La innovación en los coches eléctricos: Tendencias y futuro

Energía Verde

El vehículo eléctrico está llamado a revolucionar toda nuestra movilidad. La preocupación por el medio ambiente y la innovación en los coches eléctricos están haciendo que el interés sea mayor que nunca.

Por eso, te contamos las tendencias e innovaciones que nos esperan en los próximos años y que, en algunos casos, ya estamos viendo.

La gran innovación del coche eléctrico en las últimas décadas

Desde que en 1832 Robert Anderson presentara el primer coche eléctrico «utilizable» (antes hubo otros prototipos, pero nada refinados) ha llovido mucho.

Sin embargo, la historia del coche eléctrico, en realidad, siempre ha sido la historia de su batería y su capacidad de almacenamiento.

Por eso, mientras que el tema del motor no es problema, y de hecho es más seguro y sencillo de mantener y reparar, la autonomía siempre ha sido el talón de Aquiles.

Las baterías han limitado la autonomía del coche eléctrico a lo largo de su historia, haciéndola menor que la del vehículo de combustible fósil.

Es por eso que, a pesar de que durante la época de los años 60 a 90 del siglo XX se renovó el interés por el coche eléctrico, no sería hasta la década de los 2000 que se empezaron a ver los primeros coches eléctricos realmente útiles en el día a día.

El MOSFET, los microcontroladores y la batería de ión-litio, la gran innovación en los coches eléctricos pioneros

Es durante esta década de los 2000 que el coche eléctrico empieza a incorporar tres grandes innovaciones.

  • La tecnología MOSFET (transistor de efecto de campo metal-óxido-semiconductor). Inventada en 1959, cuarenta años después hizo más fácil la conducción eléctrica, a la vez que minimizaba pérdidas de energía y también bajaba precio.
  • Los microcontroladores de chip único. Que podían gestionar todos los aspectos del control de la conducción y la gestión de la batería.
  • Las baterías de ion-litio. Tan extendidas hoy en la mayoría de dispositivos electrónicos y que permitieron, por primera vez, que el coche eléctrico pudiera recorrer largas distancias.

El Tesla Roadster fue el primer coche fabricado en masa que, en 2008, comenzó a usar este tipo de baterías, convirtiéndolas en un estándar para el resto de coches eléctricos.

El presente y el futuro, las mejoras en la carga y la capacidad de la batería

A día de hoy, la tecnología de microprocesadores, autoconducción e incluso inteligencia artificial están avanzando a pasos agigantados.

Aunque muchas son tecnologías aplicables a cualquier tipo de vehículo, es cierto que los coches eléctricos están liderando su uso.

Sin embargo, las principales tendencias en cuanto a innovación en los coches eléctricos se siguen centrando en:

  • Mejorar la velocidad de carga, así como la comodidad a la hora de hacerlo. De esta manera, el objetivo es igualar, o incluso mejorar, los tiempos de repostaje del coche de combustible fósil.
  • Mejorar la capacidad de las baterías todavía más.

Estas son algunas de las innovaciones dentro de esos campos en las que más se está trabajando.

Mejoras y descubrimientos en las baterías de ion-litio

Una prueba de la importancia de estas baterías es que el Nobel de Química de 2019 se concedió a sus inventores

Como se dice en la concesión del propio premio: 

«El desarrollo de las baterías de ion-litio ha progresado rápidamente y podemos esperar muchos más descubrimientos en la tecnología de baterías».

Baterías de flujo, más grandes y poderosas

Ya te hablamos hace poco de las baterías de flujo y es que son la esperanza para la gran electrificación de la movilidad.

Aptas para vehículos más grandes, como barcos o incluso aviones, es de esperar que puedan aplicarse también al coche eléctrico.

Nuevos tipos de baterías

Como por ejemplo las baterías de zinc, que podrían significar coches más ligeros y seguros. 

Además, las baterías de zinc pueden ser entre un 30% y un 50% más baratas que las equivalentes de ion-litio.

La carga solar

Mientras que, de momento, la carga del coche eléctrico no puede ser tan rápida como la del vehículo de combustible fósil, se están planteando soluciones como, por ejemplo, no tener que cargarlo siquiera.

Algunos prototipos de coche eléctrico solar prometen recargarse automáticamente gracias los paneles en el techo del propio vehículo. De esta manera, la necesidad de repostar es mucho menor.

La carga inalámbrica

Otras soluciones parecidas de repostaje pasan, por ejemplo, por la carga inalámbrica. No solo a la hora de cargarlo en casa sin cable, sino de cargarse mientras circula por carriles especiales que llenan la batería al pasar por ellos.

Estas son solo algunas de las innovaciones del coche eléctrico, pero es de esperar que surjan muchas más. 

Desde la adaptación de carreteras con cables al estilo de tranvías, hasta cargadores de 3 minutos, el futuro inmediato es del coche eléctrico.

Lo cual es una excelente noticia para el medio ambiente. Y es que, desde Enérgya-VM, estamos muy atentos a todo lo que signifique innovación y respeto por el planeta.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso