La casa inteligente: ¿Qué requisitos debe tener?

Compromiso con el planeta

El concepto de casa inteligente se ha puesto muy de moda. Muchos aparatos y electrodomésticos vienen ya con funciones «smart», que prometen convertir nuestro hogar en inteligente.

Sin embargo, el concepto de casa inteligente va mucho más allá. ¿Qué es una casa inteligente? ¿Qué debe tener para considerarla así? explicamos lo que debes saber sobre el tema, como siempre, de manera sencilla y didáctica.

En Enérgya-VM explicamos lo que debes saber sobre el tema, como siempre, de manera sencilla y didáctica.

¿Qué es una casa inteligente?

Para considerar a una casa inteligente, algunos de sus elementos principales, como climatización, electrodomésticos, iluminación y otros sistemas deben contar con dos características esenciales:

  • Que estén conectados entre sí y a Internet. O a un centro de mando que esté conectado a la red y permita la siguiente característica.
  • Que puedan ser controlados de manera remota. Mediante un mando o dispositivo especial, un smartphone (que es la manera más habitual), un altavoz inteligente como los que se están poniendo de moda, o un ordenador.

Es decir, que cuando los sistemas tecnológicos de una casa, que tradicionalmente se han controlado por una persona de manera presencial, se pueden manejar de manera remota, o programar para que funcionen solos de acuerdo a nuestros deseos, podemos decir que estamos ante una casa inteligente.

Hoy día, se están extendiendo los altavoces inteligentes que las grandes empresas tecnológicas están introduciendo. Google, Amazon y en poco tiempo Apple, quieren que tengamos esos altavoces en casa. Además de ser los nuevos equipos de música, conectados para tener todo el catálogo de canciones que existe, quieren conectarse a todos los dispositivos inteligentes del hogar y que los controlemos por voz desde un único lugar.

Así, podemos dejar el mando y el teléfono cuando estemos en casa, y simplemente ordenar lo que deseamos. Diciéndole al altavoz que encienda las luces del baño, suba la temperatura un grado o anote que hay que comprar leche, la casa inteligente ejecutará nuestras órdenes.

Sin embargo, el siguiente paso de la casa inteligente, que ya se ha empezado a dar, va más allá.


Para considerar a una casa inteligente, algunos de sus elementos principales, como climatización, electrodomésticos, iluminación y otros sistemas deben contar con dos características esenciales

La evolución hacia la «verdadera» casa inteligente

Si bien la posibilidad de centralizar y controlar de manera remota ciertos sistemas del hogar (como luces o calefacción) ya califica a una casa como inteligente, la verdadera evolución ha llegado con los sistemas de inteligencia artificial.

Estos permiten que la casa no tenga ni siquiera la necesidad de ser controlada, sino que se regule ella sola. La inteligencia artificial que empiezan a incorporar los aparatos de domótica va aprendiendo ella sola de los datos que recibe en el día a día.

Por ejemplo, termostatos como los modelos Next van comprendiendo cuándo estamos en casa o no, qué temperaturas ponemos, cuál hay en el exterior y las previsiones, además de recoger otros datos para optimizar la climatización por sí solos.

De este modo, la casa aprende cuántos somos y qué hábitos tenemos, y va regulando temperaturas adecuadamente, además de apagando las luces que nos hayamos olvidado, o controlando otros aparatos, como la nevera y la comida que nos queda en ella, la información que preferimos escuchar por nuestro altavoz inteligente…

Por supuesto, siempre podremos controlar y cambiar lo que queramos, con voz o usando el móvil, pero el objetivo de la verdadera casa inteligente es que sea lo más confortable posible, sin necesidad de intervenir por nuestra parte.

La casa inteligente, el medio ambiente y el ahorro de energía

La verdadera casa inteligente tiene otra gran característica, más allá de la comodidad, y que nos gusta especialmente en Enérgya-VM: la optimización del ahorro energético.

Los algoritmos pueden calcular con mayor precisión dónde está el punto en el que, además de estar cómodos, no derrochamos energía y, por tanto, ahorramos. Como en Enérgya-VM creemos en el poder de los pequeños gestos, muchas casas inteligentes, ahorrando un poco cada vez, supondrán un enorme efecto global muy beneficioso.

Ventajas de una casa inteligente

Sin duda, las grandes ventajas de la casa inteligente son claras:

  • Mayor comodidad y calidad de vida. Haciendo de nuestro hogar una casa que incluso parezca que se adelanta a nuestros deseos.
  • Mayor ahorro energético. Lo que beneficia tanto a nuestro bolsillo con la factura de electricidad, como al medio ambiente.
  • Mayor seguridad. Tanto personal, gracias a la mejora de los sensores que detecten anomalías (humo, agua, intrusiones, etc) como en el caso de la seguridad de la casa inteligente en nuestra ausencia, capaz de activar alarmas, pedir ayuda, grabar lo que ocurre…

Desventajas de una casa inteligente, ¿las tiene?

No hay nada que tenga solo ventajas y la casa inteligente, tampoco.

La mayor complejidad de los sistemas hace que pueda haber un fallo en alguno de ellos o que algunos de esos sistemas, si están mal protegidos, puedan ser hackeados.

Sin embargo, lo cierto es que las ventajas superan con creces estos retos que aún tienen por delante los hogares conectados. Así que esperamos que la inteligencia sea la gran tendencia a medio plazo en muchas casas.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso