Las mejores placas solares del mercado según su uso

Eficiencia energética

A la hora de decidir qué placas solares utilizar en nuestro proyecto de autoconsumo, es importante saber cuál es la mejor placa solar según el uso que queramos hacer.

Por eso, te explicamos las opciones que hay para los tres casos principales y cuándo conviene elegir cada una.

Las mejores placas solares para calefacción y agua caliente sanitaria en una casa

Antes de nada, queremos mostrarte cuál es la mejor placa solar para tener siempre agua caliente de manera limpia. Muchas veces, cuando hablamos de placas solares, pensamos solamente en fotovoltaicas, pero tenemos que recordar que existe también la energía solar térmica.

Es por eso que, para las necesidades de agua caliente (por ejemplo para ducha, aseo y limpieza) la opción óptima es elegir unas placas solares térmicas.

Ten en cuenta que esta clase de paneles pueden combinarse perfectamente con las placas fotovoltaicas, en lo que se llama una instalación híbrida de autoconsumo. De hecho, la energía solar térmica también puede usarse para calefacción.

Por eso, si nos interesa especialmente la climatización, esta opción es ideal, porque no hace falta convertir energía eléctrica en calor, sino que se puede aprovechar directamente el que se recoge del sol.

Las mejores placas solares para una instalación de autoconsumo general en el hogar

Si nos estamos planteando una instalación solar fotovoltaica para uso general, hay dos opciones principales de placas solares que nos suelen ofrecer en la actualidad.

Se trata de placas solares monocristalinas y placas policristalinas. Es fácil reconocerlas porque las primeras son de color negro y las segundas son de color azul.

Para una instalación de autoconsumo, actualmente, las mejores placas son las monocristalinas

Eso no significa,de ningún modo, que las policristalinas sean una mala opción, al contrario. Sin embargo, con la tecnología actual, te explicamos por qué pueden ser mejores las monocristalinas.

Estas son más eficientes en general que las policristalinas, alcanzando entre un 17% y un 20% dependiendo de la calidad de la placa. También necesitan menos espacio, gracias a esa eficiencia superior, con lo que si esa es una cuestión que te preocupa, sin duda son la mejor placa solar.

¿Cuál es el principal inconveniente? 

El precio de las placas monocristalinas es superior al de las policristalinas, debido a que su proceso de fabricación es más complejo.

Si tenemos más ajustado el dinero para nuestra instalación de autoconsumo, quizá queramos considerarlas de todos modos, porque su duración también es superior a la de la variedad policristalina. Estamos hablando de que, fácilmente, tienen una vida útil superior a los 20 años y no es raro que puedan durar entre 25 y 30. Eso hace que, a la larga, nuestra inversión sea más rentable aunque el precio inicial sea algo más elevado.

Debemos considerar también que los instaladores y fabricantes suelen ofrecer garantías más largas en el caso de estas placas, debido a esa mayor duración y también a que soportan mejor el calor intenso. Si vivimos en una zona con este clima, es otro aspecto a considerar.

De todos modos, es importante no quedarnos con la noción equivocada de que las placas policristalinas no son una buena opción. Las de mejor calidad pueden dar rendimientos parecidos a algunas monocristalinas (en torno al 16%) y también pueden durarnos fácilmente 20 años o más. 

Las mejores placas solares para otros usos

Los dos tipos de paneles fotovoltaicos que hemos visto no son los únicos del mercado, pero sí los más extendidos ahora mismo, en espera de otras tecnologías futuras, como la biohíbrida, que de momento están todavía en fase de investigación.

No obstante, muchas veces queremos energía solar para otras necesidades más especializadas. Por ejemplo, puede que la necesitemos para alimentar dispositivos electrónicos más o menos grandes durante un viaje en el que no habrá enchufes a mano, o puede que la queramos para dar energía a una caravana o a un solo electrodoméstico aislado.

En esos casos, la mejor placa solar suele ser la llamada de capa fina.

Esta variedad no es la más eficiente, pero eso lo compensa con una característica muy peculiar, es flexible y la hace muy polivalente. Por ejemplo, sus características permiten adaptar la placa a espacios singulares y a lugares donde no podemos poner una gran placa rígida. Del mismo modo, podemos transportar algunas variedades de capa fina enrolladas o dobladas en el maletero de un vehículo y desplegarlas cuando lo necesitemos.

De esta manera, podemos tener energía solar, no solo en nuestra casa, sino también en nuestros desplazamientos. Estas placas también se pueden usar en una instalación fija de hogar, aunque no suele ser la opción más habitual, ya que las otras clases de paneles son más adecuadas y eficientes.

En definitiva, estas son las mejores placas solares según el uso principal que les queramos dar. Veremos si en el futuro tendremos a nuestra disposición más opciones, porque la tecnología no deja de innovar.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso