¿Los cargadores no oficiales consumen más energía?

Eficiencia energética

Seguramente, el fabricante de tu teléfono, tablet o portátil te advierte de que no uses cargadores no oficiales para el dispositivo. ¿Por qué? ¿Puede haber algún daño? ¿Es cierto que los cargadores no oficiales consumen más energía?

Y además de eso, ¿contribuyen también a un mayor consumo fantasma si los dejamos conectados en el enchufe sin cargar nada?

Te explicamos la realidad de usar cargadores no oficiales en tus dispositivos.

Por qué es importante usar el cargador oficial de tu teléfono y de otros gadgets

Antes de nada, sí, es recomendable usar el cargador oficial que venga con tu teléfono, en vez de otros que tengas. ¿Por qué?

Porque a pesar de que se han intentado estandarizar los puertos de carga (como por ejemplo los micro-USB, o los más modernos USB tipo C) los circuitos dentro de los cargadores no son universales, aunque el puerto sí lo sea.

Esto significa que, incluso si el conector de un cargador encaja, no necesariamente va a carga con la misma seguridad, velocidad o conservando la batería, si no tiene las mismas especificaciones y calidad que el cargador oficial.

¿Consumen más energía los cargadores no oficiales?

La respuesta es que sí, es bastante probable

Hace algún tiempo, el famoso portal de tecnología Zdnet realizó una serie de pruebas con un teléfono iPhone de Apple. Primero, realizó varios tests con el cargador que venía con el iPhone y después probó cargadores no oficiales de todo tipo.

Uno de los resultados más fascinantes de este artículo fue que:

«Los cargadores no genuinos pueden gastar más energía (hasta 10 o 20 veces más, basado en mis pruebas). Además de eso, los más baratos y mediocres no son aparatos que dejaría enchufado todo el día, cada día».

¿Los cargadores consumen energía cuando se dejan enchufados sin estar cargando nada?

Sí, de hecho, el artículo anterior se refiere precisamente a ese gasto de energía inútil, que se suele llamar «consumo fantasma». Según los cálculos que realizaron, un cargador genuino de Apple iPhone usa alrededor de 130W al mes, lo que sería 1,5 KW al año. 

Según otras mediciones, una combinación de cargador de iPhone 6, más uno de iPad Air, junto a uno de MacBook Air, una tablet Surface Pro 2, un ordenador Samsung Chromebook y una tablet Nexus 7 daba un consumo fantasma de 2,6 KW al año.

Lo cierto es que no es mucho. Dependiendo del precio de la electricidad, no llegaríamos a 1 euro en el último caso. Sin embargo, recordemos, hay un consumo fantasma, que en el caso de cargadores no originales puede ser muy superior al cargador oficial.

Si vamos sumando (porque muchas veces no dejamos enchufado uno solo de estos cargadores), no deberíamos dejar que realicen ese consumo inútil. No solo es una cuestión de ahorrar, también lo es de consumo responsable.

Otros riesgos de usar un cargador no oficial

Para empezar, hemos de decir que no todos los cargadores no oficiales son iguales. Algunos son de marcas consolidadas, que fabrican cargadores para dispositivos concretos con el mismo voltaje, amperaje y vatios, además de pasar estrictos controles de calidad.

Sin embargo, muchos de los cargadores no oficiales baratos no son así. Y pensando que sirven igual, los compramos. Estos cargadores pueden:

  • Acortar la vida útil de la batería de nuestro dispositivo. Especialmente cuando los dejamos mucho tiempo cargando y ya están llenos.
  • Recalentarse e incluso incendiarse. Esto sucede especialmente en los cargadores de mala calidad o que son copia falsificada. 
  • Realizar una carga falsa. En ocasiones, el aparato puede decir que está al 100%, pero no es real y, al ponerse en marcha, nos llevamos la desagradable sorpresa de que se vacía enseguida.
  • Cargas muy lentas. Ocurre si el amperaje del cargador es inferior al del oficial. Del mismo modo, si tampoco tiene suficiente voltaje, no cargará.
  • Estropear el dispositivo. Esto es raro, ya que el chip del teléfono o el ordenador determina la carga que recibe, independientemente de la que sea capaz de transmitir el cargador. Así, si este cargador tiene más amperios que el teléfono, el móvil solo coge los necesarios, pero muchas cargas poco óptimas, que acorten la vida de la batería, acaban inutilizando el dispositivo.

Cómo distinguir un buen cargador no oficial

Si solo tienes la opción de un cargador no oficial, sigue estos consejos:

  • Mira bien que el voltaje, el amperaje y los vatios sean los mismos que el del cargador oficial. Estos datos los puedes mirar en el propio cargador y buscar los del oficial en Internet, si no los sabes.
  • Utiliza marcas reconocidas. Fíjate en el precio y busca opiniones.
  • Fíjate en que tenga certificaciones de calidad. La básica es la CE, que significa que ha pasado controles de materiales y se puede vender en la Unión Europea. La RoHS indica que no tiene materiales peligrosos y la MFi (Made for iPhone) es una especial de Apple, que indica que es apto para sus aparatos. Lo malo es que, si el cargador es falsificado, también falsea certificados.

En definitiva, por una razón de consumo responsable, seguridad y que tus aparatos electrónicos tengan una larga vida, te recomendamos que uses un cargador oficial.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso