La importancia del reciclaje

Compromiso con el planeta

En Enérgya-VM no solo apostamos por energía 100% limpia y renovable. También estamos a favor, e incentivamos, cualquier actividad que luche contra la contaminación, el cambio climático y el agotamiento de los recursos. Como el reciclaje, por ejemplo, algo imprescindible para un mundo más limpio.

El reciclaje es fundamental porque es la manera de conseguir un importante impacto global con nuestra acción individual.

Para todos aquellos que se pregunten qué pueden hacer hoy por un mundo más limpio, la respuesta es reciclar. Es algo sencillo, conveniente y eficaz.

Beneficios y ventajas del reciclaje

El reciclaje tiene un impacto positivo en diversas áreas. Los beneficios más importantes que se consiguen en cada una de ellas son:

  • Un menor uso de materias primas y, por tanto no contribuir al agotamiento de los recursos naturales.
  • Un ahorro de energía, ya que cuesta menos fabricar un producto a partir de material reciclado que realizar uno desde cero, extrayendo nueva materia prima. Por ejemplo, en 2014 se reciclaron unos 89 millones de toneladas en Estados Unidos, ahorrando unos 322.000 GWh de electricidad. O lo que es lo mismo, la energía necesaria para alimentar 30 millones de hogares.
  • Una menor contaminación del aire y el agua, al no llenar extensiones de tierra con basura y sustancias nocivas que tardan en degradarse o se filtran en el suelo.
  • Una mayor creación de empleo, gracias a las actividades de reciclaje, que requieren más mano de obra que tirar desechos en un basurero.
  • Una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, por tanto, una actuación contra el cambio climático. Buena parte de esa reducción de emisiones viene por la menor energía empleada al fabricar a partir del reciclado.
reciclar
¿Sabías que el papel es el material más reciclable?

Algunas cifras importantes sobre reciclaje

Según todos los indicadores de las diversas agencias ambientales, el reciclaje ha aumentado en las últimas décadas.

En la Unión Europea, el porcentaje global de reciclado está alrededor del 36%, una cifra muy similar a la de Estados Unidos.

Sin embargo, las cifras de reciclaje son muy desiguales entre los distintos materiales que podemos reaprovechar.

El papel es el material más reciclable. En 2015, dentro de la Unión Europea, se recicló una media del 66% del papel, con una recogida del mismo que alcanzaba casi el 79%.

El metal es el siguiente material más reciclable, por su eficiencia en el proceso. El aluminio destaca sobre el resto, debido a su uso cotidiano. Con la energía necesaria para hacer una lata de refresco nueva, puedes hacer 20 latas recicladas. Y no solo eso, el procedimiento es rápido y, desde que recicla la lata, hasta que aparece reaprovechada en el supermercado, pueden pasar apenas 60 días. Actualmente, el reciclaje de metal se suele situar en la media global, con un 35-36%.

El vidrio es el siguiente material más apto para el reciclaje. Por ejemplo, en Estados Unidos se suele rozar casi el 30% de reciclabilidad.

Siendo esto así, ¿qué material está bajando tanto la media?

La respuesta es el plástico, que es el material que menos se recicla, y con diferencia. Entre dificultades para reaprovecharlo, y su enorme utilización en el día a día, es la asignatura pendiente. El reciclaje de plástico, actualmente, apenas está entre el 9% y el 14%.

Además, es un material que tarda cientos de años en degradarse, y está presente por todas partes, especialmente en los océanos. De hecho, uno de los problemas es que es tragado por la fauna marina, dentro de la cual se pueden encontrar restos de ese plástico.

Los desafíos actuales del reciclaje

Gran parte de la dificultad del reciclaje, y de que las cifras no sean mayores, aunque la tecnología sea cada vez mejor, viene porque los productos no se diseñan con ese reciclaje en mente.

Sin embargo, eso se quiere cambiar con la adopción de una Economía Circular, que está en el centro de las estrategias medioambientales de la Unión Europea y de España.

Esta Economía Circular no solo establece el reciclaje como una de sus columnas principales, sino que abarca también el rediseño de los productos. Eso implicaría que se fabricaran, por fin, con ese reciclaje en mente, con nuevos diseños y nuevos materiales que lo faciliten.

La adopción de una verdadera Economía Circular, que abarque también el proceso de fabricación, incrementará exponencialmente las cifras de reciclaje y el impacto positivo que tiene.

El futuro del reciclaje

A pesar de estos desafíos del reciclaje que hemos visto, su futuro es cada vez más brillante.

Por un lado, la mayor concienciación personal hace que los porcentajes de reciclaje no dejen de aumentar.

Además, las legislaciones de los distintos países están fomentando el reciclaje y un uso más racional de los recursos. La normativa sobre bolsas de plástico, por ejemplo, es una de las medidas que más se ha notado en el día a día.

Por último, la invención de métodos más efectivos de reciclaje, y de nuevos materiales para sustituir, sobre todo, al plástico, hacen que el panorama sea cada vez más alentador. La mejora en nuestra calidad de vida y la del planeta, bien valen la pena.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso