La guerra contra el plástico: ¿Por qué es necesaria?

Compromiso con el planeta

Recientemente, la Unión Europea ratificó su «guerra contra el plástico» con la prohibición para 2021 de pajitas, cubiertos y elementos de un solo uso hechos de este material. Pero no es solo la Unión Europea, el plástico en un enorme problema a nivel mundial.

Por eso, cada vez estamos más concienciados de la necesidad de acabar con él y sustituirlo por materiales más respetuosos con el medio ambiente.

El plástico es una amenaza para la salud y una fuente de contaminación. Te contamos todos los porqués de esa guerra contra el plástico y qué iniciativas hay en marcha.

El plástico, un problema de polución a todos los niveles

El plástico supuso un enorme avance cuando se inventó. Un material muy barato, ligero, que permite infinitas aplicaciones, es impermeable y se adapta a todo. Sin duda, resultó una revolución que dio forma al mundo moderno.

Sin embargo, tuvo tanto éxito que ahora nos ahogamos en él, al estar omnipresente. Eso hace que cause problemas a todos los niveles, problemas como estos:


Se estima que unas 8 millones de toneladas de plástico acaban vertidas cada año en nuestros mares.

1. La enorme contaminación con plástico de los mares y océanos

Se estima que unas 8 millones de toneladas de plástico acaban vertidas cada año en nuestros mares. Eso perjudica a la fauna marítima, contamina las aguas y altera el delicado equilibrio de los océanos.

Ya se calculan más de 8 billones de pedazos de plástico en el el agua y, de seguir así, se estima que, para 2050, el plástico presente en el mar pese más que todos los peces que lo habitan.

2. El plástico ha llegado a la cadena alimentaria

El problema de los océanos y el plástico también hace que, al ser ingerido por animales marinos, llegue a nuestra mesa y, literalmente, estemos comiendo plástico.

No importa si vivimos en España, Italia o Japón, los científicos han encontrado restos en personas de todo el mundo y los microplásticos suponen un problema de salud.

3. La contaminación es mucho mayor en tierra

Solo en 2017 se produjeron casi 350 millones de toneladas de plástico. Un 3,8% más que en 2016. Y llevamos produciéndolo desde la mitad del siglo XX, lo que hace que el problema ascienda a más de 8.300 millones de toneladas de plásticos con las que lidiar.

Eso supone todavía una mayor contaminación en tierra, especialmente en países más pobres, con menos posibilidades de reciclaje y disposición de residuos.

4. El plástico tarda mucho en degradarse

A las enormes cifras de producción y residuos de plástico hay que añadir otro problema, tarda muchísimo tiempo en degradarse. Se estima que una simple bolsa de plástico puede tardar unos 150 años y que una botella de PET puede aguantar 1.000.

5. El plástico es muy poco reciclable

Incluso con las tecnologías modernas, el plástico sigue siendo muy problemático a la hora del reciclaje. De hecho, la ONU aseguró el año pasado que apenas un 9% del plástico se recicla.

6. El plástico es contaminante en todas las etapas de su vida

Más allá de los residuos, el plástico procede de combustibles fósiles, como el petróleo. Eso hace que contamine durante todas las etapas de su vida, desde la producción hasta su desecho.

Como vemos, los problemas son muy variados y con una dimensión muy grave. Es por eso que se ha declarado la guerra al plástico. Ese cambio a un planeta sin él debe pasar, necesariamente, porque todos contribuyamos. No solo reciclando, sino eligiendo alternativas más ecológicas, así como presionando a marcas y gobernantes.

Desde Enérgya-VM siempre hemos creído en que cada persona tiene un enorme poder de cambiar el mundo que le rodea, aunque no lo parezca. Por eso, tenemos que aportar nuestro grano de arena.

Afortunadamente, cada vez estamos más concienciados a todos los niveles del problema que supone el plástico y hay más iniciativas que nunca a nivel global para su erradicación.

Las iniciativas actuales contra el uso del plástico

La Unión Europea es punta de lanza en la guerra contra el plástico como te hemos comentado al principio, pero no es la única.

  • India anunció en el Día del Medio Ambiente de 2018 que prohibirá todos los plásticos de un solo uso para 2022.
  • Chile y Botsuana también anunciaron la prohibición del uso de bolsas de plástico y Perú presentó una iniciativa de restricción de las mismas, similar a la que hay actualmente en España.
  • Chile y Perú no están solos en el continente. Una gran cantidad de países latinoamericanos han presentado medidas contra el plástico.
  • 250 organizaciones (entre ellas, Coca-Cola, H&M o L’Oreal) firmaron a finales de 2018 una coalición contra el plástico.
  • La ONU y la UE han establecido una plataforma global de plásticos, para coordinar los esfuerzos globales en su reducción y reciclaje.

Como vemos, el plástico se ha convertido en un gigantesco problema. Pero también es cierto que, gracias a la acción de gobiernos, asociaciones y nuestros pequeños grandes gestos del día a día, hay esperanzas de revertir esa situación.

Porque entre todos podemos hacer mucho.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso