Impuesto al Sol: ¿Qué supone su eliminación?

Compromiso con el planeta

El pasado 5 de octubre de 2018 se eliminó el llamado coloquialmente «Impuesto al Sol». Esto supone una serie de ventajas para quienes quieran apostar por la energía renovable y el autoconsumo.
En Enérgya-VM siempre estamos a favor de cualquier medida que suponga un avance hacia una electricidad más limpia e inagotable. Por eso, te respondemos a las dudas y preguntas más frecuentes sobre el «Impuesto al Sol» y su reciente eliminación.
¿Qué es (o era) exactamente el «Impuesto al Sol»?
El llamado «Cargo Transitorio por Energía Autoconsumida», o «Impuesto al Sol» era un peaje que se cobraba a los grandes autoconsumidores que, en su producción y consumo usaban la red eléctrica como apoyo y respaldo.
Este cargo por energía autoconsumida solamente era aplicable a instalaciones de más de 10 kW. Eso significaba que, en realidad, la mayoría de instalaciones particulares en los hogares quedaban exentas del «impuesto al Sol».
No obstante, es cierto que, como veremos un poco más adelante, la mayor traba para la adopción de energía solar estaba en realidad en: los trámites necesarios, la generación de energía compartida y la inseguridad que provocaba esa legislación.
¿La eliminación del «Impuesto al Sol» es definitiva?
La eliminación del «Impuesto al Sol» se ha hecho por decreto ley, concretamente el Decreto 15/2018de 5 de octubre.
¿Qué significa eso?
El decreto ley es un instrumento del gobierno para legislar sin tener que aprobar una ley, lo que requiere el apoyo mayoritario de los diputados del congreso. Por tanto, podría ser que el decreto se derogue con otro si llega a gobernar un partido nuevo que no está de acuerdo.
Eso significa que la abolición del impuesto, al no tener rango de ley, es más fácil que pueda cambiarse.
Es imposible predecir qué pasará pero, de momento, se aplica y parece que ha venido para quedarse.
globos en el aire
¿Cómo queda el autoconsumo compartido con la derogación del «Impuesto al Sol»?
Cuando se aprobó el decreto que impuso el «Impuesto al Sol», también se prohibió que varios vecinos de un mismo edificio utilizaran conjuntamente una misma instalación.
Eso significaba que, si tenías una instalación individual en una casa, no te afectaba, pero lo cierto es que mucha gente vive en bloques de pisos.
En 2017, el Tribunal Constitucional abolió esa prohibición y el nuevo decreto que deroga el «Impuesto al Sol» reconoce, explícitamente, el derecho al autoconsumo compartido.
Eso aporta seguridad jurídica a las comunidades de vecinos que quieran invertir en energía solar. Además, también se permite que la instalación no tenga que estar en el mismo edificio. Puede estar simplemente cerca, lo que abre nuevas y mayores posibilidades al autoconsumo de energía solar.
¿La derogación del «Impuesto al Sol» significa que ya no habrá cargo alguno al autoconsumo?
Exactamente.
El decreto establece lo siguiente:  «La energía autoconsumida de origen renovable, cogeneración o residuos estará exenta de todo tipo de cargos y peajes».
Aunque esos peajes no se aplicaban de todos modos a las instalaciones domésticas, la cuestión queda clara en todos los casos.
Con la derogación del «Impuesto al Sol» es más fácil invertir en energía solar
Al problema de la prohibición del autoconsumo compartido, se unía el importante papeleo necesario. Si querías invertir en energía solar, los trámites eran lentos, tenías que hablar con compañías eléctricas, etc.
Con el nuevo decreto se ha simplificado el proceso. Para empezar, las instalaciones que no superen los 100 kW de potencia, y que estén asociadas a modalidades de suministro de autoconsumo con excedentes, estarán exentas de la obligación de inscripción en el registro administrativo de instalaciones de producción de energía eléctrica.
Eso sí, las Comunidades con competencias pueden establecer sus registros territoriales y otras medidas que habrá que cumplir. Del mismo modo, para el seguimiento de la producción, y ver si se cumplen objetivos de generación renovable, se crea el nuevo registro administrativo de autoconsumo de energía eléctrica. Este será telemático, declarativo y gratuito
Las instalaciones grandes que vayan a volcar energía a la red sí deberán pedir permiso para conectarse, pero las domésticas, no. De hecho, las instalaciones de suministro con autoconsumo sin excedentes, de hasta 100 kW, se someten exclusivamente a los reglamentos técnicos correspondientes. Si se cumplen, son válidas.
Las nuevas sanciones y la derogación del «Impuesto al Sol»
Otro de los puntos modificados por el decreto está en las sanciones. Se establece que, en infracciones relacionadas con autoconsumo, la sanción máxima será la mayor de estas cantidades:

  • El 10 % de la facturación anual por consumo de energía eléctrica.
  • El 10 % de la facturación por la energía vertida a la red.

Eso significa que las posibles multas también se han rebajado.
En definitiva, la derogación del «Impuesto al Sol» supone, sobre todo, mayor seguridad jurídica. Aunque el autoconsumo personal no estaba gravado, el compartido era un problema y los trámites eran complejos.
Es de esperar que estas medidas incentiven la adopción de energía renovable por particulares y comunidades. Si es así, en Enérgya-VM estamos a favor de todo lo que suponga consumo responsable y limpio.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso