cuál es nuestro nivel de consumo en general? ¿Cuánto alimento de producción sostenible consumimos…?

Si meditamos estas preguntas, nos haremos una idea de nuestra huella ecológica, pero sobre todo, de qué podemos hacer para reducirla.

Para un cálculo más exacto, se suele rellenar un cuestionario en profundidad basado en esas preguntas. Puedes encontrar algunos online y te daremos un par de enlaces a ellos al final de este contenido.

huella ecológica
La medición de la huella ecológica nos da las hectáreas totales necesarias para mantener nuestro modo de vida

¿Cómo sabemos si nuestra huella ecológica es muy grande o pequeña?

La medición de la huella ecológica nos da las hectáreas totales necesarias para mantener nuestro modo de vida. ¿Cómo sabemos si son muchas o pocas?

La forma más directa es comparar respecto a las hectáreas de recursos disponibles del planeta Tierra. Si multiplicamos las hectáreas que nos salen por toda la población mundial, podríamos ver cuántos planetas Tierra harían falta para sostener nuestro modo de vida si todos lleváramos ese.

Cuando una persona media de un país como España hace los cálculos, comprueba que hacen falta entre dos y tres planetas como este para mantener ese modo de vida. Es decir, que el ritmo de vida actual no es sostenible.

Por eso, en Enérgya-VM apostamos por todo lo renovable y sostenible, especialmente en cuanto a consumo de energía, que es lo que más reduciría la huella ecológica por la disminución de emisiones de CO2.

Cómo calcular online tu huella ecológica

El departamento de medio ambiente de la Diputación Foral de Bizkaia te permite calcular online tu huella ecológica en cuatro ámbitos principales: consumo de energía, agua, transporte y recursos. Respondiendo a un cuestionario en cada ámbito, podrás ver tu impacto ambiental.

El Centro para la Economía Sostenible tiene otra calculadora de huella ecológica online. Tiene en cuenta el país en el que estás y responderás a preguntas sobre tu consumo, reciclaje, uso de vehículos, de energía… Al final, podrás saber cuántos planetas Tierra harían falta para mantener tu modo de vida.

Al calcular la huella ecológica, y conocer sobre ella, nos hacemos conscientes de los sencillos hábitos que pueden reducirla. Reciclar, cerrar ese grifo mientras nos lavamos los dientes o consumir renovable son algunos de ellos. Y es que esos pequeños gestos tienen un impacto mucho mayor del que creemos.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso