La apuesta de Microsoft por eliminar el dióxido de carbono que ha generado

Compromiso con el planeta

Microsoft es una de las compañías que más ha apostado por la ecología en los últimos tiempos. De hecho, ha presentado hace poco un ambicioso proyecto de reparación ambiental y lucha contra las emisiones de dióxido de carbono.

¿En qué consiste este plan y qué objetivos tiene? Te lo contamos, porque es francamente interesante y todo un ejemplo para otras empresas.

El objetivo principal de Microsoft respecto al dióxido de carbono que ha generado

La gran empresa informática se ha comprometido firmemente en la lucha contra el cambio climático, y su primer objetivo en este sentido es que, para 2030, va a ser negativa en carbono.

¿Qué significa exactamente este concepto?

Que para ese año, Microsoft no solo será neutral en cuanto a emisiones (es decir, que las que emite también las compensa, no contribuyendo al cambio climático), sino que capturará y eliminará de la atmósfera más dióxido de carbono del que genera.

Sin embargo, no se quiere quedar ahí. 

Su otro gran objetivo es que, para el año 2050, habrá eliminado todas las emisiones de dióxido de carbono que ha generado desde su fundación en el año 1975.

Es decir, que va a reparar todo el daño realizado en su producción y operaciones desde que nació.

El objetivo a largo plazo de Microsoft en la lucha contra el cambio climático

Unido a ese compromiso personal está el de combatir el cambio climático a nivel global global. Para eso:

  • Está lanzando una iniciativa basada en utilizar la tecnología de Microsoft para ayudar a sus proveedores y clientes a reducir sus propias huellas de carbono.
  • Ha lanzado un fondo para la innovación climática dotado de nada menos que 1.000 millones de dólares.

El objetivo del fondo es acelerar el desarrollo global de la reducción de emisiones de dióxido de carbono, así como las tecnologías de eliminación y captura del que ya hay en la atmósfera.

Desde 2021, además, la reducción de emisiones será un aspecto explícito de los procesos de su cadena de suministro y su avance, en este sentido, será publicado en un nuevo Informe Anual de Sostenibilidad Ambiental. Eso dará transparencia y documentará públicamente sus logros en este sentido.

Microsoft también se quiere convertir en un apoyo para las políticas públicas ambientales que aceleren la reducción de emisiones. Es decir, que tratará de usar su influencia para empujar a favor de la creación y puesta en marcha de esas políticas.

Este compromiso, en realidad, no es algo nuevo. De hecho, Microsoft ha estado en la punta de lanza desde hace tiempo y ya alcanzó la neutralidad de carbono en 2012.

Cómo van a poner en marcha su plan de reducción y captura de emisiones

Microsoft ha afirmado que todo este plan va a estar basado en la ciencia y las matemáticas. Tiene claro el consenso científico sobre el tema y entiende que es la manera principal de afrontarlo.

En la práctica esto va a significar, según sus propios datos, que:

Primero, reducirán sus emisiones principales (de alcance 1 y 2) casi a cero con estos pasos:

  • Para 2025, se proveerán de energía 100% renovable. Edificios, centros de datos, campus de trabajadores…
  • Electrificarán toda la flota de vehículos y la movilidad de sus campus para 2030.
  • Buscarán obtener la certificación de Cero Emisiones del Living Future Institute y también la LEED Platinum para sus sedes de Silicon Valley y Puget Sound.

En segundo lugar, reducirán sus emisiones de alcance 3 en más de la mitad para 2030, con estos pasos:

  • En julio de 2020, usarán su propio impuesto interno sobre el carbono para cubrir esas emisiones terciarias. Estos fondos se usan para compensar y financiar mejoras en sostenibilidad.
  • Para julio de 2021, comenzarán a implementar nuevos procesos y herramientas para incentivar a sus proveedores a reducir todas sus emisiones: primarias, secundarias y terciarias.

En tercer lugar, se van a centrar en quitar de la atmósfera más dióxido de carbono del que emiten para lograr ese objetivo de 2050 de contrarrestar todo el que han generado. Esto lo pretenden conseguir con las tecnologías que haya disponibles incluyendo:

  • Reforestación y nuevas plantaciones de vegetación.
  • Secuestro de dióxido de carbono en el subsuelo, almacenándolo ahí.
  • Captura directa de la atmósfera, etc.

Gran parte de ese fondo de 1.000 millones estará destinado también a invertir en nuevas tecnologías y empresas medioambientales, concienciar e incentivar a sus clientes e influir en políticas beneficiosas para el medio ambiente.

Siguiendo los pasos de su fundador Bill Gates, que se dedica íntegramente a labores filantrópicas tras dejar su día a día en la empresa, Microsoft se ha propuesto este ambicioso plan. Con él, pretende ser ejemplo para el resto de grandes tecnológicas y del mundo empresarial en general. 

Sin duda, una buena noticia para todos.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso