La vendimia también puede ser sostenible

Compromiso con el planeta

Entre agosto y septiembre, cuando la uva ha alcanzado su punto justo de azúcar y madurez, comienza la vendimia.

Esta recogida de la uva, primer paso para la elaboración de la gran cantidad de vinos y cavas que se fabrican en España, es una tradición antigua. De hecho, es una fiesta en muchas partes del país y, cada vez más, se apuesta por una vendimia sostenible y un cultivo y fabricación de vinos ecológicos.

Te contamos cómo la vendimia puede ser sostenible y los avances que se están haciendo para que sea respetuosa con el medio ambiente.

Qué se está haciendo para que la vendimia sea sostenible

La vendimia se inicia, tradicionalmente, con una primera recogida de uva por la noche, a mano y siguiendo métodos tradicionales. Esta recogida nocturna es vital para que no se alteren las características fundamentales de la uva, debido al calor de los últimos días de verano.

Tras ese inicio de fiesta, se recoge toda la uva tanto a mano como a máquina. Durante ese proceso, muchas bodegas ponen en marcha una vendimia sostenible gracias a:

  • El uso de vehículos eléctricos. Lo que reduce las emisiones durante la recogida.
  • La utilización de energía 100% renovable para alimentar todo el proceso, tanto de vendimia como de fabricación del vino y cultivo previo de la uva.
  • El uso de autogeneración eléctrica y plantas de biomasa, como la de bodegas Raimat, una de las más avanzadas en el uso de tecnologías respetuosas con el medio ambiente.
  • El ahorro y uso sostenible del agua de riego durante la fase de cultivo.
  • La introducción de nuevas cepas de viña para aumentar la biodiversidad.
  • Proyectos de recuperación del medio ambiente, la flora y la fauna autóctonas que rodean a los cultivos.
  • El empleo de procedimientos de agricultura ecológica y biodinámica, tanto en la elaboración del vino como del cava.
  • El uso de pesticidas naturales y respetuosos con el medio ambiente para combatir las plagas que pueden afectar a la vid.
  • Y mucho más…

No todas las bodegas emplean estos métodos, pero son cada vez más comunes durante una vendimia sostenible, debido al interés de los consumidores en los vinos ecológicos.

España, líder en producción de vino orgánico y vendimia sostenible

Aunque el interés por el vino ecológico vaya en aumento en España, en el resto de Europa se demanda desde hace mucho. Por eso, España es un gran productor de vino y el 80% del mismo es para la exportación a otros países.

Esto ha hecho que nuestra industria vinícola sea, según los datos, líder en la producción de vino orgánico.

Debido a esta larga tradición de vendimia sostenible, la regulación de este vino orgánico en nuestro país data nada menos que de 1989. Con el tiempo, se ha ido adaptando a la legislación europea.

Esto provoca dos efectos:

  • Unos vinos de enorme calidad y respetuosos con el medio ambiente.
  • Una reducción cada vez mayor del uso de energía y otros recursos (como el agua)

¿Qué criterios debe seguir un vino orgánico y sostenible según la UE?

La legislación de la Unión Europea es clara a la hora de especificar qué debe tener un vino y su vendimia para que sean orgánicos y sostenibles:

1. El cuidado y mantenimiento del suelo

Es indudable que la agricultura extensiva está agotando la riqueza de nutrientes del suelo. Por eso, la Unión ha dispuesto que, para que un vino sea orgánico, debe:

  • Mantener y mejorar la calidad del suelo durante el cultivo y la vendimia.
  • Mantenerlo cubierto para una mejor conservación.
  • Minimizar la compactación de la tierra durante las labores de recogida mecánica de la vendimia.
  • Realimentar y fertilizar con compuestos naturales permitidos (restos de plantas y algas, compost y otros fertilizantes naturales…).

En definitiva, que el suelo quede «vivo» y lleno de nutrientes para que, después de una vendimia sostenible, esté preparado para un nuevo cultivo y sea un recurso 100% renovable.

2. Gestión sostenible de los viñedos

Lo que incluye, especialmente, el cultivo de variedades locales, adaptadas al clima de cada región. Además de eso, la gestión durante el invierno de malas hierbas y otras plantas, junto con cuidados especiales de la vid.

El viñedo es visto como un elemento fundamental e integrado con su entorno natural a la hora de la gestión.

3. Protección de las plantas

Mediante el control de plagas de manera no invasiva y potenciando los mecanismos naturales de defensa de la viña.

Además de este vino orgánico, la Unión distingue otros vinos respetuosos, como el biodinámico, el natural o el de comercio justo. Aunque el orgánico es el que mayores estándares de calidad y sostenibilidad tiene, queda claro que el interés por lo ecológico en el sector vinícola es total.

De hecho, la tradición de una vendimia sostenible y una elaboración natural del vino en España ha hecho que algunas bodegas sigan los mismos métodos tradicionales desde el siglo XIX.

Esto demuestra que la vendimia sostenible no es una tendencia novedosa en nuestro país, sino una larga tradición de ecología y respeto por el medio ambiente. Algo por lo que, sin duda, merece la pena brindar.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso