Factura de la luz: cómo interpretarla

Mercado eléctrico

A todos nos ha pasado las primeras veces que consultamos una factura de la luz que no terminábamos de entender completamente. No hay que preocuparse, como dice el refrán español “nadie nace sabiendo”. Sin embargo, muchos son los avances que se están produciendo hacia una factura más sencilla y accesible. Uno de los más importantes, la facturación electrónica, que no solo presenta la misma validez legal que las facturas en papel, sino que también suponen un ahorro de espacio considerable.

Aun así, las facturas eléctricas siguen siendo uno de esos grandes misterios para la gran mayoría de los consumidores. Muchos de ellos no son conscientes de la gran cantidad de información que aparece en ellas y cómo pueden utilizar dicha información para ahorrar en su suministro eléctrico. Pero, no te preocupes, en este artículo vamos a diseccionar a fondo una factura de la luz para descubrir cuáles son las partes más comunes que la componen.

facturación electrónica
La facturación electrónica es un gran avance en sostenibilidad y accesibilidad.

 

Tus datos en la factura de la luz

En esta parte, vamos a ver tanto lo que engloba a nuestros datos personales y de pago, como lo referido a los datos referidos a nuestro punto de suministro eléctrico. Normalmente, es lo primero que aparece en la factura de la luz y pueden ir agrupados en una misma sección, o separados.

  • Datos cliente

Aquí, aparece toda la información referente al titular del contrato y, por tanto, responsable del suministro, pagos y demás. En ellos, vemos el nombre completo, dirección fiscal y número de NIE/NIF/CIF del titular, así como la forma de pago de la factura. Todos estos datos son realmente importantes, ya que son necesarios en caso de cambios de contrato o de compañía tras compraventas de inmuebles o si estás viviendo de alquiler en una vivienda.

Junto a todos esto datos personales del cliente, aparece normalmente el historial de consumo. Esto no es más que un gráfico de barras en el que se muestra la evolución del consumo de luz, o del importe de las facturas, durante los últimos periodos de facturación. Esta información es muy valiosa, ya que podemos analizar cómo cambia nuestro gasto eléctrico en los diferentes meses.

  • Datos punto suministro

Esta es toda la información relacionada simplemente al suministro eléctrico del que encontrarás en tu factura eléctrica. Encontramos el CUPS, código universal de punto de suministro, que es el número de identificación único utilizado por todos los actores del sector eléctrico y que brinda información completa sobre el punto de suministro: país en el que está situado, distribuidora responsable, etc.

También está la póliza o contrato ATR, de acceso de terceros a la red. Es el contrato formalizado en el que la distribuidora de la zona geográfica de permiso al consumidor a tener acceso a la red eléctrica en alguna comercializadora del mercado libre.

Por último, también se encuentra la tarifa de acceso o contratada, que es la retribución regulada de acceso a la red de distribución. Es decir, es lo que tenemos que pagar por hacer uso de las redes del distribuidor. Viene definido por el Ministerio de Energía y está compuesto por dos términos: el término de potencia ATR y el término de energía ATR. Estará indicado 2.0A si tenemos una tarifa sin discriminación horaria, 2.0DHA si tenemos discriminación de 2 periodos, o 2.0DHS si tenemos discriminación de 3 periodos.

datos en la factura de luz
En la factura encontramos los datos del suministro, por si tenemos dudas de la tarifa contratada.

 

Detalle del importe de tu factura de la luz

Esta sección es en la que se detalla hasta el último céntimo de donde proviene el total del importe de la factura de la luz. La dividiremos en dos partes para poder analizarla más pormenorizadamente:

  • Detalle consumos

Se aclara el consumo total realizado en el punto de suministro de luz durante el periodo de facturación, diferenciado para cada uno de los periodos en caso de que haya discriminación horaria. En el desglose, hay dos conceptos que vamos a especificar para evitar confusiones.

Lo primero que suele aparecer en tu factura eléctrica es la potencia contratada, medida en kW. Refleja la disponibilidad de energía eléctrica para el suministro de luz, es decir, la cantidad de electrodomésticos que podemos encender al mismo tiempo en nuestro hogar. Como clientes podemos modificar la potencia eléctrica contratada, pero estos cambios solo se pueden realizar una vez al año. Y, para hacerlo, tan solo tenemos que ponernos en contacto con la empresa comercializadora.

Existen dos métodos de controlar dicha potencia contratada: con ICP o con maxímetro. En caso de contar con un interruptor ICP, el suministro se interrumpe en caso de que haya una demanda superior a la potencia contratada. Pero si es con un maxímetro, la instalación puede demandar una potencia superior sin que haya cortes, pero en la factura se aplicarán penalizaciones por este suministro extra.

El siguiente concepto es el de consumo de energía eléctrica para el periodo de facturación, y se mide en kWh. Es el resultado de la diferencia entre la lectura al finalizar el periodo de facturación actual y el periodo anterior. Es un dato facilitado por la empresa distribuidora a la comercializadora y, dependiendo de la tecnología de nuestro contador de luz, puede ser tomado telemáticamente o requiere de la visita de un técnico.

En este apartado también se desglosa el consumo por períodos o tramos si tenemos contratado una tarifa con discriminación horaria. Al igual que con el caso anterior, si tenemos un contador digital con telemedición, el detalle del consumo por tramos será real al que habremos realizado en nuestra vivienda. En caso contrario, se calculará en función a través de unos estándares de consumo medio facilitados por la Red Eléctrica Española.

  • Detalle facturación

Esta es la parte más importante de la factura, ya que, en ella, aparecen los diferentes conceptos que conforman el importe final de la factura eléctrica. Comprender bien cada uno de ellos es fundamental para poder descubrir cómo maximizar nuestro consumo y nuestro ahorro.

Uno de ellos es el término de potencia, también llamado parte fija de la factura de la luz. Se calcula simplemente multiplicando la potencia eléctrica contratada por el precio base, que generalmente se utiliza el que viene determinado por el Gobierno de 38,043€/kW al año. Se denomina parte fija porque no depende del consumo que realicemos a lo largo del periodo de facturación, siempre será el mismo importe. En otras palabras, pagamos por tener acceso a consumir tanta electricidad como tengamos contratada, indistintamente de si alcanzamos ese máximo o no.

La siguiente parte es el término de energía, lo que también se conoce como parte variable de la factura. Para su cálculo se multiplica la energía consumida durante el precio de facturación por el precio base de la luz, expresado en €/kW. Dependiente de si nuestro tipo de tarifa es de precio fijo o indexada, este precio de la luz puede ser fijo a lo largo de todo el año, o puede variar en función de las fluctuaciones del mercado eléctrico. En caso de tener discriminación horaria, el término de energía se calculará en función al consumo de electricidad y al precio de la luz para cada periodo.

Estos no son los únicos conceptos que aparecen reflejados en el importe de nuestra factura. También está el impuesto eléctrico, que viene fijado por el Gobierno y corresponde al 5,11% de la suma del importe de la potencia contratada y la energía consumida. Asimismo, el coste del alquiler del contador, a no ser que sea de nuestra propiedad, tiene un precio regulado, que se puede consultar en el BOE, en función del modelo. Y, por último, está el IVA, que se aplica a la suma de todos los importes anteriores, impuestos incluidos. De los tres tramos que existen en España, la luz se encuentra en el más alto de todos, el 21%.

 importe factura eléctrica
El alquiler del contador eléctrico también aparece reflejado en nuestra factura de la luz.

 

Otra información importante

Pero, en la factura de la luz, hay mucha más información que los datos y el importe, aunque no le solemos prestar tanta atención:

  • Origen de la electricidad

En unos coloridos gráficos de tarta, nos aparecen las diferentes fuentes de energía que se utilizan para generar la electricidad. Por lo general, podemos encontrar dos gráficos diferentes: el que representa el mix de producción eléctrica del sistema español y el de nuestra empresa comercializadora. En caso de tener contratado con una comercializadora de electricidad 100% renovable, como Enérgya-VM, el segundo gráfico es completamente homogéneo.

  • Impacto ambiental

En otros dos gráficos con forma de escaleras de colores, se muestran los impactos ambientales de la generación de electricidad, comparándose a nivel nacional y el de tu comercializadora. El impacto se mide en kg de CO2 emitidos a la atmósfera, y se representa en una escala de A (menos contaminante) a G (más contaminante).

En Enérgya-VM ofrecemos servicios de facturación tanto física como digital, para que puedas elegir aquella que más se adapta a tus intereses. Además, con nuestra atención 24×7, estamos a tu disposición las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para resolver aquellas dudas que puedan surgirte y GRATIS.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso